Los medicamentos ante las nuevas realidades económicas
(1997; 272 páginas) [English]
Table of Contents
View the documentNOTA SOBRE LOS AUTORES
View the documentPRESENTACIÓN
View the documentPRÓLOGO
View the documentGLOSARIO
Open this folder and view contentsI. EL ENTORNO ECONOMICO GLOBAL
Close this folderII. LA REFORMA DE LOS SISTEMAS DE SALUD
Close this folderII.1. El impacto sobre los medicamentos de la contención del gasto y las reformas en la asistencia sanitaria, por Elias Mossialos
View the document1. INTRODUCCIÓN
Open this folder and view contents2. LAS MEDIDAS DE CONTENCIÓN DE GASTOS
Close this folder3. LAS SOLUCIONES A LARGO PLAZO
View the document3.1. Planteamientos sistemáticos para establecer prioridades
View the document3.2. ¿Por qué son tan explosivos los gastos de atención médica?
View the document3.3. La evaluación tecnológica y la farmacoeconomía
Open this folder and view contents3.4. Los problemas metodológicos en la evaluación económica
Open this folder and view contents3.5. Hacer los servicios sanitarios más eficientes
View the document3.6. La atención médica necesaria y la medición de los resultados
View the document4. CONCLUSIONES
View the documentBIBLIOGRAFÍA
Open this folder and view contentsII.2. La reforma de la atención a la salud en América Latina. El rol del Estado y los medicamentos esenciales, por Alberto Infante
Open this folder and view contentsII.3. Regulación, políticas y medicamentos esenciales, por Juan Ignacio Arango F.
Open this folder and view contentsIII. LAS TRANSFORMACIONES DE LA INDUSTRIA FARMACÉUTICA
Open this folder and view contentsIV. SINTESIS Y PREVISIONES
View the documentBIBLIOTECA CIVITAS ECONOMÍA Y EMPRESA - COLECCIÓN ECONOMÍA - SERIE TRATADOS Y MANUALES
View the documentCUBIERTA POSTERIOR
 
3.3. La evaluación tecnológica y la farmacoeconomía

Un aspecto específico del tema de los costes crecientes es la introducción de tecnologías y medicamentos nuevos y caros de cuyo uso puede no derivar una mejora en el resultado final del tratamiento. Una tecnología puede ser cara bien debido al coste del equipamiento inicial (que hoy en día puede ser muy grande), o debido a la plantilla de expertos necesaria para utilizarlo. No basta con saber que una tecnología es segura, ni que hace con precisión aquello para lo que se diseñó. La pregunta fundamental es si mejora el resultado terapéutico y en relación a qué pacientes. Tecnologías o medicamentos nuevos y eficaces pueden sustituir muy fácilmente, para su uso rutinario, una tecnología más antigua y mucho menos cara, a pesar de que en muchas afecciones el resultado de utilizar la vieja tecnología o el viejo medicamento es tan bueno como el que se obtendría utilizando los nuevos. Y no es extraño que tecnologías o medicamentos viejos continúen usándose en paralelo con uno nuevo, aunque éste haya demostrado dar mejores resultados. Determinar si una nueva tecnología o medicamento son eficientes no es nada fácil. Se necesita tiempo y bastantes recursos para investigarlo.

La evaluación tecnológica y la farmacoeconomía comprenden la valoración del rendimiento técnico, de la eficacia clínica, de la seguridad, de la eficiencia económica, del impacto organizativo, de las consecuencias sociales y de las implicaciones éticas (FINNEBERG y HIATT, 1979; GLASSER, 1988; FUCHS, 1990). En todo caso, la evaluación económica, entendiendo por tal el análisis comparativo de los costes y los beneficios de formas de actuación alternativas, debe jugar un papel esencial (DRUMMOND, 1987).

Las tareas realizadas con mayor frecuencia por las organizaciones involucradas en la evaluación de la tecnología son (STOCKING, 1988):

- controlar las tecnologías que surgen o que ya existen y establecer prioridades para la evaluación;

- asegurar que se lleva a cabo una investigación adecuada;

- examinar y diseminar información sistemáticamente.

