Tratamiento para la inhibición de la lactancia

Los preparados de estrógeno y aquellos relacionados con la bromocriptina son más efectivos que los métodos no farmacológicos para inhibir la lactancia durante la primera semana después del parto. Sin embargo, la evidencia que respalda este hallazgo es débil y está basada en estudios clínicos de escasa magnitud. Cuando se prescriben preparados relacionados con la bromocriptina o de estrógeno, debe considerarse la profilaxis de eventos de trombosis venosa profunda. Los preparados de estrógeno no se recomiendan ya que los fármacos originales estudiados pueden no estar disponibles actualmente.

Comentario de la BSR por Tchoffo PA

1. INTRODUCCIÓN

Las mujeres pueden no amamantar a sus hijos por una variedad de motivos, desde elección personal, infección por el VIH (1) hasta muerte fetal. Cualquiera sea el motivo, la decisión de no amamantar puede traer como consecuencia dolor considerable de las mamas, hiperemia mamaria y secreción de leche durante los días posteriores al parto, hasta que la lactancia se inhiba espontáneamente.

Se probaron muchos métodos farmacológicos y no farmacológicos para inhibir la lactancia (2), pero no se cuenta con una guía basada en la evidencia sobre la intervención más efectiva. Esta revisión Cochrane evaluó la efectividad y la seguridad de diversas intervenciones utilizadas para inhibir la lactancia en mujeres puérperas que optan por no amamantar o no extraerse leche materna.

2. MÉTODOS DE LA REVISIÓN

En esta revisión, se incluyeron todos los estudios clínicos controlados aleatorizados que pudieron identificarse. Los autores siguieron correctamente la metodología recomendada para la preparación de las revisiones sistemáticas Cochrane.

Las medidas de resultado primarias incluyeron: fracaso en la inhibición de la lactancia indicado por hiperemia mamaria o secreción de leche a los siete días después del parto o antes, o dentro de 14 días después del parto o antes, según lo descrito por los autores de los artículos; efectos adversos menores del fármaco que incluyen náuseas, vómitos, cefalea, mareos; efectos secundarios importantes como tromboembolia, infarto de miocardio y muerte de la madre; y aceptación del tratamiento por parte de la mujer que lo recibe.

Las medidas de resultado secundarias fueron: retorno a la lactancia; porcentaje de mujeres que requieren un fármaco o un método de segunda línea, o ambos, para lograr la inhibición de la lactancia; y porcentaje de mujeres que requieren analgésicos para aliviar el dolor o el malestar mamarios.

3. RESULTADOS DE LA REVISIÓN

Esta revisión incluye 46 estudios clínicos en los que participaron 5164 mujeres (independientemente del número de partos o la modalidad del parto) que no amamantaron ni se extrajeron leche materna.

Las intervenciones evaluadas incluyeron métodos farmacológicos (fármacos) y no farmacológicos (vendaje de las mamas, soporte firme de las mamas, restricción de líquidos, aplicación de bolsas de hielo y productos externos) con el objetivo de inhibir la lactancia.

Cinco estudios clínicos (206 mujeres) indicaron que en un número significativamente menor de mujeres que recibían bromocriptina se había establecido la lactancia dentro de los siete días posteriores al parto o antes en comparación con aquellas que no recibían tratamiento. Para este resultado, había datos disponibles de solo tres estudios clínicos que pudieron incluirse en un metanálisis (107 mujeres, riesgo relativo [RR]: 0,36; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,24 a 0,54).

En total, seis estudios clínicos que incluyeron 833 mujeres realizaron ocho comparaciones de preparados de estrógeno con placebo y hallaron que a los siete días después del parto o antes, en comparación con el placebo, los preparados de estrógeno se asociaron con un menor riesgo de fracaso en la inhibición de la lactancia (RR: 0,41; IC 95%: 0,29 a 0,59). En el metanálisis, se observó una alta variación entre los estudios en cuanto a los resultados (heterogeneidad). Los estudios clínicos que compararon la bromocriptina con los preparados de estrógeno (dietilestilbestrol, etinilestradiol y clorotrianiseno) no mostraron una clara superioridad de uno sobre los otros (RR: 0,79; IC 95%: 0,54 a 1,17).

