Formulario Modelo de la OMS 2004
(2004; 543 páginas) Ver el documento en el formato PDF
Índice de contenido
Ver el documentoAbreviaciones
Ver el documentoIntroducción
Ver el documentoCambios en la Lista Modelo de Medicamentos Esenciales de la OMS
Abrir esta carpeta y ver su contenidoConsejo general a los prescriptores
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 1: Anestésicos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 2: Analgésicos, antipiréticos, antiinflamatorios no esteroides, antigotosos y fármacos antirreumáticos modificadores del curso de la enfermedad
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 3: Antialérgicos y fármacos utilizados en la anafilaxia
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 4: Antídotos y otras sustancias utilizadas en las intoxicaciones
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 5: Anticonvulsivos/ antiepilépticos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 6: Antiinfecciosos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 7: Antimigrañosos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 8: Antineoplásicos, inmunosupresores y fármacos utilizados en los cuidados paliativos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 9: Antiparkinsonianos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 10: Fármacos en hematología
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 11: Productos sanguíneos y sustitutos del plasma
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 12: Fármacos en patología cardiovascular
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 13: Fármacos en dermatología (tópicos)
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 14: Agentes de diagnóstico
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 15: Desinfectantes y antisépticos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 16: Diuréticos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 17: Fármacos en patología gastrointestinal
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 18: Hormonas y otros fármacos endocrinos y contraceptivos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 19: Productos en inmunología
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 20: Relajantes musculares (de acción periférica) e inhibidores de la colinesterasa
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 21: Preparados oftalmológicos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 22: Fármacos en obstetricia
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 23: Solución de diálisis peritoneal
Cerrar esta carpetaSección 24: Psicofármacos
Ver el documento24.1 Fármacos utilizados en los trastornos psicóticos
Cerrar esta carpeta24.2 Fármacos utilizados en los trastornos del humor
Ver el documento24.2.1 Fármacos utilizados en los trastornos depresivos
Ver el documento24.2.2 Fármacos utilizados en los trastornos bipolares
Ver el documento24.3 Fármacos utilizados en los trastornos de ansiedad y del sueño
Ver el documento24.4 Trastornos obsesivocompulsivos y crisis de pánico
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 25: Fármacos que actúan sobre las vías respiratorias
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 26: Soluciones correctoras de los trastornos hidroelectrolíticos y del equilibrio ácido-base
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 27: Vitaminas y minerales
Ver el documentoApéndice 1: Interacciones
Ver el documentoApéndice 2: Gestación
Ver el documentoApéndice 3: Lactancia
Ver el documentoApéndice 4: Alteración renal
Ver el documentoApéndice 5: Alteración hepática
 

24.2.2 Fármacos utilizados en los trastornos bipolares

El tratamiento de los trastornos bipolares debe tener en cuenta tres estadíos: el tratamiento del episodio agudo, la fase de continuación y la profilaxis para prevenir episodios posteriores. El litio es eficaz en la manía aguda, pero suele ser necesario el alivio sintomático de los síntomas floridos con un antipsicótico o una benzodiacepina mientras se espera que el fármaco antimaníaco ejerza su efecto. Las benzodiacepinas se pueden administrar en las fases iniciales hasta que el litio sea eficaz, pero no se deben administrar por períodos prolongados por el riesgo de dependencia. El litio se puede administrar junto con un antipsicótico; este último se puede reducir cuando el litio es eficaz. De modo alternativo, el tratamiento con litio se puede retrasar hasta que el humor del paciente se haya estabilizado con el antipsicótico. No obstante, el uso concomitante de litio y un antipsicótico se asocia a un riesgo de neurotoxicidad y aumento de trastornos extrapiramidales (Apéndice 1). El litio es la piedra angular del tratamiento, pero su margen terapéutico estrecho es un inconveniente. El valproato sódico es eficaz y también se puede administrar carbamacepina,.

El tratamiento de los episodios depresivos en los trastornos bipolares incluye en su mayoría la combinación de tratamiento con litio o bien valproato sódico junto con un antidepresivo tricíclico. El aumento de efectos adversos es un problema que puede comprometer el tratamiento.

