Anticonceptivos orales trifásicos versus monofásicos

Revisión Cochrane por Grimes DA, Lopez LM, Schulz KF, Van Vliet HAAM, Helmerhorst FM

Este documento debería citarse como: Grimes DA, Lopez LM, Schulz KF, Van Vliet HAAM, Helmerhorst FM. Anticonceptivos orales trifásicos versus monofásicos. Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas 2006, Número 3. Art. n.º: CD003553. DOI: 10.1002/14651858.CD003553.pub2.

RESUMEN

Título

Anticonceptivos orales trifásicos versus monofásicos

Antecedentes

Los efectos secundarios de las píldoras anticonceptivas orales dificultan el cumplimiento de los regímenes de dichos fámacos y el uso continuado. En la década de 1980, las estrategias para disminuir los efectos secundarios condujeron a la introducción de los anticonceptivos orales trifásicos. Se desconoce si los anticonceptivos trifásicos registran índices de embarazos no deseados más altos que las píldoras monofásicas. También se desconoce si las píldoras trifásicas controlan mejor el ciclo y tienen menos efectos secundarios que las píldoras monofásicas.

Objetivos

Comparar los anticonceptivos orales trifásicos con los anticonceptivos orales monofásicos en cuanto a eficacia, control del ciclo y interrupción definitiva por efectos secundarios.

Estrategia de búsqueda

Se realizaron búsquedas en las bases de datos electrónicas MEDLINE, EMBASE, POPLINE, LILACS y CENTRAL, así como en bases de datos de estudios clínicos (ClinicalTrials.gov e ICTRP). Además, se revisaron las listas de referencias de los artículos y capítulos de libros pertinentes. También se estableció contacto con los investigadores y las compañías farmacéuticas para identificar otros estudios clínicos que no se encontraron en la búsqueda.

Criterios de selección

Se incluyeron estudios clínicos controlados aleatorizados que compararan cualquier anticonceptivo oral trifásico con cualquier píldora monofásica utilizada para evitar el embarazo. Las intervenciones debían incluir al menos tres ciclos de tratamiento.

Recolección y análisis de datos

Se evaluaron los estudios hallados en las búsquedas bibliograficas con respecto a su posible inclusión y su calidad metodológica. Se estableció contacto con los autores de todos los estudios incluidos y de los estudios clínicos posiblemente aleatorizados para obtener información adicional sobre los métodos y los resultados estudiados. Se ingresaron los datos en RevMan 4.2 y se calcularon los odds ratios para conocer las medidas de resultado respecto de la eficacia, hemorragia intermitente, oligometrorragia, hemorragia de privación e interrupción.

Resultados principales

De 21 estudios clínicos incluidos, 18 evaluaron la efectividad anticonceptiva: No se encotraron diferencias significativas entre las preparaciones trifásicas y monofásicas. Varios estudios clínicos informaron patrones de sangrado favorables; es decir, menos oligometrorragia, hemorragia intermitente o amenorrea, en mujeres que utilizaban anticonceptivos orales trifásicos versus monofásicos. Sin embargo, en general no se pudo realizar el metanálisis debido a las diferencias en la medición y en el informe de los datos de trastorno del ciclo, así como a las diferencias en el tipo de progestágeno y las dosis de hormonas. No se hallaron diferencias significativas en la cantidad de mujeres que suspendieron en forma definitiva la utilización de los anticonceptivos debido a causas médicas, trastornos del ciclo, sangrado intermenstrual o eventos adversos.

Conclusiones de los autores

Las pruebas disponibles no son suficientes para determinar si los anticonceptivos orales trifásicos son diferentes de los monofásicos en cuanto a la efectividad, patrones de sangrado o las tasas de interrupción definitiva. Por lo tanto, se recomiendan las píldoras monofásicas como primera elección para las mujeres que comienzan a utilizar anticonceptivos orales. Se necesitan estudios clínicos controlados aleatorizados de gran tamaño y alta calidad que comparen los anticonceptivos orales trifásicos y monofásicos con el mismo tipo y dosis de progestágeno para determinar si las píldoras trifásicas son diferentes de las monofásicas. Los estudios futuros deben seguir las recomendaciones de la OMS en lo que respecta al registro de los patrones de hemorragia menstrual y las guías CONSORT para la escritura y publicación de estudios.

Compartir