Manejo de la tricomoniasis

Aspectos prácticos de la BSR por Schmid G

NIVEL DE PRIMER CONTACTO (ATENCIÓN PRIMARIA)

Las mujeres sintomáticas o asintomáticas con infección por Trichomonas vaginalis pueden ser identificadas mediante un examen microscópico de las secreciones vaginales ("frotis fresco" o "preparación nativa"). Este método puede detectar entre el 50% y el 70% de las infecciones, lo que dependerá de la habilidad del observador. Si bien es probable que las mujeres infectadas que no presentan síntomas representen la mayoría de los casos de mujeres infectadas, si no se dispone de un microscopio sólo podrá tratarse a las mujeres infectadas que busquen atención médica debido a los síntomas de secreción vaginal. Este tratamiento se realizará mediante la utilización de un algoritmo clínico para el manejo de la secreción vaginal (usando el denominado "tratamiento sindrómico"). Dado que en muchas zonas de bajos recursos la Trichomonas vaginalis es muy frecuente entre las mujeres con secreción vaginal, estos algoritmos casi siempre incluyen una evaluación para la Trichomonas vaginalis (si se dispone de microscopio) o tratamiento para la Trichomonas vaginalis (si no se dispone de microscopio). Se sugiere tratar a las parejas para prevenir la reinfección y transmisión a otras personas. En más del 90% de los casos se logrará una cura primaria tratando a la mujer y a su pareja con una dosis única de fármacos de la familia de los nitroimidazoles (2 g de metronidazol oral, por ejemplo).

NIVEL DEL HOSPITAL DE REFERENCIA (ATENCIÓN SECUNDARIA)

Dado que el tratamiento de la tricomoniasis, ya sea con planes de tratamiento cortos o largos, es sumamente exitoso sólo será necesario derivar a pocas mujeres a un nivel de atención secundaria. Antes, sin embargo, en caso de que el tratamiento inicial no incluyera un microscopio u otra prueba de laboratorio para la detección de tricomoniasis, deberá realizarse la detección debido a que existen muchas otras causas del flujo vaginal; es posible que el hospital de referencia deba realizar la prueba. Una vez que se ha confirmado la infección, y se ha descartado la reinfección, el tratamiento con metronidazol, 500 mg dos veces al día durante 7 días, o 2 g una vez al día durante 3 a 5 días, ha de curar a la mayoría de las mujeres (se sugiere tratar a las parejas con la misma dosis). Las mujeres que no han podido curarse con estas dosis deberán consultar con un experto. Si el tratamiento de rutina de las secreciones vaginales no da resultado en el nivel de atención primaria, y la tricomoniasis se considera sólo como una de las causas de la secreción, se sugiere entonces concentrar los esfuerzos en la identificación de la causa de esta secreción.

EN CASA O EN LA COMUNIDAD

Debido a que la tricomoniasis es una infección de transmisión sexual, todo mensaje de educación para la salud que promueva prácticas sexuales más seguras ayudará a prevenir la enfermedad. Si las mujeres están infectadas, se pueden mejorar las conductas de búsqueda de atención mediante intervenciones en la comunidad. Podrá mejorarse la disponibilidad y capacidad de los centros de atención primaria para controlar casos de tricomoniasis si se proporcionan recursos y entrenamiento.


Este documento debería citarse como: Schmid G. Manejo de la tricomoniasis: Aspectos prácticos de la BSR (última revisión: 28 de julio de 2003). La Biblioteca de Salud Reproductiva de la OMS; Ginebra: Organización Mundial de la Salud.

Compartir

Documentos relacionados

Acerca del autor