Intervenciones para el tratamiento de la infección genital por Chlamydia trachomatis en el embarazo

Revisión Cochrane por Brocklehurst P, Rooney G

Este documento debería citarse como: Brocklehurst P, Rooney G. Intervenciones para el tratamiento de la infección genital por Chlamydia trachomatis en el embarazo. Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas 2007, Número 4, artículo n.º: CD000054. DOI: 10.1002/14651858.CD000054.

RESUMEN

Título:

Intervenciones para el tratamiento de la infección genital por Chlamydia trachomatis en el embarazo

Antecedentes

La Chlamydia trachomatis es una infección de transmisión sexual. La transmisión vertical puede ocurrir en el momento del parto y puede provocar oftalmía neonatal o neumonitis en el recién nacido.

Objetivos

El objetivo de esta revisión fue evaluar los efectos de los antibióticos para el tratamiento de la infección genital por Chlamydia trachomatis durante el embarazo con respecto a la morbilidad materna y neonatal.

Estrategia de búsqueda

Se realizó una búsqueda en el registro de estudios clínicos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (septiembre de 2006).

Criterios de selección

Estudios clínicos aleatorizados de cualquier régimen de antibióticos en comparación con placebo, ningún tratamiento o regímenes de antibióticos alternativos en embarazadas con infección genital por Chlamydia trachomatis.

Recolección y análisis de datos

Dos autores de la revisión evaluaron la calidad de los estudios clínicos y extrajeron los datos en forma independiente. Se estableció contacto con los autores cuando se necesitó información adicional.

Resultados principales

Se incluyeron once estudios clínicos. La calidad de los estudios clínicos fue buena en general. La amoxicilina pareció ser tan efectiva como la eritromicina para lograr la cura microbiológica (odds ratio: 0.54; intervalo de confianza del 95%: 0.28 a 1.02). La amoxicilina fue mejor tolerada que la eritromicina (odds ratio: 0.16; intervalo de confianza del 95%: 0.09 a 0.30). La clindamicina y la azitromicina también parecen ser antibióticos efectivos, aunque el número de mujeres incluidas en los estudios clínicos es pequeño.

Conclusiones de los autores

En comparación con la eritromicina, la amoxicilina parece ser una terapia alternativa aceptable para el tratamiento de infecciones genitales por clamidia en el embarazo. Se puede adoptar el tratamiento con clindamicina y azitromicina cuando la eritromicina y la amoxicilina están contraindicadas o no son toleradas.

Compartir