Conducta activa versus conducta expectante en el alumbramiento

Revisión Cochrane por Prendiville WJ, Elbourne D, McDonald S

Este documento debería citarse como: Prendiville WJP, Elbourne D, McDonald SJ. Conducta activa versus conducta expectante en el alumbramiento. Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas; 2000, Número 3. Art. n.º: CD000007. DOI: 10.1002/14651858.CD000007.

RESUMEN

Título

Conducta activa versus conducta expectante en el alumbramiento

Antecedentes

La conducta expectante en el alumbramiento permite la expulsión espontánea de la placenta, la expulsión por gravedad o mediante la estimulación de los pezones. Esta conducta incluye la administración de un oxitócico con fines profilácticos antes de la expulsión de la placenta, así como el pinzamiento y corte temprano del cordón umbilical y la tracción controlada del mismo.

Objetivos

El objetivo de esta revisión fue evaluar los efectos de la conducta activa versus la expectante en cuanto a la pérdida de sangre, hemorragia puerperal y otras complicaciones maternas y perinatales durante el alumbramiento.

Estrategia de búsqueda

Se realizó una búsqueda en el registro de estudios clínicos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group).

Criterios de selección

Estudios clínicos aleatorizados que comparan la conducta activa versus la expectante en el alumbramiento en mujeres con parto por vía vaginal.

Recolección y análisis de datos

Los revisores evaluaron la calidad de los estudios clínicos y obtuvieron los datos de forma independiente.

Resultados principales

Se incluyeron cinco estudios. Cuatro de ellos fueron de buena calidad. Al comparar la conducta expectante versus la activa (en una maternidad), se observó que la conducta activa estaba asociada con la disminución de los siguientes riesgos: pérdida de sangre materna (diferencia de medias ponderada: -79.33 mililitros; intervalo de confianza [IC] del 95%: -94.29 a -64.37); hemorragia puerperal de más de 500 mililitros (riesgo relativo: 0.38; IC 95%: 0.32 a 0.46); alumbramiento prolongado (diferencia de medias ponderada: -9.77 minutos; IC 95%: -10.00 a -9.53). La conducta activa se asoció con un mayor riesgo de náuseas en la madre (riesgo relativo: 1.83; IC 95%: 1.51 a 2.23), vómitos y aumento de la presión arterial (probablemente debido al uso de ergometrina). No se evidenciaron ventajas ni desventajas para el recién nacido.

Conclusiones de los autores

La "conducta activa" de rutina es una opción mejor que la "expectante" en cuanto a pérdida de sangre, hemorragia puerperal y otras complicaciones graves durante el alumbramiento. A pesar de ello, cuando se usa ergometrina, la conducta activa se asocia a un mayor riesgo de efectos secundarios indeseables, como náuseas y vómitos, e hipertensión. Se recomienda que la conducta activa sea el abordaje de rutina para aquellas mujeres cuyo parto se realizará por vía vaginal en una maternidad. Las consecuencias de adoptar una conducta activa son menos claras para otros ámbitos, incluidos los partos domiciliarios (tanto en países industrializados como en desarrollo).

Compartir

Documentos relacionados