Contacto temprano piel a piel entre las madres y sus recién nacidos sanos

Revisión Cochrane de Moore ER, Anderson GC, Bergman N

Este documento debería citarse como: Moore ER, Anderson GC, Bergman N. Contacto temprano piel a piel entre las madres y sus recién nacidos sanos. Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas 2007, Número 4, artículo n.º: CD003519. DOI: 10.1002/14651858.CD003519.pub2.

RESUMEN

Título:

Contacto temprano piel a piel entre las madres y sus recién nacidos sanos

Antecedentes

La separación madre-neonato después del nacimiento es común en la cultura occidental. El contacto temprano piel a piel comienza idealmente al nacer y consiste en colocar al recién nacido desnudo cubierto con una manta templada sobre el pecho desnudo de la madre. Según la neurociencia de los mamíferos, el contacto íntimo inherente en este lugar (hábitat) evoca neurocomportamientos que aseguran el cumplimiento de las necesidades biológicas básicas. Este tiempo puede representar un "período sensible" a nivel psicofisiológico para programar comportamiento futuro.

Objetivos

Evaluar los efectos del contacto temprano piel a piel en la lactancia materna, la conducta y la adaptación psicológica en las díadas de madre-recién nacido.

Estrategia de búsqueda

Registro de estudios clínicos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Chilbirth Group) y del Grupo Cochrane de Neonatología (Cochrane Neonatal Group) (agosto de 2006), Registro Cochrane Central de Estudios Clínicos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (la Biblioteca Cochrane, Número 2, 2006), MEDLINE (1976 a 2006).

Criterios de selección

Estudios clínicos aleatorizados y cuasi aleatorizados que compararon el contacto temprano piel a piel con la atención hospitalaria habitual.

Recolección y análisis de datos

Evaluamos en forma independiente la calidad de los estudios clínicos y extrajimos los datos. Se estableció contacto con los autores cuando se necesitó información adicional.

Resultados principales

Se incluyeron 30 estudios con 1925 participantes (díadas madre-niño). Los datos de más de dos estudios estuvieron disponibles para solamente 8 de 64 medidas de resultados. Se observaron efectos positivos estadísticamente significativos del contacto temprano piel a piel en la lactancia a partir de uno a tres meses después del nacimiento (10 estudios clínicos; 552 participantes) (odds ratio [OR] 1.82; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1.08 a 3.07) y en la duración de la lactancia (siete estudios clínicos, 324 participantes) (diferencia de medias ponderada [DMP] 42.55; IC 95%: -1.69 a 86.79). Con el contacto temprano piel a piel se comprobó una cierta mejora de las puntuaciones globales con respecto al amor y el contacto afectivo materno durante la lactancia observada (cuatro estudios, 314 participantes) (diferencia de medias estandarizada [DME]: 0.52; IC 95%: 0.07 a 0.98) y a la conducta de apego materno (seis estudios clínicos; 396 participantes) (DME: 0.52; IC 95%: 0.31 a 0.72). Los neonatos expuestos al contacto piel a piel lloraron durante menos tiempo (un estudio; 44 participantes) (DMP: -8.01, IC 95% -8.98 a -7.04). Los neonatos prematuros tardíos tuvieron mejor estabilidad cardiorrespiratoria con el contacto temprano piel a piel (un estudio; 35 participantes) (DMP: 2.88, IC 95% 0.53 a 5.23). No se observaron efectos adversos.

Conclusiones de los autores

Las limitaciones incluyeron calidad metodológica, variaciones en la implementación de la intervención y variabilidad de los resultados. La intervención puede beneficiar los resultados de la lactancia materna, apego temprano madre-neonato, llanto infantil y estabilidad cardiorrespiratoria y aparentemente no tiene efectos negativos a corto o largo plazo. Se recomienda realizar más investigaciones. Para facilitar el metanálisis, en las investigaciones futuras deberían utilizarse medidas de resultado consistentes con aquellas en los estudios incluidos en esta revisión. Los informes publicados deberían indicar claramente si la intervención fue contacto piel a piel e incluir medias, desvíos estándar y valores exactos de probabilidad y datos para medir la dosis de intervención.

Compartir