Anestesia raquídea versus anestesia peridural para la cesárea

Se ha demostrado que tanto las técnicas raquídeas como las peridurales proporcionan una anestesia efectiva para la cesárea.

Comentario de la BSR por Krisanaprakornkit W

1. RESUMEN DE LA EVIDENCIA

Esta revisión (1) incluye diez estudios clínicos aleatorizados (con 751 mujeres), llevados a cabo entre 1988 y 2001. El objetivo fue comparar la eficacia y seguridad de la anestesia raquídea y la peridural para la cesárea. Los resultados muestran que ambas técnicas brindan una anestesia efectiva (en términos de tasa de fracasos, necesidad de analgesia intraoperatoria adicional, necesidad de otra técnica durante la cirugía y conformidad materna). En el caso de la anestesia raquídea, la operación pudo comenzar más rápido [diferencia de medias ponderada (DMP): 7.91 minutos menos; intervalo de confianza (IC) del 95%: -11.59 a 4.23], pero hubo un riesgo más alto de hipotensión con necesidad de tratamiento (RR: 1.23; IC 95%: 1.00 a 1.51).

Uno de los beneficios de la anestesia regional con respecto a la general es el control del dolor postoperatorio. Los resultados de dos estudios con una heterogeneidad significativa no mostraron diferencias en la necesidad de alivio del dolor postoperatorio. Los estudios incluidos en el análisis no brindaron suficiente información para investigar el beneficio de agregar un opiáceo a la solución anestésica utilizada. En el caso de otros resultados postoperatorios, como náuseas/vómitos, intervención postoperatoria para el dolor lumbar, síndrome de Horner y cefalea posterior a la punción dural que requiere tratamiento, los autores de la revisión no pudieron llegar a una conclusión debido a la baja incidencia o a la insuficiente información.

La estrategia de búsqueda fue rigurosa y se identificaron todos los estudios clínicos controlados posibles y se evaluaron aquellos que eran elegibles. Los estudios clínicos se evaluaron por su calidad metodológica antes de ser incluidos. Asimismo, se programaron y practicaron apropiadamente los análisis de sensibilidad. Los datos están presentados de manera clara y concisa.

2. RELEVANCIA EN LUGARES DE ESCASOS RECURSOS

2.1. Magnitud del problema

A pesar de los esfuerzos permanentes por reducir la tasa de cesáreas, ésta se ha mantenido estable e incluso ha aumentado en algunos países en vías de desarrollo (2, 3).

La anestesia regional se ha convertido en la técnica preferida para el nacimiento por cesárea. En comparación con la anestesia general, la regional está asociada con una mortalidad materna reducida, la necesidad de menos fármacos, una experiencia de parto más directa, un vínculo neonatal-materno más rápido, menor pérdida de sangre y un excelente control del dolor postoperatorio a través del uso del opiáceo neuroaxial.

2.2. Aplicabilidad de los resultados

Tres de los diez estudios incluidos se llevaron a cabo en países en vías de desarrollo y los resultados de estos estudios fueron similares a los de aquellos realizados en países desarrollados. Por lo tanto, los hallazgos de esta revisión serían aplicables a lugares de escasos recursos.

2.3. Implementación de la intervención

En comparación con la anestesia raquídea, la técnica peridural generalmente necesita de más tiempo y destreza para ser aplicada. Este tipo de anestesia sólo debe ser administrada por anestesistas bien entrenados. Puede no ser factible la aplicación de la técnica peridural para la cesárea en lugares de escasos recursos, ya que muchas veces no hay disponibilidad de anestesistas entrenados debidamente. Por otro lado, en el caso de la anestesia raquídea, un médico u obstetra con experiencia en bloqueo raquídeo puede administrar la anestesia. Sin embargo, en esos casos las pacientes deben ser monitoreadas mediante las técnicas de monitoreo estándar (4). Esto debe ser realizado de acuerdo con las autoridades locales.

