Intervenciones para el tratamiento del dolor pélvico crónico en mujeres

Revisión Cochrane por Stones W, Cheong YC, Howard FM

Este documento debería citarse como: Stones W, Cheong YC, Howard FM. Intervenciones para el tratamiento del dolor pélvico crónico en mujeres. Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas 2007, Número 4, artículo n.º: CD000387. DOI: 10.1002/14651858.CD000387.

RESUMEN

Título:

Intervenciones para el tratamiento del dolor pélvico crónico en mujeres

Antecedentes

El dolor pélvico crónico es frecuente en las mujeres en edad reproductiva y de mayor edad y causa incapacidad física y molestias. A menudo, las investigaciones por laparoscopia no revelan la causa obvia del dolor. Como la fisiopatología del dolor pélvico crónico no se comprende con exactitud, el tratamiento suele resultar poco satisfactorio y se limita a aliviar los síntomas. En la actualidad, los principales abordajes para el tratamiento son el asesoramiento o la psicoterapia; la laparoscopia para confirmar la ausencia de patologías graves con el fin de tranquilizar a la paciente; la terapia con progestágenos como, por ejemplo, el acetato de medroxiprogesterona; y la cirugía para interrumpir las vías nerviosas.

Objetivos

Identificar y revisar los tratamientos para el dolor pélvico crónico en las mujeres. Esta revisión incluyó estudios de pacientes con diagnóstico de síndrome de congestión pélvica o adherencias, pero excluyó a aquéllas con dolor causado por i) endometriosis, ii) dismenorrea primaria (dolor menstrual), iii) enfermedad pélvica inflamatoria crónica y activa o iv) síndrome de colon irritable.

Estrategia de búsqueda

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado de estudios clínicos del Grupo Cochrane de Trastornos Menstruales y Subfertilidad (Cochrane Menstrual Disorders and Subfertility Group) (búsqueda realizada el 20 de enero de 2005), el Registro Central Cochrane de Estudios Clínicos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (la Biblioteca Cochrane [Cochrane Library] Número 1, 2005) y las listas de referencias de los artículos.

Criterios de selección

Estudios clínicos controlados aleatorizados (ECA) que incluían mujeres con dolor pélvico crónico. Los autores de la revisión estuvieron dispuestos a considerar estudios de cualquier tipo de intervención, a saber: tratamientos relacionados con el estilo de vida, tratamientos clínicos, físicos, quirúrgicos y psicológicos. Las medidas de resultado fueron escalas de puntaje de dolor, medidas de calidad de vida, análisis económicos y reacciones adversas.

Recolección y análisis de datos

Para cada estudio clínico incluido, se recopiló información que incluía el método de aleatorización, el ocultamiento de la asignación y el cegamiento. Dos autores de la revisión extrajeron los datos de manera independiente, con formularios diseñados de conformidad con las directivas Cochrane.

Resultados principales

Se identificaron diecinueve estudios, de los cuales catorce eran de calidad metodológica satisfactoria. Se excluyeron cinco estudios. El progestágeno (acetato de medroxiprogesterona) se asoció con una reducción del dolor durante el tratamiento, mientras que el goserelin produjo un beneficio más prolongado. El asesoramiento apoyado con ecografía se asoció con una reducción del dolor y una mejora en el estado de ánimo. El abordaje multidisciplinario fue beneficioso para algunas medidas de resultado. No se mostraron beneficios para la adhesiolisis (excepto cuando las adherencias eran graves), la ablación de nervios uterinos, la sertralina o el refuerzo fotográfico después de la laparoscopia. La terapia de escritura y la terapia con campos magnéticos estáticos mostraron ciertas pruebas de beneficio a corto plazo.

Conclusiones de los autores

El rango de intervenciones con efectividad demostrada para el dolor pélvico crónico continúa siendo limitado y las recomendaciones se basan en gran parte en estudios únicos. Dada la prevalencia y los costos de atención de la salud asociados con el dolor pélvico crónico en las mujeres, es imperativo realizar estudios clínicos controlados aleatorizados de otras intervenciones clínicas, quirúrgicas y psicológicas. El dolor pélvico crónico es frecuente en las mujeres en edad reproductiva y de mayor edad y causa incapacidad física y molestias, que generan costos significativos para los servicios de salud. Se sabe muy poco de la patogenia del dolor pélvico crónico. A menudo, las investigaciones por laparoscopia no revelan la causa obvia del dolor. Existen varias explicaciones posibles para el dolor pélvico crónico, incluido el síndrome de colon irritable no detectado y la sensibilización central del sistema nervioso. La hipótesis vascular sugiere que el dolor se origina por la presencia de venas pélvicas dilatadas en las que el flujo sanguíneo está marcadamente reducido. Como la fisiopatología del dolor pélvico crónico no se comprende con exactitud, el tratamiento suele resultar poco satisfactorio y se limita a aliviar los síntomas. En la actualidad, los principales abordajes para el tratamiento son el asesoramiento o la psicoterapia; la laparoscopia para confirmar la ausencia de patologías serias con el fin de tranquilizar a la paciente; la terapia con progestágenos como, por ejemplo, el acetato de medroxiprogesterona; y la cirugía para interrumpir las vías nerviosas.

Compartir