Formulario Modelo de la OMS 2004
(2004; 543 páginas) Ver el documento en el formato PDF
Índice de contenido
Ver el documentoAbreviaciones
Ver el documentoIntroducción
Ver el documentoCambios en la Lista Modelo de Medicamentos Esenciales de la OMS
Abrir esta carpeta y ver su contenidoConsejo general a los prescriptores
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 1: Anestésicos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 2: Analgésicos, antipiréticos, antiinflamatorios no esteroides, antigotosos y fármacos antirreumáticos modificadores del curso de la enfermedad
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 3: Antialérgicos y fármacos utilizados en la anafilaxia
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 4: Antídotos y otras sustancias utilizadas en las intoxicaciones
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 5: Anticonvulsivos/ antiepilépticos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 6: Antiinfecciosos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 7: Antimigrañosos
Cerrar esta carpetaSección 8: Antineoplásicos, inmunosupresores y fármacos utilizados en los cuidados paliativos
Ver el documento8.1 Inmunosupresores
Ver el documento8.2 Citotóxicos (antineoplásicos)
Ver el documento8.3 Hormonas y antihormonas
Ver el documento8.4 Fármacos utilizados en los cuidados paliativos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 9: Antiparkinsonianos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 10: Fármacos en hematología
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 11: Productos sanguíneos y sustitutos del plasma
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 12: Fármacos en patología cardiovascular
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 13: Fármacos en dermatología (tópicos)
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 14: Agentes de diagnóstico
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 15: Desinfectantes y antisépticos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 16: Diuréticos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 17: Fármacos en patología gastrointestinal
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 18: Hormonas y otros fármacos endocrinos y contraceptivos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 19: Productos en inmunología
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 20: Relajantes musculares (de acción periférica) e inhibidores de la colinesterasa
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 21: Preparados oftalmológicos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 22: Fármacos en obstetricia
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 23: Solución de diálisis peritoneal
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 24: Psicofármacos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 25: Fármacos que actúan sobre las vías respiratorias
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 26: Soluciones correctoras de los trastornos hidroelectrolíticos y del equilibrio ácido-base
Abrir esta carpeta y ver su contenidoSección 27: Vitaminas y minerales
Ver el documentoApéndice 1: Interacciones
Ver el documentoApéndice 2: Gestación
Ver el documentoApéndice 3: Lactancia
Ver el documentoApéndice 4: Alteración renal
Ver el documentoApéndice 5: Alteración hepática
 

8.4 Fármacos utilizados en los cuidados paliativos

NOTA. El Comité de Expertos en Selección y Uso de Medicamentos Esenciales recomienda que se consideren esenciales todos los fármacos citados en Cancer Pain Relief: with a Guide to Opioid Availability, 2a edición. Ginebra: OMS 1996. Estos fármacos están incluidos en las secciones correspondientes de la Lista Modelo según su uso terapéutico, por ejemplo los analgésicos.

Los cuidados paliativos incluyen el alivio del dolor y de los síntomas como disnea, agitación y confusión, anorexia, estreñimiento, prurito, náusea y vómitos, e insomnio. Hay que animar a las autoridades sanitarias para que desarrollen sus propios servicios de cuidados paliativos.

El alivio del dolor se puede conseguir con fármacos y terapias neuroquirúrgicas, psicológicas y conductuales adaptadas a las necesidades individuales del paciente. Si se realizan de manera correcta, muchos pacientes con dolor oncológico pueden obtener un alivio eficaz. Es preferible tratar el dolor con una combinación de medidas farmacológicas y no farmacológicas. Algunos tipos de dolor responden bien a una combinación de un analgésico opiáceo y uno no opiáceo. Otros tipos de dolor mejoran con la combinación de un corticoide y un opiáceo. El dolor neuropático con frecuencia presenta una baja respuesta a los opiáceos y no opiáceos, pero se puede aliviar con antidepresivos tricíclicos y anticonvulsivos (véase después). Los pacientes con cáncer sufren con frecuencia ansiedad, y pueden padecer depresión. Los pacientes muy ansiosos o profundamente deprimidos pueden necesitar un fármaco psicotrópico adecuado además de un analgésico. Si no se tiene en cuenta este hecho, el dolor puede ser intratable.

En la mayoría de pacientes, el dolor oncológico puede ser aliviado con analgésicos:

por vía oral: si es posible, los analgésicos se deben administrar por vía oral. Los supositorios por vía rectal son útiles en pacientes con disfagia, vómitos intratables u obstrucción gastrointestinal. La infusión subcutánea continua es una vía alternativa.

a intervalos regulares: los analgésicos son más eficaces para prevenir el dolor que para aliviar un dolor establecido, por lo que las dosis se deben administrar a intervalos regulares y tituladas según el dolor del paciente; si el dolor aparece entre dosis, se recomienda administrar una dosis de rescate, y la siguiente dosis incrementada.

según la escala: el primer paso es administrar un analgésico no opiáceo como el ácido acetilsalicílico, paracetamol o ibuprofeno, si es necesario con un fármaco adyuvante. Si no se consigue un alivio del dolor, se añade un opiáceo para el dolor leve o moderado como la codeína. Cuando esta combinación no consigue aliviar el dolor, se debe sustituir por un opiáceo para el dolor moderado o grave como la morfina.

individualizado: no hay dosis estándar para los fármacos opiáceos. El intervalo para la morfina oral es desde 5 mg hasta más de 100 mg cada 4 horas.

con minuciosidad: la primera y la última dosis del día debe estar relacionada con el momento de levantarse y acostarse del paciente. Idealmente, se debe escribir toda la pauta farmacológica para el paciente y su familia. Hay que advertir al paciente sobre los posibles efectos adversos.


Fármacos para el dolor neuropático

El dolor neuropático suele responder a un antidepresivo tricíclico, como la amitriptilina (sección 24.2), o a un anticonvulsivo como la carbamacepina o el valproato sódico (ambos en la sección 5.1); la ketamina (sección 1.1.1.) o la lidocaína (sección 12.2) por infusión intravenosa pueden ser útiles en algunas circunstancias. El dolor neuropático responde sólo parcialmente a los opiáceos, pero éstos se pueden considerar una alternativa en caso de fracaso de otras opciones. Puede ser necesario un corticoide, sobre todo para reducir la presión y aliviar el dolor en caso de compresión nerviosa.

 

Ir a la sección anterior
Ir a la siguiente sección
 
 
El Portal de Información - Medicamentos Esenciales y Productos de Salud de la OMS fue diseñado y es mantenido por la ONG Human Info. Última actualización: le 29 octubre 2018