Deben realizarse todos los intentos para prevenir la hipotensión materna antes de administrar la anestesia regional. Éstos incluyen la precarga de la paciente con cristaloide o coloide, en caso de estar disponible, (5, 6, 7) y el vendaje de las piernas (8). La efedrina intravenosa, ya sea por infusión (9) o inyección y la fenilefrina pueden ser utilizadas con resultados confiables para la prevención y el tratamiento de la hipotensión (10).

Después de la anestesia regional, se debe realizar una evaluación temprana para detectar complicaciones neurológicas graves. De haberlas, se debe llevar a cabo un tratamiento inmediato.

3. INVESTIGACIÓN

Las mujeres anestesiadas con la técnica raquídea necesitan tratamiento para la hipotensión más frecuentemente que aquellas que reciben la anestesia peridural. Debido a que la hipotensión puede afectar adversamente al bebé, es necesario realizar investigaciones futuras que tengan como objetivo estudiar los efectos de la anestesia raquídea en los neonatos. El beneficio del control del dolor postoperatorio con opiáceo neuroaxial en el caso de la anestesia regional debe ser evaluado teniendo en cuenta los efectos secundarios, como náuseas/vómitos y prurito. Estos efectos secundarios pueden tener un impacto en el bienestar materno y en la habilidad para amamantar. También es necesario realizar investigaciones que estudien este beneficio y los efectos secundarios de la anestesia regional.

Agradecimientos: Al Prof. Pisake Lumbiganon por su valioso asesoramiento para este comentario

Referencias

  • Ng K, Parsons J, Cyna AM, Middleton P. Spinal versus epidural anaesthesia for caesarean section (Cochrane Review). The Cochrane Database of Systematic Reviews;2004, Issue 2.
  • Villar J, Valladares E, Wojdyla D, Zavaleta N, Carroli G, Velazco A, Shah A, et al. Caesarean delivery rates and pregnancy outcomes: the 2005 WHO global survey on maternal and perinatal health in Latin America. Lancet 2006;367:1819-1829.
  • Sreevidya S, Sathiyasekaran BW. High caesarean rates in Madras (India): a population-based cross sectional study. BJOG 2003;110:106-111.
  • Guidelines for regional anesthesia in obstetrics. http://www.asahq.org/publicationsAndServices/standards/11.html;.
  • Riley ET, Cohen SE, Rubenstein AJ, Flanagan B. Prevention of hypotension after spinal anesthesia for cesarean section: six percent hetastarch versus lactated Ringer's solution. Anesth Analg 1995;81:838-842.
  • Siddik SM, Aouad MT, Kai GE, Sfeir MM, Baraka AS. Hydroxyethylstarch 10% is superior to Ringer's solution for preloading before spinal anesthesia for Cesarean section. Can J Anaesth 2000;47:616-621.
  • Dahlgren G, Granath F, Pregner K, Rosblad PG, Wessel H, Irestedt L. Colloid vs. crystalloid preloading to prevent maternal hypotension during spinal anesthesia for elective cesarean section. Acta Anaesthesiol Scand 2005;49:1200-1206.
  • van Bogaert LJ. Prevention of post-spinal hypotension at elective cesarean section by wrapping of the lower limbs. Int J Gynaecol Obstet 1998;61:233-238.
  • Desalu I, Kushimo OT. Is ephedrine infusion more effective at preventing hypotension than traditional prehydration during spinal anaesthesia for caesarean section in African parturients. Int J Obstet Anesth 2005;14:294-299.
  • Lee A, Ngan Kee WD, Gin T. A quantitative, systematic review of randomized controlled trials of ephedrine versus phenylephrine for the management of hypotension during spinal anesthesia for cesarean delivery. Anesth Analg 2002;94:920-926.

Este documento debería citarse como: Krisanaprakornkit W. Anestesia raquídea versus anestesia peridural para la cesárea: Comentario de la BSR (última revisión: 15 de diciembre de 2006). La Biblioteca de Salud Reproductiva de la OMS; Ginebra: Organización Mundial de la Salud.

Compartir

Acerca del autor