Directrices de seguridad para la eliminación de productos farmacéuticos no deseados durante y después de una emergencia
(1999; 35 páginas) [English] [French] Ver el documento en el formato PDF
Índice de contenido
Ver el documentoAgradecimientos
Abrir esta carpeta y ver su contenido1. Introducción
Abrir esta carpeta y ver su contenido2. Métodos de manejo y eliminación de desecho
Abrir esta carpeta y ver su contenido3. Categorías de clasificación
Cerrar esta carpeta4. Métodos recomendados de inactivación o tratamiento de desecho por categoría de clasificación
Abrir esta carpeta y ver su contenido4.1 Sólidos, semisólidos y polvos
Abrir esta carpeta y ver su contenido4.2 Líquidos
Ver el documento4.3 Ampollas
Ver el documento4.4 Medicamentos antiinfecciosos
Ver el documento4.5 Sustancias controladas
Cerrar esta carpeta4.6 Antineoplásicos
Ver el documentoTratamiento especial de los antineoplásicos
Ver el documentoEliminación de medicamentos antineoplásicos
Ver el documento4.7 Desinfectantes
Ver el documento4.8 Recipientes de aerosol
Ver el documentoReferencias
Ver el documentoLecturas sugeridas
Ver el documentoAnexo I: Eliminación por incineración
Ver el documentoCubierta Posteriori
 

4.6 Antineoplásicos

Los medicamentos antineoplásicos, llamados anteriormente citotóxicos o anticancerosos, tienen la capacidad de matar o detener el crecimiento de las células vivas. Se usan en la quimioterapia del cáncer, tratamiento que se realiza generalmente en centros especializados. Es sumamente improbable que formen parte de una donación en situaciones de emergencia. Sin embargo, si no se desea aprovechar estos fármacos, su descarga en el ambiente pueden tener efectos muy graves, como la interferencia con los procesos reproductivos de diversas formas de vida. Por consiguiente, su eliminación debe realizarse con suma atención.

Los antineoplásicos deberán separarse de otros fármacos y guardarse en recipientes de paredes rígidas claramente marcados9. Idealmente deberán envasarse siguiendo estrictas medidas de seguridad y devolverse al proveedor para su eliminación.

Si esto no fuese posible deberán destruirse en un incinerador de dos cámaras a alta temperatura (por lo menos 1200°C en la cámara secundaria) con equipo de limpieza de gases. Es muy importante que tenga una cámara secundaria para destruir los desechos citotóxicos, porque las soluciones antineoplásicas podrían convertirse en un aerosol después de la combustión inicial en la cámara primaria. Si no existiese una cámara secundaria que opera a una temperatura más alta, podría escapar material antineoplásico degradado de la chimenea. La cámara secundaria de combustión asegura la incineración total de las sustancias antineoplásicas.

Nunca deberán arrojarse medicamentos ni desechos antineoplásicos en un vertedero sin encapsular o inertizar. El personal que manipula estos medicamentos deberá evitar aplastar las cajas o extraer el producto de sus envases. Sólo podrán descargarse en el sistema de alcantarillado después de su descomposición química. No deberán descargarse sin tratar en los drenes de agua superficial ni en corrientes de agua naturales.

Ir a la sección anterior
Ir a la siguiente sección
 
 
El Portal de Información - Medicamentos Esenciales y Productos de Salud de la OMS fue diseñado y es mantenido por la ONG Human Info. Última actualización: le 1 diciembre 2019