Antibióticos para el aborto incompleto

No se dispone de datos adecuados para contestar confiablemente la pregunta sobre si el uso de un antibiótico como profilaxis es beneficioso para las mujeres con abortos incompletos. Este comentario exige investigación urgente en esta área.

Comentario de la BSR por Pattinson RC

1. RESUMEN DE LA EVIDENCIA

Esta Revisión Cochrane destaca un área que necesita investigación urgente. La cuestión referida a si el uso de antibióticos como profilaxis es beneficioso para las mujeres con aborto incompleto no se puede responder debido a la falta de una investigación adecuada. Sólo un estudio clínico (1) se incluye en esta revisión ya que fue el único que cumplía con los criterios de los revisores; un segundo estudio (2) se excluyó debido a las elevadas pérdidas de seguimiento que se registraron. El estudio clínico incluido en la revisión no encontró diferencia alguna en los índices de infección postaborto entre quienes recibieron profilaxis antibiótica de rutina y quienes no.

La metodología empleada fue perfectamente adecuada.

2. RELEVANCIA EN LUGARES DE ESCASOS RECURSOS

2.1. Magnitud del problema

Si se considera que normalmente alrededor del 15% de los embarazos clínicamente establecidos terminará en un aborto en los países en vías de desarrollo, donde la tasa de fertilidad es elevada, es claro que el manejo del aborto es un problema frecuente que exige una cantidad significativa de tiempo y recursos de los servicios de salud. En los países en vías de desarrollo, los embarazos no deseados y el aborto inducido son mucho más frecuentes que en los países desarrollados debido a la imposibilidad de acceder a métodos de planificación familiar y la falta de servicios de salud reproductiva. En la región de Pretoria en Sudáfrica (un lugar mayormente urbano y periurbano en un país africano en vías de desarrollo), el aborto incompleto es la razón más común para la admisión de una mujer a una sala ginecológica. Las complicaciones del aborto también son el motivo más frecuente de muerte y de morbilidad materna severa en la región. Si bien los abortos incompletos sin complicaciones constituyen en sí mismos un problema importante en los países en vías de desarrollo, cuando existen complicaciones en relación con el aborto, por ejemplo, sepsis o hemorragia severa, la cantidad de tiempo y recursos necesarios para manejarlas se incrementan rápidamente.

2.2. Factibilidad de la intervención

Si bien no se proponen intervenciones en esta revisión, sigue siendo válida la pregunta si deberían utilizarse o no antibióticos como profilaxis en el aborto incompleto. La polémica gira alrededor de si son efectivos en la prevención de las complicaciones (de lo cual actualmente no existe evidencia) y si son costo efectivos, es decir, si la reducción en el costo por complicaciones en las mujeres que reciben antibióticos sería lo suficientemente importante para justificar el costo de administrarles antibióticos a todas las mujeres con abortos incompletos. Todavía se desconocen las respuestas a estas preguntas.

Una revisión sistemática ha demostrado que el uso de antibióticos profilácticos reduce la sepsis postaborto en los abortos inducidos quirúrgicamente (3). En los casos de pacientes de bajo riesgo, es necesario tratar a 35 mujeres para prevenir una infección, mientras que sólo se deberían tratar 10 mujeres para prevenir un caso entre las mujeres de alto riesgo. Se encontró que esta relación es costo efectiva, si se administraban 100 mg de doxiciclina por vía oral una hora antes del procedimiento y 200 mg después de éste. Las mujeres que se consideraron de alto riesgo de desarrollo de infección postaborto en el tracto genital superior tenían las siguientes características: menores de 20 años, nuligrávidas (en especial si la paciente informaba dos o más parejas en un año), enfermedad pélvica inflamatoria o gonorrea previas, y gonorrea, clamidia o vaginosis bacteriana no tratadas en el momento del aborto. En un estudio llevado a cabo en un importante hospital que atendía principalmente a una población negra semiurbana y rural en Sudáfrica, se diagnosticó enfermedad de transmisión sexual al 35% de las mujeres que se presentaban para interrumpir un embarazo (4).

El 23% tenía clamidia y el 5% gonorrea. Sería lógico suponer que en esta población la mayoría de las mujeres que se presentan con un aborto incompleto serían consideradas como de alto riesgo para la infección postaborto, aún cuando no hubiese evidencia clínica de infección en el momento de presentarse.

Si se utilizara profilaxis con antibióticos, una única dosis de doxiciclina o un régimen de dos dosis como se describió anteriormente sería factible y poco costoso. Se prefiere doxiciclina a otras tetraciclinas debido a su larga vida media, menor número de efectos secundarios gastrointestinales y a que no forma quelato de alimentos o calcio.

2.3. Aplicabilidad de los resultados de la Revisión Cochrane

El único estudio incluido en esta revisión se realizó en Zimbabwe, un país en vías de desarrollo. En consecuencia, los hallazgos de esta revisión se podrían aplicar a otros países en vías de desarrollo donde haya una alta prevalencia de enfermedades de transmisión sexual. La falta de cumplimiento terapéutico de los pacientes con el régimen de antibióticos prescriptos del estudio clínico ilustra el problema de recetar un régimen de antibióticos en contraposición a la administración de una única dosis. No se puede recomendar ninguna intervención debido a que la revisión no encontró beneficios en el uso de antibióticos profilácticos.

2.4. Implementación de la intervención

No existe evidencia que respalde un cambio de la práctica actual por parte de los médicos.

2.5. Investigación

Se requiere investigación urgente para determinar la utilidad del uso de antibióticos profilácticos en el aborto incompleto. Se debería estudiar la administración de una única dosis de antibióticos próxima al momento de la evacuación del útero. Sería interesante disponer de datos sobre puntos finales más significativos como la histerectomía y la mortalidad aunque no es realista esperar obtenerlos a partir de estudios controlados aleatorizados individuales. Además sería útil saber si los diferentes regímenes de antibióticos producen resultados distintos y si hay variación entre las poblaciones de alto y bajo riesgo.

Fuentes de financiación: Unidad de Investigación de Estrategias de Atención de la Salud Maternoinfantil (Maternal and Infant Health Care Strategies Research Unit) del Consejo de Investigaciones Médicas (MRC), Sudáfrica.

Agradecimientos: Ninguno.

Referencias

  • Seeras R. Evaluation of prophylactic use of tetracycline after evacuation in abortion in Harare Central Hospital. East African medical journal 1989;66:607-610.
  • Prieto JA, Eriksen NL, Blanco JD. A randomised trial of prophylactic doxycycline for curettage in incomplete abortion. Obstetrics and gynecology 1995;85:692-696.
  • Sawaya G, Grady D, Kerlikowske K, Grimes D.. E Antibiotics at the time of induced abortion: the case for universal prophylaxis based on a meta-analysisl. East African medical journal 1996;87:884-890.
  • Fernandes L, Mahomed MF, Mazibuko DM, Hoosen AA. Sexually transmitted pathogens in women attending for termination of pregnancy. Geneeskunde 1998;40 (2):16-19.

Este documento debería citarse como: Pattinson RC. Antibióticos para el aborto incompleto: Comentario de la BSR (última revisión: 24 de junio de 2002). La Biblioteca de Salud Reproductiva de la OMS; Ginebra: Organización Mundial de la Salud.

Compartir

Acerca del autor