Ingesta proteico-energética durante el embarazo

Revisión Cochrane de Kramer MS, Kakuma R

Este documento debería citarse como: Kramer MS, Kakuma R. Ingesta proteico-energética durante el embarazo. Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas 2007, Número 4, artículo n.º: CD000032. DOI: 10.1002/14651858.CD000032.

RESUMEN

Título:

Ingesta proteico-energética durante el embarazo

Antecedentes

El aumento de peso durante la gestación está asociado con el crecimiento fetal, y los estudios observacionales de suplementación alimentaria durante el embarazo han informado incrementos en el aumento de peso durante la gestación y en el crecimiento fetal.

Objetivos

Evaluar los efectos del asesoramiento u orientación para aumentar o reducir la ingesta de energía o proteínas, o de la suplementación o restricción real de energía y proteínas durante el embarazo, sobre las ingestas de energía y proteínas, el aumento de peso durante la gestación y el resultado del embarazo.

Estrategia de búsqueda

Realizamos búsquedas en el registro de estudios clínicos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (noviembre de 2006) y consultamos a los investigadores de este campo.

Criterios de selección

Todos los estudios clínicos aceptablemente controlados acerca del asesoramiento sobre la alimentación para lograr el aumento o la reducción en la ingesta de energía o proteínas, o de suplementación o restricción real de energía y proteínas durante el embarazo.

Recolección y análisis de datos

Se obtuvieron los datos de los informes publicados y se complementaron con información adicional recibida de los autores con los que se estableció contacto.

Resultados principales

En cinco estudios clínicos (con 1134 mujeres), el asesoramiento nutricional para aumentar la ingestión de energía y proteínas fue satisfactorio en el logro de dichos objetivos, pero no se observó un beneficio constante sobre los resultados del embarazo. En 13 estudios clínicos (con 4665 mujeres), la suplementación proteico-energética equilibrada se relacionó con incrementos moderados en el aumento de peso materno y en el peso medio al nacer, así como con una reducción sustancial en el riesgo de recién nacidos pequeños para la edad gestacional. Aparentemente, estos efectos no fueron mayores en las mujeres con problemas de desnutrición. No se detectaron efectos significativos en los partos prematuros, aunque se observaron reducciones significativas en el número de muertes fetales y neonatales. En los dos estudios (con 529 mujeres), la suplementación con alto contenido de proteínas estuvo asociada con un incremento pequeño y poco significativo del aumento de peso materno, pero con una reducción poco significativa del peso promedio al nacer, un aumento significativo en el riesgo de recién nacidos pequeños para la edad gestacional y un aumento no significativo en el riesgo de muerte neonatal. En tres estudios clínicos, que incluyeron a 966 mujeres, la suplementación isocalórica de proteínas estuvo asociada con un aumento en el riesgo de recién nacidos pequeños para la edad gestacional. En tres estudios clínicos (con 384 mujeres), la restricción proteico-energética a embarazadas con sobrepeso o con gran aumento de peso redujo significativamente el aumento de peso materno semanal y el peso promedio al nacer, pero no tuvo ningún efecto sobre la hipertensión inducida por el embarazo o la preeclampsia.

Conclusiones de los autores

El asesoramiento alimentario parece ser efectivo en el aumento de ingestión de energía y de proteínas en las embarazadas, pero es improbable que confiera mayores beneficios sobre la salud materna o infantil. La suplementación proteico-energética equilibrada estimula el crecimiento fetal y puede reducir el riesgo de muerte fetal y neonatal. La suplementación con aporte de proteínas equilibrado o alto solamente no es benéfica y puede dañar al feto. La restricción proteico-energética en embarazadas con sobrepeso o con gran aumento de peso es poco probable que sea benéfica y puede dañar al feto.

Compartir