Alta hospitalaria postnatal temprana para madres sanas y recién nacidos a término

La evidencia actual es insuficiente para respaldar la política de alta hospitalaria postnatal temprana como práctica de rutina. En muchos países de escasos recursos, ya se implementó el alta hospitalaria temprana después del parto debido a razones económicas. Los administradores de la salud deben tener conciencia que los riesgos y beneficios de esta política no se evaluaron adecuadamente, en especial en los países en desarrollo.

Comentario de la BSR por Nardin JM, Mignini L

1. INTRODUCCIÓN

Los centros de salud pública en muchos países (especialmente en países de bajos y medianos ingresos y, a veces, incluso, en algunos países de altos ingresos) enfrentan problemas importantes con respecto a la escasez de recursos financieros y humanos, y a las deficiencias de destrezas técnicas y administrativas. La atención hospitalaria es prohibitiva por sus costos elevados, especialmente para los grupos socialmente marginados que dependen de los centros de salud pública para recibir atención. Estos centros a menudo cuentan con personal insuficiente y tienen una sobrecarga de demanda. Son cada vez más populares los procedimientos que reducen la hospitalización a través de diferentes métodos, como por ejemplo la cirugía mínimamente invasiva. Durante más de tres décadas, se ha debatido acerca del alta hospitalaria temprana después del parto a término sin complicaciones como un modo de reducir el hacinamiento en las unidades de maternidad.

Un recambio más rápido en las unidades de maternidad podría mejorar la eficacia del sistema de salud y del personal, siempre que sea seguro y no provoque más tarde un aumento en el uso de los servicios. Los que se oponen al alta temprana piensan que podría llevar a mayores riesgos para el recién nacido (aumento en la incidencia de ictericia, problemas de alimentación e infecciones); sin embargo, la evidencia para respaldar estas afirmaciones no es convincente. Por otro lado, algunos prestadores de salud creen que el alta temprana realmente podría ser beneficiosa al permitir a la madre recuperarse en el entorno familiar y facilitar así el desarrollo del vínculo entre el recién nacido y los padres.

Esta revisión se publicó por primera ver en 2002 y se actualizó en 2009 (1) con dos estudios clínicos nuevos en los que participaron 889 mujeres. Se buscó «evaluar la seguridad, el impacto y la efectividad de una política de alta temprana para madres sanas y recién nacidos a término, con respecto a la salud y el bienestar maternos y neonatales, la satisfacción con el cuidado postnatal, los costos globales de la atención de la salud y el impacto más amplio sobre las familias».

2. MÉTODOS DE LA REVISIÓN

Se incluyeron todos los estudios clínicos adecuadamente aleatorizados y controlados que pudieron identificarse. Los resultados del estudio seleccionados para la revisión eran completos y adecuados. Los revisores incluyeron resultados relevantes para países de bajos, medianos y altos ingresos, como por ejemplo, resultados de la salud en el neonato y satisfacción de los padres en cuanto a la atención y los costos. Se programaron adecuada y anticipadamente los análisis de subgrupos, lo que redujo la probabilidad de sesgo. Los datos se extrajeron y presentaron correctamente en gráficos y en el texto.

3. RESULTADOS DE LA REVISIÓN

En total, se incluyeron 10 estudios clínicos en los que participaron 4489 mujeres. Aunque no hay evidencia de resultados adversos asociados con el alta hospitalaria postnatal temprana, los hallazgos no fueron concluyentes debido a las limitaciones metodológicas de la mayoría de los estudios clínicos y la heterogeneidad de los estudios incluidos con respecto a temas relevantes, como las definiciones de alta hospitalaria estándar y temprana (la duración de la hospitalización postnatal para el grupo de «alta temprana» en algunos estudios se superpone con la duración de la hospitalización estándar en otros lugares), la información y preparación de las participantes y la atención de la salud después del alta.

En comparación con la atención estándar, la política de alta postnatal temprana no mostró diferencias estadísticas en ninguno de los resultados principales evaluados en la revisión sistemática, por ejemplo, rehospitalizaciones de la madre y el recién nacido, depresión materna y prevalencia de la lactancia materna. No obstante, debido a las variaciones metodológicas entre los estudios clínicos, fue difícil elaborar conclusiones acerca de la opinión de las mujeres en relación con la atención postparto. Por último, con respecto al impacto económico del alta hospitalaria temprana, solo tres estudios clínicos aportaron información sobre los costos. Los datos extraídos de estos estudios clínicos indican que los costos de la hospitalización fueron significativamente más bajos en los grupos de alta hospitalaria temprana. La diferencia entre los grupos de intervención y control permaneció estadísticamente significativa a favor del alta temprana, incluso cuando se incluyeron los costos de las visitas domiciliarias de seguimiento de enfermeras o parteras.

4. DISCUSIÓN

4.1 APLICABILIDAD DE LOS RESULTADOS

Aparte de los datos limitados sobre el menor costo de la intervención, no hay evidencia concluyente a favor o en contra de la política de alta hospitalaria postnatal temprana. Todos los estudios clínicos aleatorizados incluidos en la revisión hasta la fecha se realizaron en países desarrollados. Por lo tanto, se recomienda precaución al extrapolar a las comunidades de escasos recursos los resultados de los estudios clínicos actuales y futuros que provienen de países en buenas condiciones socioeconómicas. Se deberían considerar también los diferentes parámetros incluso dentro del mismo país, como por ejemplo, la ubicación urbana versus la ubicación rural y los contextos culturales donde se llevan a cabo los estudios clínicos.

4.2 IMPLEMENTACIÓN DE LA INTERVENCIÓN

En muchos países en desarrollo, ya se implementó el alta hospitalaria temprana después del parto por razones económicas. Es importante que los administradores de la salud reconozcan que no se evaluaron adecuadamente los riesgos y beneficios de esta política, en especial, en las comunidades de escasos recursos.

4.3 IMPLICACIONES PARA LA INVESTIGACIÓN

Dadas las limitaciones metodológicas de los estudios clínicos que se incluyen en la revisión sistemática y la falta de evidencia contundente y confiable para respaldar la introducción a práctica clínica de la política de alta hospitalaria postnatal temprana, se plantea la urgente necesidad de llevar a cabo estudios clínicos correctamente diseñados con un gran número de participantes para comparar esta intervención con la atención estándar, especialmente en lugares de escasos recursos.

Fuentes de financiamiento: Centro Rosarino de Estudios Perinatales, Rosario, Argentina.

Agradecimientos: Guillermo Carroli

Referencias

  • Brown S, Small R, Argus B, Davis PG, Krastev A. Early postnatal discharge from hospital for healthy mothers and term infants. Cochrane Database of Systematic Reviews 2002;Issue 3. Art. No.: CD002958; DOI: 10.1002/14651858.CD002958.

Este documento debería citarse como: Nardin JM, Mignini L. Alta hospitalaria postnatal temprana para madres sanas y recién nacidos a término: Comentario de la BSR (última revisión: 1 de octubre de 2009). La Biblioteca de Salud Reproductiva de la OMS; Ginebra: Organización Mundial de la Salud.

Compartir

Documentos relacionados

Acerca del autor