El proceso de selección de tecnologías o medicamentos a evaluar se debe diseñar cuidadosamente. En la mayoría de los países europeos se sigue un proceso informal y asistemático. El Reino Unido constituye una excepción, con su Grupo Permanente sobre Tecnología Médica bajo los auspicios del Programa para la Investigación y el Desarrollo del National Health Service (NHS MANAGEMENT EXECUTIVE, 1993).

Una encuesta sobre las actividades de evaluación tecnológica en los países miembros de la UE reveló los siguientes resultados generales (ABEL-SMITH et al., 1995):

- La investigación y evaluación tecnológica se concentran en la mitad de los países miembros. La aplicación de los resultados obtenidos en contextos distintos no es fácil y la diseminación de la información es hoy en día muy limitada.

- La mayoría de las actividades de evaluación tecnológica y casi todos los programas de investigación primaria son llevados a cabo por instituciones académicas o independientes. Sin embargo, la mayoría de los estudios de evaluación económica de productos farmacéuticos se realizan por la industria. Los resultados obtenidos pocas veces llegan a tiempo y de manera eficaz a los que toman las decisiones.

- Las actividades de evaluación tecnológica están muy dispersas dentro de los países miembros más activos. Funcionan muchos órganos con objetivos similares, con plantilla y financiación limitadas. Apenas se ha hecho ningún esfuerzo de coordinación de la investigación ni de incentivación de la concentración de los recursos en proyectos específicos. Parece que no existe ningún procedimiento sistemático y estructurado que las apoye.

En muchas organizaciones dedicadas a la evaluación tecnológica en los Estados Unidos, las prioridades son establecidas por comisiones especiales, de acuerdo a unos criterios específicamente establecidos, tales como:

- el impacto sobre el coste médico agregado (que ahorra costes o genera gastos);

- una variabilidad significativa en el ejercicio de la medicina;

- la prevalencia de enfermedades curables;

- el impacto futuro sobre la salud y el bienestar del paciente (beneficio y riesgo);

- preocupaciones éticas y sociales;

- la disponibilidad de una base sólida de conocimientos;

- la probabilidad de que la evaluación produzca conclusiones que sean capaces de cambiar el uso de la tecnología.

En segundo lugar, se necesita una mayor armonización de las técnicas evaluadoras y de su orientación hacia un objetivo común. Los temas vitales a incluir en el orden del día serían:

- mejorar la evaluación de los resultados médicos finales a través de medidas más fiables del estado de salud y de la utilidad que reporta;

- la comprensión de la relación entre actos médicos producidos-resultados en términos de salud, que es esencial para todo tipo de intervenciones diagnósticas y preventivas;

- cuantificación de la distribución de costes y beneficios de las tecnologías o nuevos productos farmacéuticos a lo largo del tiempo (aplicando algún tipo de descuento);

- la elaboración de modelos de evaluación más flexibles y dinámicos para mejorar la transferencia y la validez de los resultados en situaciones caracterizadas por su complejidad e incertidumbre;

- la decisión sobre qué costes se deben tener en cuenta y cómo medir el beneficio o la utilidad, para que los estudios sean comparables.

Mientras que un fabricante puede probar la efectividad que una tecnología tiene en términos de un resultado concreto o indicación terapéutica particular, el problema es que, frecuentemente, se tiende a utilizar dicha tecnología para finalidades distintas. Por lo tanto, es necesario investigar más para decidir si existen otras aplicaciones que produzcan mejores resultados. Además, la estandarización entre países de los procedimientos para la aceptación de nuevas tecnologías o fármacos, ayudaría a los fabricantes de tecnologías nuevas y útiles y aseguraría su más rápida introducción. Por otra parte, los efectos secundarios perjudiciales del tratamiento se pueden detectar más fácilmente al controlar una población más grande.

Otro problema es la escasa evaluación que se realiza de los productos farmacéuticos existentes. Sólo de unos pocos se sabe exactamente la medida en que mejoran los resultados terapéuticos y esto también es una laguna que se debería llenar. Su utilización por costumbre puede ser guiada fácilmente más por razones de conveniencia que por su eficacia probada.

to previous section
to next section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: December 1, 2019