La profilaxis con litio sólo se suele realizar con consejo de un especialista y considerar el riesgo de recurrencia El tratamiento prolongado con litio se ha asociado a trastornos tiroideos y alteración leve cognitiva y de la memoria. Los pacientes deben seguir el tratamiento durante más de 3 a 5 años sólo si persiste el efecto beneficioso.

La retirada parece asociarse a unas tasas elevadas de recaída. Si se va a suspender el litio, la reducción de la dosis debe ser gradual durante unas semanas y hay que advertir a los pacientes sobre la posible recaída si se suspende bruscamente.

Las sales de litio tienen una relación terapéutica/tóxica estrecha y sólo deben ser prescritas si se pueden determinar las concentraciones plasmáticas de litio. Las dosis se ajustan para alcanzar concentraciones plasmáticas de litio de 0,4-1 mmol/litro (límite inferior del intervalo para el tratamiento de mantenimiento y en edad avanzada) en muestras tomadas 12 horas después de la dosis previa. Hay que determinar el intervalo óptimo para cada paciente.

La sobredosis, habitualmente con concentraciones plasmáticas de más de 1,5 mmol de litio/litro pueden ser mortales y cursar con efectos tóxicos, como temblor burdo, ataxia, disartria, nistagmus, alteración renal y convulsiones. Si aparece alguno de estos efectos, hay que interrumpir el tratamiento, determinar la concentración plasmática de litio, y en sobredosis leve, hay que administrar grandes cantidades de sodio y líquido para revertir la toxicidad; en toxicidad grave, puede ser necesaria la hemodiálisis.

En pacientes que no responden o no toleran el litio, se puede administrar carbamacepina en la profilaxis de la enfermedad bipolar, sobre todo en los que presentan trastornos afectivos con ciclos rápidos (más de 4 episodios afectivos al año).

Litio, carbonato

Comprimidos, cápsulas, carbonato de litio 300 mg

Indicaciones: tratamiento y profilaxis de la manía, profilaxis del trastorno bipolar y la depresión recurrente

Contraindicaciones: alteración renal (Apéndice 4); insuficiencia cardíaca; enfermedades con desequilibrio del sodio como la enfermedad de Addison

Precauciones: determinación de la concentración plasmática de litio a los 4 días después de iniciar el tratamiento, después cada semana hasta que esté estabilizado, después cada 3 meses como mínimo; vigile la función tiroidea cada 6-12 meses en pautas estabilizadas - riesgo de hipotiroidismo (véase después); vigile la función renal; mantenga una ingesta adecuada de sodio y líquidos; en caso de diarrea, vómitos e infección intercurrente (sobre todo si se acompaña de sudoración profusa) reduzca la dosis o suspenda el tratamiento; gestación (Apéndice 2); lactancia (Apéndice 3); edad avanzada (reducción de dosis); tratamiento diurético, miastenia gravis; cirugía; si es posible, hay que evitar la retirada brusca (véanse las notas anteriores); interacciones: Apéndice 1

CONSEJO AL PACIENTE. Los pacientes deben mantener una adecuada ingesta de líquidos y deben evitar cambios dietéticos que pueden reducir o aumentar la ingesta de sodio. Hay que advertir a los pacientes que soliciten atención médica si presentan síntomas de hipotiroidismo (por ejemplo, sensación de frío, letargia) (las mujeres tienen mayor riesgo)

NOTA. Los distintos preparados tienen una biodisponibilidad muy diferente; un cambio en el preparado utilizado requiere las mismas precauciones que al inicio del tratamiento

Posología:

Tratamiento de la manía (sólo guías generales, véase también la nota después), por vía oral, ADULTOS inicialmente 0,6-1,8 g al día (edad avanzada 300-900 mg al día)

Profilaxis de la manía, trastorno bipolar y depresión recurrente (sólo guías generales, véase también la nota después), por vía oral, ADULTOS inicialmente 0,6-1,2 g al día (edad avanzada 300-900 mg al día)

