Formulario Modelo de la OMS 2004
(2004; 543 páginas) Ver el documento en el formato PDF
Índice de contenido
Ver el documentoAbreviaciones
Ver el documentoIntroducción
Ver el documentoCambios en la Lista Modelo de Medicamentos Esenciales de la OMS
Abrir esta carpeta y ver su contenidoConsejo general a los prescriptores
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 1: Anestésicos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 2: Analgésicos, antipiréticos, antiinflamatorios no esteroides, antigotosos y fármacos antirreumáticos modificadores del curso de la enfermedad
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 3: Antialérgicos y fármacos utilizados en la anafilaxia
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 4: Antídotos y otras sustancias utilizadas en las intoxicaciones
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 5: Anticonvulsivos/ antiepilépticos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 6: Antiinfecciosos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 7: Antimigrañosos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 8: Antineoplásicos, inmunosupresores y fármacos utilizados en los cuidados paliativos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 9: Antiparkinsonianos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 10: Fármacos en hematología
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 11: Productos sanguíneos y sustitutos del plasma
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 12: Fármacos en patología cardiovascular
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 13: Fármacos en dermatología (tópicos)
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 14: Agentes de diagnóstico
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 15: Desinfectantes y antisépticos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 16: Diuréticos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 17: Fármacos en patología gastrointestinal
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 18: Hormonas y otros fármacos endocrinos y contraceptivos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 19: Productos en inmunología
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 20: Relajantes musculares (de acción periférica) e inhibidores de la colinesterasa
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 21: Preparados oftalmológicos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 22: Fármacos en obstetricia
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 23: Solución de diálisis peritoneal
Cerrar esta carpetaSección 24: Psicofármacos
Ver el documento24.1 Fármacos utilizados en los trastornos psicóticos
Abrir esta carpeta y ver su contenido24.2 Fármacos utilizados en los trastornos del humor
Ver el documento24.3 Fármacos utilizados en los trastornos de ansiedad y del sueño
Ver el documento24.4 Trastornos obsesivocompulsivos y crisis de pánico
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 25: Fármacos que actúan sobre las vías respiratorias
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 26: Soluciones correctoras de los trastornos hidroelectrolíticos y del equilibrio ácido-base
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 27: Vitaminas y minerales
Ver el documentoApéndice 1: Interacciones
Ver el documentoApéndice 2: Gestación
Ver el documentoApéndice 3: Lactancia
Ver el documentoApéndice 4: Alteración renal
Ver el documentoApéndice 5: Alteración hepática
 

24.3 Fármacos utilizados en los trastornos de ansiedad y del sueño

Los ansiolíticos e hipnóticos más utilizados son las benzodiacepinas. El tratamiento de la ansiedad debe estar limitado a la dosis mínima efectiva durante el tiempo más corto posible. Antes de considerar el tratamiento con hipnóticos, hay que determinar la causa del insomnio e instaurar tratamiento adecuado de los factores subyacentes. Los hipnóticos pueden ser útiles durante unos días, pero raramente durante más de una semana.

Tras el uso regular durante más de unas semanas, puede aparecer tolerancia y dependencia (tanto física como psicológica), y la subsiguiente dificultad de retirada del fármaco. Los pacientes con ansiedad crónica, dependencia al alcohol o a fármacos o con trastornos de la personalidad tienen más riesgo de dependencia. La dosis prescrita de ansiolíticos e hipnóticos debe ser individualizada cuidadosamente y su uso se debe limitar a mejorar las situaciones agudas como las crisis de pánico y la ansiedad aguda, y el insomnio incapacitante grave. Habitualmente, no está justificado prolongar el tratamiento con ansiolíticos e hipnóticos durante más de una o dos semanas.

Si se administran durante períodos más largos, la retirada debe ser gradual con una reducción de la dosis durante varias semanas o meses, pues la suspensión brusca puede producir confusión, psicosis tóxica, convulsiones o una situación que recuerda el delirium tremens. El síndrome de retirada de las benzodiacepinas puede aparecer en cualquier momento hasta tres semanas después de suspender una benzodiacepina de acción larga, pero se puede presentar en pocas horas en caso de una de acción corta. El síndrome se manifiesta por insomnio, ansiedad, pérdida del apetito y de peso, temblor, sudor, tinnitus y alteraciones de la percepción. Estos síntomas pueden ser similares a los de la enfermedad original y originar más prescripción. Algunos síntomas pueden persistir semanas o meses tras interrumpir las benzodiacepinas

Hay que advertir a los pacientes de que su capacidad para conducir o manejar maquinaria puede estar alterada y que los efectos del alcohol pueden estar potenciados.

Diacepam

Fármaco sujeto a vigilancia internacional por parte de la Convención sobre Sustancias Psicotrópicas (1971)

El diacepam es una benzodiacepina ansiolítica e hipnótica representativa. Hay varios fármacos alternativos

Comprimidos, diacepam 2 mg, 5 mg

Indicaciones: tratamiento a corto plazo de la ansiedad y el insomnio; status epiléptico, convulsiones recurrentes; convulsiones febriles, adyuvante en la abstinencia aguda al alcohol (sección 5.1); premedicación (sección 1.3)

Contraindicaciones: depresión respiratoria; insuficiencia pulmonar aguda; apnea del sueño; alteración hepática grave; miastenia gravis

Precauciones: enfermedad respiratoria, debilidad muscular, antecedente de abuso a alcohol o fármacos, trastorno marcado de la personalidad; gestación (Apéndice 2); lactancia (Apéndice 3); reducción de la dosis en pacientes de edad avanzada o debilitados, y en alteración hepática (evítese si es grave, Apéndice 5); alteración renal (Apéndice 4); evite el uso prolongado y la retirada brusca; porfiria; interacciones: Apéndice 1

TAREAS ESPECIALIZADAS. Puede afectar la capacidad para realizar tareas especializadas, por ejemplo manejar maquinaria, conducir

Posología:

Ansiedad, por vía oral, ADULTOS 2 mg 3 veces al día que se aumentan si es necesario a 15-30 mg al día distribuidos en varias tomas; ADULTOS (o debilitados) la mitad de la dosis de adulto

Insomnio, por vía oral, ADULTOS 5-15 mg 3 a la hora de acostarse

Efectos adversos: somnolencia y mareo al día siguiente; confusión y ataxia (sobre todo en personas de edad avanzada); amnesia; dependencia; aumento paradójico de la agresividad; debilidad muscular; ocasionalmente cefalea, vértigo, cambios en la salivación, alteraciones gastrointestinales, trastornos visuales, disartria, temblor, cambios en la libido, incontinencia, retención urinaria; alteraciones hematológicas e ictericia; reacciones cutáneas; aumento de enzimas hepáticas

Ir a la sección anterior
Ir a la siguiente sección
 
 
El Portal de Información - Medicamentos Esenciales y Productos de Salud de la OMS fue diseñado y es mantenido por la ONG Human Info. Última actualización: le 1 diciembre 2019