Infusión de midazolam intravenoso para la sedación de neonatos en la unidad de cuidados intensivos neonatales

Revisión Cochrane por Ng E, Taddio A, Ohlsson A

Este documento debería citarse como: Ng E, Taddio A, Ohlsson A. Infusión de midazolam intravenoso para la sedación de neonatos en la unidad de cuidados intensivos neonatales. Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas 2007, Número 4, artículo n.º: CD002052. DOI: 10.1002/14651858.CD002052.

RESUMEN

Título:

Infusión de midazolam intravenoso para la sedación de neonatos en la unidad de cuidados intensivos neonatales

Antecedentes

En general, se ha prestado poca atención a la necesidad de sedación de los neonatos que deben ser sometidos a procedimientos incómodos en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN). La sedación adecuada puede reducir el estrés y evitar complicaciones durante los procedimientos como la ventilación mecánica. El midazolam es una benzodiazepina de acción corta cuyo uso se ha incrementado en las UCIN. Sin embargo, la efectividad del midazolam intravenoso como sedante en los neonatos no ha sido evaluada sistemáticamente.

Objetivos

Determinar si la infusión de midazolam intravenoso es un sedante efectivo, a través de la evaluación de mediciones fisiológicas o conductuales, para neonatos en estado crítico bajo cuidados intensivos, y evaluar los efectos adversos a corto y largo plazo clínicamente significativos relacionados con su uso.

Estrategia de búsqueda

Búsqueda bibliográfica conforme a la estrategia de búsqueda del Grupo Cochrane de Revisión Neonatal (Cochrane Neonatal Review Group). Se identificaron estudios clínicos controlados aleatorizados y cuasi aleatorizados del uso de midazolam intravenoso en neonatos mediante búsquedas en el Registro Central Cochrane de Estudios Clínicos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL, Biblioteca Cochrane, Número 3, 2006), MEDLINE (1985 hasta 2006), EMBASE (1980 hasta 2006), listas de referencias de estudios publicados, archivos personales y resúmenes publicados en Pediatric Research desde 1990 hasta 2006.

Criterios de selección

Para esta revisión se seleccionaron estudios clínicos aleatorizados y cuasi aleatorizados de infusión de midazolam intravenoso en neonatos de

Recolección y análisis de datos

Se extrajeron los datos en lo que respecta al resultado primario de nivel de sedación (evaluados a través de escalas conductuales o parámetros fisiológicos). Se evaluaron resultados secundarios, entre los que se incluyen hemorragia intraventricular (HIV), leucomalacia periventricular (LPV), muerte dentro de los 30 días de vida, efectos adversos (hemodinámicos y neurológicos) relacionados con midazolam, días de ventilación, días de uso de oxígeno suplementario, neumotórax, duración de la hospitalización en la UCIN y resultado a largo plazo de desarrollo neurológico. Cuando fue pertinente, el meta análisis se realizó utilizando riesgo relativo (RR), diferencia de riesgo (DR), junto con su intervalo de confianza del 95% (IC 95%) para variables categóricas y diferencia de medias ponderada (DMP) para variables continuas.

Resultados principales

Tres estudios clínicos resultaron elegibles para la inclusión en la revisión. No fue posible combinar para meta análisis los datos sobre el nivel de sedación de los tres estudios clínicos debido a las diferencias en las herramientas utilizadas para medir los niveles de sedación. Dos estudios (Jacqz-Aigrain 1994, Arya 2001) demostraron un nivel de sedación estadísticamente significativo más alto en el grupo de midazolam en comparación con el grupo placebo. El tercer estudio (Anand 1999), que comparaba midazolam con morfina y placebo, no halló una diferencia estadísticamente significativa en el nivel de sedación entre los tres grupos; en cambio, halló un nivel de sedación estadísticamente significativo más alto en el grupo de midazolam en comparación con el grupo placebo durante la infusión del tratamiento. Sin embargo, dado que las escalas de sedación utilizadas en los tres estudios no han sido validadas en neonatos prematuros, no fue posible determinar la efectividad del midazolam como sedante en esta población. En el estudio de Jacqz-Aigrain y colaboradores (Jacqz-Aigrain 1994), la presión arterial fue significativamente menor desde el punto de vista estadístico en el grupo de midazolam que en el grupo placebo en el primer y segundo día, aunque no hubo una diferencia estadísticamente significativa en la incidencia de hipotensión que requería albúmina o fármacos vasoactivos entre los grupos. El estudio de Anand y colaboradores (Anand 1999) demostró una incidencia significativamente mayor desde el punto de vista estadístico de efectos adversos neurológicos (muerte, HIV de grado III-IV, LPV) en el grupo de midazolam en comparación con los otros grupos. Además, el meta análisis de los datos disponibles de dos estudios (Jacqz-Aigrain 1994, Anand 1999) demostró una duración significativamente mayor desde el punto de vista estadístico de la hospitalización en UCIN en el grupo de midazolam en comparación con el grupo placebo (diferencia de medias ponderada 5.4 días, IC 95%: 0.4 a 10.5). Los meta análisis de otros resultados secundarios no demostraron diferencias estadísticamente significativas entre los grupos de midazolam y placebo.

Conclusiones de los autores

Los datos disponibles son insuficientes para promover el uso de infusión de midazolam intravenoso como sedante para neonatos bajo cuidados intensivos. La revisión plantea inquietudes sobre la seguridad del midazolam en neonatos. Se necesitan investigaciones futuras sobre la efectividad y seguridad del midazolam en neonatos.

Compartir