NOTA. La dosis de litio depende del preparado elegido pues distintos preparados tienen una biodisponibilidad muy diferente. La dosis se debe ajustar para alcanzar una concentración plasmática de litio de 0,4-1 mmol/litro (límite inferior del intervalo para el tratamiento de mantenimiento y en edad avanzada) en muestras tomadas 12 horas después de una dosis y 4-7 días después de iniciar el tratamiento después cada semana hasta que la dosis se mantenga sin cambios durante 4 semanas, después cada 3 meses

PAUTAS DE DOSIFICACIÓN: Para información sobre dosis de un preparado específico, consulte los documentos del fabricante

Efectos adversos: alteraciones gastrointestinales, temblor fino, insuficiencia renal (sobre todo concentración urinaria alterada y poliuria), polidipsia, aumento de peso y edema (puede responder a la reducción de la dosis); se han descrito casos de hiperparatiroidismo e hipercalcemia; signos de intoxicación como visión borrosa, debilidad muscular, aumento de las alteraciones gastrointestinales (anorexia, vómitos, diarrea), aumento de los trastornos SNC (somnolencia y lentitud leves, aumento del vértigo con ataxia, temblor tosco, falta de coordinación, disartria) y requiere retirada del tratamiento; con sobredosis importante (concentraciones plasmáticas superiores a 2 mmol/litro), hiperreflexia e hiperextensión de extremidades, convulsiones, psicosis tóxica, síncope, insuficiencia renal, insuficiencia circulatoria, coma, ocasionalmente muerte; bocio, aumento de la concentración de hormona antidiurética, hipotiroidismo, hipopotasemia, cambios ECG, exacerbación de psoriasis y alteraciones renales

Carbamacepina

Comprimidos, carbamacepina 100 mg, 200 mg

Indicaciones: profilaxis del trastorno bipolar en caso de falta de respuesta o de intolerancia al litio; epilepsia, neuralgia del trigémino (sección 5.1)

Contraindicaciones: anomalías de la conducción atrioventricular; antecedente de depresión de médula ósea; porfiria

Precauciones: alteración hepática (Apéndice 5); alteración renal (Apéndice 4); enfermedad cardíaca (véase también Contraindicaciones); reacciones cutáneas (véase efectos adversos); antecedente de alteraciones hematológicas (recuentos de células hemáticas antes y durante el tratamiento); glaucoma; gestación (Apéndice 2 (cribado de tubo neural)); lactancia (Apéndice 3); hay que evitar la retirada brusca; interacciones: Apéndice 1

ALTERACIONES HEMÁTICAS, HEPÁTICAS O CUTÁNEAS. Hay que advertir a los pacientes o sus cuidadores cómo reconocer signos de alteraciones hematológicas, hepáticas o cutáneas, y aconsejar que soliciten atención médica inmediata si presenta síntomas como fiebre, dolor de garganta, erupción, úlceras bucales, hematomas o hemorragia. Una leucopenia grave, progresiva y acompañada de síntomas clínicos requiere retirada (si es necesario se sustituye por una alternativa adecuada)

TAREAS ESPECIALIZADAS. Puede afectar la capacidad para realizar tareas especializadas, por ejemplo manejar maquinaria peligrosa, conducir

Posología:

Profilaxis del trastorno bipolar, por vía oral, ADULTOS inicialmente 400 mg al día distribuidos en varias tomas que se incrementan hasta que los síntomas se regulan hasta un máximo de 1,6 g al día; intervalo de mantenimiento habitual 400-600 mg al día

