Los medicamentos ante las nuevas realidades económicas
(1997; 272 páginas) [English]
Table of Contents
View the documentNOTA SOBRE LOS AUTORES
View the documentPRESENTACIÓN
View the documentPRÓLOGO
View the documentGLOSARIO
Open this folder and view contentsI. EL ENTORNO ECONOMICO GLOBAL
Close this folderII. LA REFORMA DE LOS SISTEMAS DE SALUD
Open this folder and view contentsII.1. El impacto sobre los medicamentos de la contención del gasto y las reformas en la asistencia sanitaria, por Elias Mossialos
Close this folderII.2. La reforma de la atención a la salud en América Latina. El rol del Estado y los medicamentos esenciales, por Alberto Infante
View the document1. INTRODUCCIÓN
Open this folder and view contents2. EL CONTEXTO POLÍTICO, ECONÓMICO Y SOCIAL Y EL ROL DEL ESTADO
Close this folder3. LA REFORMA DE LA ATENCIÓN A LA SALUD EN AMÉRICA LATINA
View the document3.1. La financiación del sector salud
View the document3.2. El gasto en salud
View the document3.3. La cobertura
View the document3.4. Las políticas de ajuste en el sector
Close this folder3.5. Tres experiencias prácticas
View the document3.5.1. El caso chileno
View the document3.5.2. El caso costarricense
View the document3.5.3. El caso colombiano
View the document3.5.4. 1993: ¿Un cambio de rumbo?
Open this folder and view contents4. LOS MEDICAMENTOS ESENCIALES
View the documentBIBLIOGRAFÍA
Open this folder and view contentsII.3. Regulación, políticas y medicamentos esenciales, por Juan Ignacio Arango F.
Open this folder and view contentsIII. LAS TRANSFORMACIONES DE LA INDUSTRIA FARMACÉUTICA
Open this folder and view contentsIV. SINTESIS Y PREVISIONES
View the documentBIBLIOTECA CIVITAS ECONOMÍA Y EMPRESA - COLECCIÓN ECONOMÍA - SERIE TRATADOS Y MANUALES
View the documentCUBIERTA POSTERIOR
 
3.5.1. El caso chileno

Por ser la primera y más antigua, la experiencia chilena ha sido la de mayor repercusión en el continente. Los economistas neoliberales vieron en ella el ejemplo a seguir y la promocionaron con entusiasmo. Púdicamente suelen omitir que se inició en 1981, en plena dictadura militar y tras siete años de recorte drástico de los gastos (particularmente los de inversión) en un sistema sanitario público que era uno de los más antiguos y prestigiosos de América. Esta restricción inversora ha durado hasta hace bien poco.

La reforma separó los fondos de pensiones de los fondos de salud. Respecto a los primeros significó la posibilidad de optar entre el sistema clásico de reparto y uno nuevo de capitalización. Por lo que respecta a los servicios de salud se basó en dos elementos: a) descentralización de gestión y recursos a veintiséis servicios regionales y municipalización de la atención primaria y, b) posibilidad de opción entre entregar la cuota obligatoria al sistema de seguro «antiguo» o «estatal» o a las varias Instituciones de Salud Previsional (ISAPRES) que se constituyeron. Esta posibilidad se incluyó en la Constitución de 1980. Las ISAPRES, que pueden ser «abiertas» (con beneficiarios de cualquier procedencia) o «cerradas» (sólo con afiliados de una misma empresa), funcionan como aseguradoras privadas independientes y administran y proveen servicios sanitarios de acuerdo a sus propias normas. Desde su creación el porcentaje de afiliados a las ISAPRES ha ido aumentando constantemente. En 1981 se crearon seis. A finales de 1992, había 34 ISAPRES funcionando (veinte abiertas y catorce cerradas) y cerca del 22 por 100 de la población estaba afiliada a alguna de ellas.

Pese a lo establecido en la Constitución, la reforma no garantizó la cobertura universal (el subsector sanitario público cubría a mediados de los setenta al 75 por 100 y en 1992 en torno al 80 por 100 de la población).

Además, como era previsible y la propia Superintendencia de las ISAPRES detectó, se afiliaron a éstas los trabajadores de mayores ingresos; su gasto promedio es varias veces superior al de quienes se han mantenido dentro del sistema «antiguo» o «estatal» (por ejemplo, a finales de 1991 daban cuenta del 50 por 100 del gasto público en salud); al interior de las ISAPRES rige el principio actuarial de quien más cotiza más recibe; no compiten entre sí sino que se coaligan para subir las primas; y practican la selección de riesgos por lo que los ancianos, los enfermos crónicos y algunos inicialmente afiliados a ISAPRES que no pueden pagar primas crecientes no tienen más remedio que permanecer en o regresar al sistema «estatal» (WHO, 1993, p. 32).

En vista de ello, en 1992 se presentó al Congreso un proyecto de Ley de Reforma de las ISAPRES que vio luz en 1994. Pretende dar facultades a la Superintendencia para clarificar su funcionamiento, frenar el aumento abusivo de primas en función de los riesgos y atender las situaciones de necesidad financiera y a los ancianos. Una de sus propuestas es definir un paquete básico de prestaciones que todas las ISAPRES deberían ofrecer a sus afiliados. Por encima de eso, cada afiliado debería aportar una cotización adicional no exenta de impuestos. El ámbito de aplicación del paquete y la selección de las prestaciones que han de incluirse siguen en discusión (OPS, 1994a, pp. 57-59) (OPS, 1994b) (OPS, 1994c, vol. II, pp. 164-166).

to previous section
to next section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: December 1, 2019