Regímenes de antibióticos para la endometritis postparto

La endometritis que deriva en una sepsis constituye una de las causas más importantes de muerte materna, en particular en los países en vías de desarrollo. Si se la compara con otros regímenes antibióticos, la combinación de clindamicina y gentamicina es el tratamiento más efectivo para este trastorno. Sin embargo, debido al costo elevado de la clindamicina, esta terapia puede presentar dificultad para ser aplicada en la mayoría de los lugares de escasos recursos.

Comentario de la BSR por Chongsomchai C

1. RESUMEN DE LA EVIDENCIA

En esta revisión se incluyeron 39 estudios clínicos aleatorizados, en los que participaron 4221 mujeres, sobre diferentes regímenes de antibióticos para el tratamiento de la endometritis postparto después de una cesárea o un parto vaginal. Las principales medidas de resultado analizadas en estos estudios clínicos fueron el fracaso del tratamiento, las complicaciones y los efectos secundarios. La combinación de clindamicina y gentamicina se asoció con un número estadística y significativamente menor de fracasos de tratamientos en comparación con otros antibióticos (riesgo relativo [RR]: 1.44; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1.15 a 1.80). Hubo menos fracasos con una dosis de gentamicina administrada una vez al día comparado con una dosis administrada tres veces al día (cuatro estudios clínicos, 463 mujeres, RR: 0.70; IC: 0.49 a 1.00). Los regímenes de antibióticos no activos frente a bacterias anaeróbicas resistentes a la penicilina presentaron un número significativamente mayor de fracasos de tratamiento. En general, no hubo diferencias entre los antibióticos en cuanto a efectos secundarios, excepto por una cantidad significativamente menor de diarrea con el uso de cefalosporinas de segunda y tercera generación. La continuación del tratamiento intravenoso con el tratamiento oral no produjo ningún beneficio adicional.

Se incluyeron y analizaron de manera apropiada todos los estudios clínicos aleatorizados que cumplían con los criterios de elegibilidad especificados en el protocolo. No se pudo llevar a cabo un análisis de subgrupos de los antibióticos según la vía de parto debido a la falta de datos adecuados.

2. RELEVANCIA EN LUGARES DE ESCASOS RECURSOS

2.1. Magnitud del problema

La endometritis que deriva en una sepsis constituye una de las causas más importantes de muerte materna, en particular en los países en vías de desarrollo. La incidencia de endometritis es más alta después de una cesárea que después de un parto vaginal. Un estudio realizado en Tailandia informó endometritis en 1.1% de 461 puérperas durante un período de investigación de 2 meses (1). En otro estudio realizado en Estados Unidos, el 17% de las mujeres desarrolló endometritis luego de la cesárea (2).

2.2 Aplicabilidad de los resultados

De los 38 estudios clínicos incluidos, 34 fueron realizados en países desarrollados (32 en EE. UU., uno en Francia y uno en Italia). Sólo cuatro estudios clínicos se realizaron en países en vías de desarrollo. No obstante, los resultados de esta revisión probablemente se puedan extrapolar a la mayoría de los países desarrollados, ya que la etiología de la endometritis postparto es polimicrobiana y probablemente los patógenos sean los mismos en todas partes del mundo.

2.3. Implementación de la intervención

La principal barrera para la implementación de clindamicina y gentamicina es el costo de la clindamicina. Mientras que la gentamicina es un fármaco económico (aproximadamente 1.5 dólares estadounidenses por dosis diaria) y está disponible en la mayoría de los hospitales de Tailandia, la clindamicina continúa siendo costosa (60 dólares estadounidenses por dosis diaria) y su disponibilidad es muy limitada. Por lo tanto, el régimen combinado recomendado de gentamicina y clindamicina no sería factible en Tailandia y posiblemente en ningún otro país en vías de desarrollo.

3. INVESTIGACIÓN

Se necesita un estudio clínico controlado aleatorizado multicéntrico que tenga suficiente potencia estadística a fin de comparar la eficacia de los regímenes actualmente en uso en países en vías de desarrollo (y también recomendados por la Organización Mundial de la Salud (3), por ejemplo, una combinación de ampicilina, gentamicina y metronidazol), con el régimen de clindamicina más gentamicina (el patrón oro).

Fuentes de financiación: Facultad de Medicina, Universidad de Khon Kaen, Tailandia.

Agradecimientos: Dr. Pisake Lumbiganon, Departamento de Obstetricia y Ginecología, Facultad de Medicina, Universidad de Khon Kaen, Tailandia.

Referencias

  • Patrachai S, Taneepanichskul S, Intaraprasert S, O-Prasertsawat P, Pongthai. A survey of postpartum morbidity in Ramathibodi Hospital. Thai journal of obstetrics and gynecology 1997;9:183-187.
  • Pitt C, Sanchez-Ramos L, Kaunitz AM. Adjunctive intravaginal metronidazole for the prevention of postcesarean endometritis: a randomized controlled trial. Obstetrics and gynecology 2001;98:745-750.
  • Mathai M, Sanghvi H, Guidotti RJ. Managing complications in pregnancy and childbirth : a guide for midwives and doctors. Geneva, World Health Organization 2000;S-110 .

Este documento debería citarse como: Chongsomchai C. Regímenes de antibióticos para la endometritis postparto: Comentario de la BSR (última revisión: 27 de octubre de 2004). La Biblioteca de Salud Reproductiva de la OMS; Ginebra: Organización Mundial de la Salud.

Compartir

Acerca del autor