Efectos adversos: mareo, somnolencia, cefalea, ataxia, visión borrosa, diplopía (puede estar asociada a concentraciones plasmáticas elevadas); intolerancia gastrointestinal con náusea y vómitos, anorexia, dolor abdominal, sequedad de boca, diarrea o estreñimiento; con frecuencia, erupción eritematosa generalizada transitoria leve (retirada si empeora o se acompaña de otros síntomas); leucopenia y otros trastornos hematológicos (como trombocitopenia, agranulocitosis y anemia aplásica); ictericia colestásica, hepatitis, insuficiencia renal aguda, síndrome de Stevens-Johnson (eritema multiforme), necrólisis epidérmica tóxica, alopecia, tromboembolismo, artralgia, fiebre, proteinuria, linfadenopatías, arritmias, bloqueo cardíaco e insuficiencia cardíaca, discinesias, parestesia, depresión, impotencia, infertilidad masculina, ginecomastia, galactorrea, agresividad, activación de psicosis, fotosensibilidad, hipersensibilidad pulmonar, hiponatremia, edema, alteraciones del metabolismo óseo con osteomalacia; confusión y agitación en personas de edad avanzada

Valproato sódico

Comprimidos con recubrimiento entérico (comprimidos gastrorresistentes), valproato sódico 200 mg, 500 mg

Indicaciones: manía aguda; epilepsia (sección 5.1)

Contraindicaciones: enfermedad hepática activa, antecedente familiar de disfunción hepática grave; pancreatitis; porfiria

Precauciones: vigile la función hepática antes y durante el tratamiento (Apéndice 5), sobre todo en pacientes de mayor riesgo (con enfermedades metabólicas, trastornos degenerativos, enfermedad cerebral orgánica o trastornos convulsivos graves asociados a retraso mental); evite un posible sangrado excesivo antes de empezar o antes de cirugía mayor o tratamiento anticoagulante; alteración renal (Apéndice 4); gestación (Apéndice 2 (cribado tubo neural)); lactancia (Apéndice 3); lupus eritematoso sistémico; pruebas de orina falsos positivos para las cetonas; evite la retirada brusca; interacciones: Apéndice 1

ALTERACIONES HEMÁTICAS O HEPÁTICAS. Hay que advertir a los pacientes o a sus cuidadores cómo reconocer signos de alteraciones hematológicas o hepáticas, y aconsejar que soliciten atención médica inmediata si presentan síntomas como malestar, debilidad, anorexia, letargia, edema, vómitos, dolor abdominal, somnolencia, ictericia, o hematomas o hemorragias espontáneos

PANCREATITIS: Se debe advertir a los pacientes o sus cuidadores cómo reconocer signos de pancreatitis y aconsejar que soliciten atención médica inmediata si presentan síntomas como dolor abdominal, náusea y vómitos; si se diagnostica una pancreatitis debe retirarse el valproato sódico

Posología:

Manía aguda, por vía oral, ADULTOS inicialmente 750 mg al día distribuidos en varias tomas, que se aumentan lo más rápido posible para alcanzar la respuesta óptima (máximo 60 mg/kg al día)

Efectos adversos: irritación gastrointestinal, náusea, aumento del apetito y de peso, hiperamoniemia; ataxia, temblor; pérdida transitoria de cabello (puede volver a crecer rizado); edema, trombocitopenia, inhibición de la agregación plaquetaria; alteración de la función hepática y raramente insuficiencia hepática mortal (véase Precauciones - retirada inmediata del tratamiento si el paciente presenta malestar, debilidad, letargia, edema, dolor abdominal, vómitos, anorexia, ictericia, somnolencia); se ha descrito sedación y también vigilancia aumentada; alteraciones del comportamiento; raramente pancreatitis (determinación de amilasas en plasma en caso de dolor abdominal), síntomas extrapiramidales, leucopenia, pancitopenia, hipoplasia de células rojas, reducción del fibrinógeno; ciclos irregulares, amenorrea, ginecomastia, pérdida de audición, síndrome de Fanconi, demencia, necrólisis epidérmica tóxica, síndrome de Stevens-Johnson (eritema multiforme), vasculitis, hirsutismo y acné

Ir a la sección anterior
Ir a la siguiente sección
 
 
El Portal de Información - Medicamentos Esenciales y Productos de Salud de la OMS fue diseñado y es mantenido por la ONG Human Info. Última actualización: le 1 diciembre 2019