Alimentación trófica para recién nacidos alimentados por vía parenteral

Revisión Cochrane por Tyson JE, Kennedy KA

Este documento debería citarse como: Tyson JE, Kennedy KA. Alimentación trófica para recién nacidos alimentados por vía parenteral. Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas 2007, Número 4, artículo n.º: CD000504. DOI: 10.1002/14651858.CD000504.pub2.

RESUMEN

Título:

Alimentación trófica para recién nacidos alimentados por vía parenteral

Antecedentes

Debido a la preocupación de que la alimentación puede aumentar el riesgo de enterocolitis necrosante, algunos neonatos de alto riesgo recibieron nutrición parenteral sin alimentación enteral durante períodos prolongados. El aporte de alimentación trófica (pequeñas cantidades de alimento administradas con la misma frecuencia durante al menos 5 días) durante este período de nutrición parenteral se desarrolló como una estrategia tendiente a mejorar la tolerancia a la alimentación y disminuir el tiempo necesario para alcanzar la alimentación completa. Solamente mediante estudios clínicos adecuados se puede comprobar si la alimentación trófica ofrece mejores resultados que la suspensión inicial de la alimentación o el aumento de la alimentación en forma progresiva.

Objetivos

1. Evaluar, en neonatos de alto riesgo que reciben alimentación parenteral, el efecto de la alimentación trófica en comparación con la ausencia de nutrición enteral en las medidas de tolerancia alimentaria y el resultado neonatal. 2. Evaluar, en neonatos de alto riesgo que reciben alimentación parenteral, el efecto de la alimentación trófica comparado con un régimen de alimentación inicial específico que incluye una mayor ingestión de nutrientes por vía enteral sobre medidas de tolerancia alimentaria y el resultado neonatal.

Estrategia de búsqueda

Se realizaron búsquedas en MEDLINE (de 1966 a junio de 2004), CINAHL (de 1982 a junio de 2004), el Registro Central Cochrane de Estudios Clínicos Controlados (CENTRAL, Biblioteca Cochrane, Número 3, 2004), resúmenes y actas de congresos, referencias en publicaciones pertinentes en idioma inglés y estudios identificados mediante la comunicación personal.

Criterios de selección

Se consideraron sólo estudios clínicos aleatorizados o cuasialeatorizados. Se incluyeron estudios clínicos que reclutaron neonatos de alto riesgo asignados aleatoriamente para recibir alimentación trófica (definida como alimentos diluidos o sin diluir con un aporte de < = 25 kcal/kg/días durante > = 5 días) en comparación con 1) ninguna nutrición enteral (ninguna alimentación o sólo agua) o 2) régimen específico de alimentación que incluye un mayor aporte enteral de leche de fórmula o materna que de alimentación trófica.

Recolección y análisis de datos

Los dos revisores llegaron a un consenso para la inclusión de los estudios clínicos. Los dos revisores extrajeron y evaluaron los datos de los resultados clínicos de forma independiente. Se estableció contacto con los autores cuando fue necesario y posible para que aclararan o proporcionaran datos faltantes. Los datos específicos que se necesitaban se solicitaron por escrito.

Resultados principales

1. Alimentación trófica versus ninguna alimentación (10 estudios clínicos): Entre los neonatos que recibieron alimentación trófica, hubo una reducción general de los días hasta alcanzar la alimentación completa (diferencia de medias ponderada [DMP] = -2.6 [límites de confianza del 95% = -4.1 a -1.0]), el total de días que se mantuvo la alimentación (DMP = -3.1 [-4.6; -1.6]) y la estancia hospitalaria total (DMP = -11.4 [-17.2; -5.7] en comparación con los neonatos que no recibieron nutrición enteral. Las pruebas de heterogeneidad fueron significativas para los análisis de días transcurridos hasta alcanzar la alimentación enteral completa, los días necesarios para recuperar el peso al nacer, los días de luminoterapia y la estancia hospitalaria. No hubo diferencias significativas en la enterocolitis necrosante, aunque los hallazgos no excluyen un efecto importante (riesgo relativo = 1.16 [0.75; 1.79]; diferencia de riesgo = 0.02 [-0.03; 0.06].2. Alimentación trófica versus alimentación gradual (un estudio clínico): los neonatos que recibieron alimentación trófica necesitaron más días para alcanzar la alimentación enteral completa (13.4 [8.2; 18.6]) y tuvieron una estancia hospitalaria más prolongada (11.0 [-1.4; 23.4]) que los neonatos que tuvieron una alimentación gradual. Con un total de sólo ocho casos de enterocolitis necrosante, la alimentación trófica se asoció con una reducción levemente significativa de enterocolitis necrosante (riesgo relativo = 0.14 [0.02; 1.07]; diferencia de riesgo = -0.09 [-0.16; -0.01].

Conclusiones de los autores

En ambas comparaciones, el grupo con un mayor aporte enteral (alimentación trófica en la primera comparación y alimentación gradual en la segunda comparación) requirió un tiempo significativamente menor para alcanzar la alimentación completa y tuvo una reducción significativa o casi significativa de la estancia hospitalaria. En ambas comparaciones, el grupo con un mayor aporte también tuvo una incidencia mayor de enterocolitis necrosante aunque la diferencia no fue estadísticamente significativa. El problema es mayor para el régimen de alimentación gradual. Aun cuando se comparó la alimentación trófica con la ausencia de alimentación, el riesgo relativo para la enterocolitis necrosante fue de 1.16 (0.75; 1.79), un hallazgo compatible con un aumento del 16% de los casos de enterocolitis necrosante y un número necesario para dañar de 50. Un aumento real de esta magnitud podría superar cualquier beneficio a corto o largo plazo de la alimentación trófica. Es más, el intervalo de confianza del 95% no excluye la posibilidad de que la alimentación trófica aumente los casos de enterocolitis necrosante cerca de un 79% con un número necesario para dañar de 17. Es difícil discernir si inicialmente se debería optar por la ausencia de alimentación, la alimentación trófica o la alimentación gradual debido a una variedad de motivos: la dificultad inherente a la evaluación de la alimentación enteral en neonatos de alto riesgo, el tamaño limitado de la muestra y las limitaciones metodológicas de la mayoría de los estudios hasta la fecha, la heterogeneidad inexplicable con respecto al número de resultados, el posible sesgo que puede afectar los hallazgos en los estudios sin cegamiento y el gran número de neonatos que se deben estudiar para evaluar el efecto sobre la enterocolitis necrosante. Se necesita uno o más estudios clínicos amplios, multicéntricos, de diseño adecuado para comparar estos métodos de alimentación temprana con respecto a resultados clínicos importantes. Una evaluación concluyente debería considerar los efectos en la tasa de supervivencia sin enterocolitis necrosante antes del alta de la unidad neonatal y también en la tasa de supervivencia sin un trastorno grave del neurodesarrollo o gastrointestinal a los >= 18 meses de edad.

Compartir