Nonoxinol-9 para prevenir el contagio vaginal de la infección por VIH de hombres a mujeres

El nonoxinol-9 no protege a las mujeres de la adquisición de infección por VIH a través de las relaciones sexuales. De hecho, existe evidencia de que el nonoxinol-9 podría ser perjudicial al aumentar la frecuencia de lesiones genitales. Según la evidencia disponible, no se puede recomendar el uso de nonoxinol-9 en programas de prevención de VIH/SIDA.

Comentario de la BSR por Siegfried N

1. RESUMEN DE LA EVIDENCIA

Esta revisión, basada en cinco estudios clínicos aleatorizados controlados, determinó que el nonoxinol-9, un microbicida vaginal, no previene el contagio por vía vaginal del VIH en las mujeres por los hombres. Fue elevado el riesgo de incidencia de lesiones genitales, como por ejemplo, úlceras (riesgo relativo [RR]: 1.18; intervalo de confianza del 95% [IC 95%]: 1.02 a 1.36) en las mujeres que usaban nonoxinol-9 y fue estadísticamente significativo a nivel marginal.

Los autores realizaron una búsqueda extensa de una amplia variedad de bases de datos adecuadas. Intentaron incluir tanto estudios publicados como no publicados mediante la búsqueda de bases de datos de congresos y la consulta con los investigadores y organismos de financiamiento que trabajan en el tema. No obstante, se pudo mejorar el informe de la búsqueda al indicar la cantidad de resúmenes recuperados y el grado de superposición entre las bases de datos. Parece haber sido riguroso el proceso de extracción de datos en un intento por disminuir la cantidad de errores.

2. RELEVANCIA EN LUGARES DE ESCASOS RECURSOS

2.1. Magnitud del problema

El último informe de actualización de epidemias de ONUSIDA calcula que 42 millones de personas en el mundo están infectadas por VIH/SIDA (1), de las cuales la mitad son mujeres y 3.2 millones son niños menores de 15 años. Durante el año 2002, se calcula que 5 millones de personas fueron infectadas por VIH y 3.1 millones murieron a causa del SIDA. África subsahariana es, por una gran diferencia, la región más afectada con 29.4 millones de personas que viven con VIH/SIDA y 2.4 millones de africanos que murieron a causa del virus el año pasado.

En los cuatro países del sur de África, Botswana, Lesotho, Swazilandia y Zimbabwe, los índices de prevalencia nacional en los adultos superan el 30% (1). En Sudáfrica, el 25% de las embarazadas que concurren a los consultorios de salud pública para el control prenatal están infectadas por VIH (2). En la actualidad, el VIH/SIDA es responsable del 38% de los Años de vida perdidos (Years of Life Lost) y es el principal factor de contribución a los Años de vida ajustados por discapacidad (Disability-adjusted Life Years) entre hombres y mujeres sudafricanos (3).

Por causa de las considerables desigualdades sociales en el campo de la salud en Sudáfrica, el acceso a la atención de la salud es deficiente en muchas regiones. Sin la intervención, se calcula que el impacto proyectado de VIH/SIDA duplicará la carga de mortalidad prematura para el año 2010 (3). El Departamento Nacional de Salud de Sudáfrica (South African National Department of Health) anunció recientemente un programa por etapas de actividades de prevención y tratamiento que incluye la provisión de tratamiento antirretrovírico a las personas infectadas por VIH (4). El suministro de antirretrovíricos a las embarazadas para reducir la transmisión vertical de VIH/SIDA continuará como parte de este programa.

2.2. Aplicabilidad de los resultados

Cuatro de los cinco estudios clínicos incluidos fueron realizados en mujeres profesionales del sexo que trabajan en áreas de elevada prevalencia de VIH y, por lo tanto, se encuentran en alto riesgo de contagio del virus. Sin embargo, no existe una razón aparente que explique por qué los hallazgos de estos estudios clínicos no serían aplicables a mujeres que mantienen relaciones sexuales con menor frecuencia que las trabajadoras del sexo.

