Formulario Modelo de la OMS 2004
(2004; 543 páginas) Ver el documento en el formato PDF
Índice de contenido
Ver el documentoAbreviaciones
Ver el documentoIntroducción
Ver el documentoCambios en la Lista Modelo de Medicamentos Esenciales de la OMS
Abrir esta carpeta y ver su contenidoConsejo general a los prescriptores
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 1: Anestésicos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 2: Analgésicos, antipiréticos, antiinflamatorios no esteroides, antigotosos y fármacos antirreumáticos modificadores del curso de la enfermedad
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 3: Antialérgicos y fármacos utilizados en la anafilaxia
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 4: Antídotos y otras sustancias utilizadas en las intoxicaciones
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 5: Anticonvulsivos/ antiepilépticos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 6: Antiinfecciosos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 7: Antimigrañosos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 8: Antineoplásicos, inmunosupresores y fármacos utilizados en los cuidados paliativos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 9: Antiparkinsonianos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 10: Fármacos en hematología
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 11: Productos sanguíneos y sustitutos del plasma
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 12: Fármacos en patología cardiovascular
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 13: Fármacos en dermatología (tópicos)
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 14: Agentes de diagnóstico
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 15: Desinfectantes y antisépticos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 16: Diuréticos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 17: Fármacos en patología gastrointestinal
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 18: Hormonas y otros fármacos endocrinos y contraceptivos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 19: Productos en inmunología
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 20: Relajantes musculares (de acción periférica) e inhibidores de la colinesterasa
Cerrar esta carpetaSección 21: Preparados oftalmológicos
Ver el documento21.1 Antiinfecciosos
Ver el documento21.2 Antiinflamatorios
Ver el documento21.3 Anestésicos locales
Cerrar esta carpeta21.4 Antiglaucomatosos
Ver el documento21.4.1 Mióticos
Ver el documento21.4.2 Bloqueadores beta
Ver el documento21.4.3 Simpaticomiméticos
Ver el documento21.4.4 Inhibidores de la anhidrasa carbónica
Ver el documento21.5 Midriáticos y ciclopléjicos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 22: Fármacos en obstetricia
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 23: Solución de diálisis peritoneal
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 24: Psicofármacos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 25: Fármacos que actúan sobre las vías respiratorias
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 26: Soluciones correctoras de los trastornos hidroelectrolíticos y del equilibrio ácido-base
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 27: Vitaminas y minerales
Ver el documentoApéndice 1: Interacciones
Ver el documentoApéndice 2: Gestación
Ver el documentoApéndice 3: Lactancia
Ver el documentoApéndice 4: Alteración renal
Ver el documentoApéndice 5: Alteración hepática
 

21.4 Antiglaucomatosos

El glaucoma se asocia habitualmente a un aumento de la presión intraocular y al final lesiona el nervio óptico con resultado de ceguera. El aumento de la presión casi siempre es debido a una reducción de la salida de humor acuoso, la producción se mantiene constante. La situación más frecuente es el glaucoma de ángulo abierto crónico (glaucoma simple crónico), que se caracteriza por un aumento gradual de la presión intraocular y suele ser asintomática hasta muy avanzada. En cambio, el glaucoma de ángulo cerrado habitualmente se produce como una urgencia aguda que resulta de un aumento rápido de la presión intraocular; si se retrasa el tratamiento, puede evolucionar a glaucoma de ángulo cerrado crónico. La hipertensión intraocular se caracteriza por un aumento de la presión intraocular sin signos de lesión del nervio óptico.

Los fármacos utilizados en el tratamiento del glaucoma bajan la presión intraocular por diversos mecanismos, como la reducción de la secreción de humor acuoso por el cuerpo ciliar, o el aumento de la salida de humor acuoso por apertura de la red trabecular. Entre los antiglaucomatosos utilizados, se incluye la aplicación tópica de un bloqueador betaadrenérgico, un miótico, o un simpaticomimético como la epinefrina; la administración sistémica de un inhibidor de la anhidrasa carbónica se puede utilizar como adyuvante.

El timolol es un bloqueador beta-adrenérgico no selectivo que reduce la secreción de humor acuoso. Un bloqueador beta-adrenérgico habitualmente es el fármaco de elección para el tratamiento inicial y de mantenimiento del glaucoma de ángulo abierto crónico. Si se necesita reducir más la presión intraocular, se puede administrar un miótico, un simpaticomimético o un inhibidor de la anhidrasa carbónica, junto con el timolol. En el glaucoma de ángulo cerrado, el timolol se debe utilizar junto con un miótico; no se recomienda en monoterapia. Dado el riesgo de absorción sistémica, la administración de un bloqueador beta por vía oftálmica requiere precaución en algunas personas.

Un miótico como la pilocarpina, por su acción parasimpaticomimética, contrae el músculo esfinteriano del iris y el músculo ciliar, y abre la red trabecular. Se utiliza en el glaucoma de ángulo abierto crónico ya sea solo o bien, si se precisa, junto con un bloqueador beta, epinefrina o un inhibidor de la anhidrasa carbónica sistémico. La pilocarpina se administra con acetazolamida sistémica en un ataque agudo de glaucoma de ángulo cerrado previo a la cirugía; sin embargo, no se recomienda la pilocarpina después de la cirugía, a causa del riesgo de formación de sinequia posterior. La absorción sistémica de pilocarpina aplicada por vía tópica puede producir efectos adversos muscarínicos.

La epinefrina (adrenalina) es un simpaticomimético que puede reducir la velocidad de producción de humor acuoso y aumentar la salida a través de la red trabecular. La epinefrina se administra habitualmente junto con un miótico, un bloqueador beta o un inhibidor de la anhidrasa carbónica sistémico en el tratamiento del glaucoma de ángulo abierto crónico; sin embargo, dado que la epinefrina es también un midirático, está contraindicada en el glaucoma de ángulo cerrado excepto que se haya realizado una iridectomía.

La acetazolamida, al inhibir la anhidrasa carbónica en el ojo, reduce la producción de humor acuoso y reduce la presión intraocular. Se administra por vía sistémica como adyuvante en el glaucoma de ángulo abierto crónico que no responde al tratamiento con antiglaucomatosos aplicados por vía tópica. No se recomienda habitualmente el tratamiento prolongado con acetazolamida, pero si el tratamiento es necesario, se debe vigilar el recuento de células hemáticas y la concentración de electrolitos plasmáticos. La acetazolamida también se administra como parte del tratamiento urgente de un ataque agudo de glaucoma de ángulo cerrado; no obstante, no se recomienda en el glaucoma de ángulo cerrado crónico pues puede enmascarar el deterioro de la enfermedad.

Ir a la sección anterior
Ir a la siguiente sección
 
 
El Portal de Información - Medicamentos Esenciales y Productos de Salud de la OMS fue diseñado y es mantenido por la ONG Human Info. Última actualización: le 29 octubre 2018