Procedimientos quirúrgicos para la evacuación del aborto espontáneo incompleto

La extracción con bomba aspirativa (o vacuoextracción) del útero es preferible a la dilatación y el legrado para el tratamiento del aborto incompleto. Debido a que la aspiración al vacío manual es una técnica bastante más sencilla de enseñar, sería más fácil de implementar en países en vías de desarrollo. El uso de esta técnica implica costos fijos y la capacitación adecuada del personal del centro de salud antes de comenzar a utilizarla.

Comentario de la BSR por Kestler E

1. RESUMEN DE LA EVIDENCIA

Esta revisión compara la seguridad y eficacia de los procedimientos quirúrgicos disponibles para el manejo del aborto incompleto. Los más utilizados con este fin son dos: el legrado instrumentado y la extracción con bomba aspirativa. El primero se realiza con una cureta metálica rígida en quirófano, generalmente bajo anestesia general. El segundo utiliza la aspiración manual o eléctrica con jeringas o cánulas de plástico o metal para la evacuación de restos uterinos y puede realizarse en forma ambulatoria, con analgesia o anestesia local.

Se identificaron 25 estudios pero sólo dos cumplían con los requisitos de elegibilidad establecidos por los revisores. La mayoría no calificó debido a que no eran aleatorizados. Los revisores concluyeron que el aborto con bomba aspirativa es preferible al legrado. Esta preferencia se basa principalmente en los resultados de un estudio clínico de Zimbabwe que revela una eficacia similar, menor duración del procedimiento, menor pérdida de sangre, menor necesidad de anestesia y más alivio del dolor con el legrado por aspiración.

La metodología empleada fue adecuada y el análisis de los estudios se realizó correctamente. Los autores determinaron adecuadamente los resultados a evaluar, pero lamentablemente en los estudios se evaluaron sólo dos variables (perforación uterina y necesidad de una nueva evacuación de restos uterinos) y sólo un estudio presenta información completa para la evaluación de las demás variables. Otra limitación es que los tamaños muestrales de ambos estudios eran relativamente reducidos; un estudio no describió la metodología de tamizaje aplicada y el otro presentaba una cantidad considerable de pérdidas de seguimiento. Si bien la revisión se llevó a cabo correctamente, la escasez de datos limita la solidez de las conclusiones.

2. RELEVANCIA EN LUGARES DE ESCASOS RECURSOS

2.1. Magnitud del problema

El aborto incompleto es una de las emergencias obstétricas más frecuentes. Es la segunda causa más común de hospitalización postparto en la mayoría de los hospitales de los países en vías de desarrollo. Cuando una mujer ingresa al hospital o clínica, es difícil determinar si el proceso de aborto ha sido espontáneo o inducido bajo condiciones potencialmente inseguras. Se calcula que alrededor del 90% de los abortos inseguros que se realizan en todo el mundo se lleva a cabo en países en vías de desarrollo (1). Puede decirse que una proporción significativa de estas pacientes se somete a la inducción fuera del sistema de salud y, posteriormente, acuden a los hospitales para completar la evacuación uterina. Es probable que el porcentaje de abortos inseguros sea mayor en lugares donde la interrupción del embarazo durante el primer trimestre no es legal o aunque sea legal estos servicios no son accesibles. En un estudio multicéntrico realizado en Sudáfrica, se descubrió que el 15% de las mujeres que ingresan a un hospital con aborto incompleto sufría una morbilidad severa relacionada principalmente con infecciones (2). El sistema de salud debe estar preparado para brindar la tecnología adecuada para el tratamiento de estos casos.

2.2. Factibilidad de la intervención

La aspiración uterina, manual o eléctrica, forma parte de una tecnología esencial para los centros de salud rurales o urbanos de la mayoría de los países en vías de desarrollo. Todos los hospitales obstétricos deberían incluirla (aspiración o legrado) en sus procedimientos quirúrgicos para el manejo del aborto incompleto.

2.3. Aplicabilidad de los resultados de la Revisión Cochrane

Los dos estudios clínicos incluidos en la revisión se realizaron en Singapur (1969) y Zimbabwe (1993). No existe razón biológica alguna que permita suponer que la eficacia de ambas técnicas dependa del lugar en que se lleven a cabo, aunque si no se cuenta con personal capacitado para realizarlas es posible que los resultados difieran.

2.4. Implementación de la intervención

Sería posible implementar estas intervenciones en centros de atención de la salud. La aspiración manual (succión) sería más fácil de implementar ya que es una técnica sencilla de aprender. Debe recordarse que la puesta en práctica de la aspiración manual comprende costos fijos, como por ejemplo, los repuestos de cánulas y jeringas de succión. Cabe destacar que previamente a emplear esta técnica, debe capacitarse a todo el personal del hospital, del centro de salud o de la maternidad.

Sería beneficioso que, en el futuro, la capacitación en esta técnica se incluyera en los planes de estudio obstétricos, no sólo en las facultades de medicina sino también en los diferentes niveles de atención de la salud de los países desarrollados y en vías de desarrollo.

2.5. Investigación

Resulta difícil comprender por qué las investigaciones realizadas sobre una de las principales causas de morbimortalidad materna son tan deficientes, tanto en términos de cantidad como de calidad.

Uno de los objetivos de la Revisión Cochrane es promover la investigación en este campo. Existe la necesidad de, por un lado, diseñar investigaciones más sólidas desde el punto de vista metodológico y, por otro, incluir más variables de resultado no comprendidas en la revisión actual.

También es importante que otros miembros del personal de atención de la salud (es decir, enfermeras y parteras) evalúen el resultado de este procedimiento. De esta manera, los centros de salud situados en regiones rurales aisladas que carecen de personal médico podrán utilizar este tipo de evacuación uterina para salvar muchas vidas en casos de hemorragia por aborto incompleto.

Referencias

  • WHO. Abortion: A tabulation of available data on the frequency and mortality if unsafe abortion. 2nd Edition. Geneva, Switzerland: WHO (WHO/FHE/MSM/93.13) 1994.
  • Rees H, Katzenellenbogen J, Shabodien R, Jewkes R, Fawcus S, McIntyre J, Lombard C, Truter H. The epidemiology of incomplete abortion in South Africa. South African medical journal 1997;87;87:432-437.

Este documento debería citarse como: Kestler E. Procedimientos quirúrgicos para la evacuación del aborto incompleto: Comentario de la BSR (última revisión: 8 de enero de 2002). La Biblioteca de Salud Reproductiva de la OMS; Ginebra: Organización Mundial de la Salud.

Compartir

Acerca del autor