Los revisores advierten que no sería prudente generalizar los resultados del daño potencial, es decir, mayor riesgo de lesiones, a las mujeres que utilizan ocasionalmente nonoxinol-9 como espermicida con fines anticonceptivos y no como protección contra el VIH. El efecto nocivo del nonoxinol-9 en las úlceras genitales es sólo estadísticamente significativo a nivel marginal y las lesiones ocurren mayormente en la vulva, que se encuentra lejos de la zona donde se utiliza nonoxinol-9 para la anticoncepción.

Todos los estudios clínicos se realizaron en países en vías de desarrollo lo que de cierta forma avala la aplicabilidad de estos resultados en regiones de escasos recursos.

2.3 Implementación de la intervención

Sobre la base de la evidencia actual, no es posible promover el nonoxinol-9 para los programas de prevención del VIH/SIDA en ningún país.

Con el fin de implementar una intervención que abarque la promoción de un microbicida para la prevención del VIH, los trabajadores y planificadores de la salud deberán tener en cuenta temas relacionados con la seguridad, aceptación y facilidad de uso, costo e impacto en la función y el placer sexual.

3. INVESTIGACIÓN

A pesar del hallazgo que indica que el nonoxinol-9 no resulta efectivo en la prevención del contagio de VIH, la investigación primaria acerca de otros microbicidas en regiones de escasos recursos permanecerá como un objetivo importante de la investigación para la prevención del VIH. Dado que un microbicida efectivo permite a las mujeres tomar decisiones y tener un mayor control de los riesgos, se justifica la evaluación de otros microbicidas. Si se demuestra que los nuevos microbicidas resultan efectivos en la prevención de la transmisión del VIH, será fundamental realizar nuevos estudios de factibilidad, no sólo entre las profesionales del sexo pero también entre otras mujeres sexualmente activas.

En Sudáfrica, la Unidad de Investigación para la Prevención del VIH del Consejo de Investigación Médica (HIV Prevention Research Unit of the Medical Research Council) en colaboración con el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos (National Institutes of Health, USA) realiza un estudio clínico de microbicidas y estudios de factibilidad del uso de microbicidas entre las profesionales del sexo y sus parejas y clientes de sexo masculino (5). Un estudio adicional en colaboración con el Concejo de Población (Population Council) investiga la aceptación del gel vaginal, Carraguarda, entre hombres y mujeres infectados por VIH. El gel Carraguarda se vuelve más espeso una vez colocado en la vagina e inhibe el acceso del virus además de poseer propiedades antimicrobianas (5).

Si los resultados de estos estudios clínicos señalan un efecto protector del uso de microbicidas, podría ser enorme el impacto en la pandemia de VIH/SIDA. Se estimulará la realización de investigaciones en más estrategias de esa índole controladas por mujeres.

Fuentes de financiación: Centro Cochrane Sudafricano (South African Cochrane Centre), Consejo de Investigación Médica (Medical Research Council)

Agradecimientos: al Profesor Jimmy Volmik por sus comentarios sobre el documento y a Joy Oliver por su colaboración administrativa.

Referencias

  • Joint United Nations Programme on HIV/AIDS (UNAIDS) and World Health Organization (WHO). AIDS Epidemic Update 2002;UNAIDS, Geneva, December 2002.
  • Summary report: national HIV and syphilis sero-prevalence survey in South Africa 2001. Department of Health;2002.
  • Bradshaw D, Groenewald P, Laubscher R, Nannan N, Nojilana B, Norman R, Pieterse D, Schneider M. Initial burden of disease estimates for South Africa, 2000. Cape Town, Medical Research Council;March 2003.
  • Summary report of the joint health and treasury task team charged with examining treatment options to supplement comprehensive care for HIV/AIDS in the public health sector. South African Government online web site: (http://www.gov.za/reports/2003/ttr010803sum.pdf);Accessed on 15 January 2004.
  • Medical Research Council of South Africa. HIV prevention research unit. Current projects web site: http://www.mrc.ac.za/hiv/projects.htm;Accessed on 15 January 2004.

Este documento debería citarse como: Siegfried N. Nonoxinol-9 para prevenir el contagio vaginal de la infección por VIH de hombres a mujeres: Comentario de la BSR (última revisión: 25 de septiembre de 2003). La Biblioteca de Salud Reproductiva de la OMS; Ginebra: Organización Mundial de la Salud.

Compartir

Acerca del autor