Un estudio clínico que incluyó a 71 mujeres sugirió un menor riesgo de fracaso del tratamiento con un preparado homeopático en comparación con placebo en los días dos y cuatro después del parto. No hubo estudios clínicos que compararan los métodos no farmacológicos con ningún tratamiento. Por lo general, no se informaron los efectos secundarios en los estudios clínicos y no se registraron casos de tromboembolia en los cuatro estudios clínicos que informaron esta afección como resultado.

4. DISCUSIÓN

4.1 APLICABILIDAD DE LOS RESULTADOS

La revisión encontró que los tratamientos farmacológicos (es decir, los preparados relacionados con la bromocriptina y el estrógeno) son más efectivos que los métodos no farmacológicos para inhibir la lactancia durante la primera semana después del parto. La evidencia que respalda este hallazgo es limitada y está basada en estudios clínicos de escasa magnitud, la mayoría de los cuales son antiguos y algunos de ellos tienen problemas metodológicos. El metanálisis de los estudios clínicos que incluyeron preparados estrogénicos reveló que la heterogeneidad era alta, lo que debilitó la potencia estadística de la evidencia. La evidencia relacionada con las intervenciones no farmacológicas fue limitada y débil. No existe una razón biológica o relacionada con el servicio para suponer que los resultados de esta revisión no serán igualmente extrapolables en todos los lugares.

4.2 IMPLEMENTACIÓN DE LA INTERVENCIÓN

La evidencia disponible sugiere que las mujeres que desean inhibir la lactancia deben recibir medicamentos relacionados con la bromocriptina. Al prescribir estos medicamentos, se debe considerar la profilaxis de posibles eventos de trombosis venosa profunda. No se recomiendan los preparados de estrógeno ya que su evaluación se realizó en estudios clínicos más antiguos y los fármacos originales pueden no estar disponibles actualmente en el mercado. Los tratamientos de dosis únicas (por ejemplo, la cabergolina, un fármaco relacionado con la bromocriptina) podrían tenerse en cuenta en lugares donde las mujeres pueden tener dificultad para cumplir con tratamientos de múltiples dosis.

Aún son escasos los datos sobre los efectos adversos, pero los médicos que prescriben estos medicamentos deben conocerlos. Las náuseas y los vómitos se observan frecuentemente con los medicamentos relacionados con la bromocriptina, aunque estos síntomas, por lo general, son leves. Los efectos secundarios pueden reducir el cumplimiento del tratamiento y pueden aumentar las tasas de fracaso. En raras ocasiones se observan eventos de trombosis venosa profunda y complicaciones relacionadas; sin embargo, cuando aparecen estos efectos secundarios, pueden poner en riesgo la vida. Debido a su rareza, es poco probable que se informen en estudios clínicos de escasa magnitud. No obstante, el período postparto es un período de alto riesgo para los eventos de trombosis venosa profunda y, en ocasiones, la indicación que conduce a la inhibición de la lactancia es también una condición de alto riesgo para los eventos de trombosis venosa profunda.

4.3 IMPLICACIONES PARA LA INVESTIGACIÓN

Se necesitan estudios clínicos controlados aleatorizados adicionales de mayor tamaño para generar más evidencia que oriente la práctica de la atención médica. Estos estudios deben comparar los métodos farmacológicos y no farmacológicos con ningún tratamiento. También existe la necesidad de establecer métodos mejorados de evaluación de los síntomas de la lactancia en mujeres, aceptación de las intervenciones por parte de las mujeres y de notificación de los efectos adversos de los fármacos.

Referencias

  • Nduati R, Richardson BA, John G, Mbori-Ngacha D, Mwatha A, Ndinya-Achola J, et al. Effect of breastfeeding on mortality among HIV-1 infected women: a randomised trial. The Lancet 2001;357:1651-1655.
  • Adams Hillard PJ, ed. The 5-Minute Obstetrics and Gynecology Consult. Philadelphia, PA: Wolters Kluwer Health; 2008.

Este documento debería citarse como: Tchoffo PA. Tratamiento para la inhibición de la lactancia: Comentario de la BSR (última revisión: 1 de noviembre de 2009). La Biblioteca de Salud Reproductiva de la OMS; Ginebra: Organización Mundial de la Salud.

Compartir

Documentos relacionados

Acerca del autor