Modelo OMS de información sobre prescripción de medicamentos: Medicamentos utilizados en las enfermedades parasitarias - Segunda edición
(1996; 160 páginas) [English] [French] Ver el documento en el formato PDF
Índice de contenido
Ver el documentoPrefacio
Abrir esta carpeta y ver su contenidoProtozoos
Cerrar esta carpetaHelmintos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoInfecciones por cestodos (tenias)
Abrir esta carpeta y ver su contenidoInfecciones por nematodos intestinales
Ver el documentoInfecciones por nematodos tisulares
Abrir esta carpeta y ver su contenidoLoasis
Abrir esta carpeta y ver su contenidoFilariasis linfática
Abrir esta carpeta y ver su contenidoOncocercosis
Cerrar esta carpetaEsquistosomiasis
Ver el documentoPraziquantel
Ver el documentoMetrifonato
Ver el documentoOxamniquina
Abrir esta carpeta y ver su contenidoDistomas intestinales, hepáticos y pulmonares
Ver el documentoOtras publicaciones de la OMS sobre temas afines
Ver el documentoCubierta posterior
 

Esquistosomiasis

La esquistosomiasis es una enfermedad parasitaria de transmisión hídrida causada por varias especies de gusanos trematodos que afecta a unos 200 millones de habitantes de las regiones tropicales y subtropicales, donde constituye una amenaza para las personas que se bañan en aguas de los embalses y obras de regadío. Entre todas las enfermedades parasitarias, sólo el paludismo la supera en impacto socioeconómico.

Los miracidios que salen de los huevos puestos por los gusanos infectados penetran en diversas especies de caracoles acuáticos, en donde se transforman en cercarias capaces de desplazarse libremente en el agua y de atravesar la piel humana, con lo que completan el ciclo de transmisión. Las cercarias se transforman en gusanos adultos que maduran en los vasos sanguíneos de diferentes órganos, pero no se multiplican en el organismo. La distribución de estos gusanos varía según las especies, cada una de las cuales provoca una forma clínica distinta de la enfermedad.

Esquistosomiasis intestinal

Esta enfermedad, causada casi siempre por Schistosoma mansoni, es fuertemente endémica en las regiones tropicales de África, América el Sur y el Mediterráneo oriental. Los gusanos adultos se desarrollan en los vasos mesentéricos y portales, y las secuelas clínicas de la enfermedad están causadas sobre todo por los huevos que ponen los gusanos hembras. Muchos se eliminan en las heces, pero otros se instalan en el hígado y en el intestino grueso, donde provocan reacciones granulomatosas y fibróticas.

Las infecciones ligeras dan escasos signos clínicos, pero las crónicas y graves, caracterizadas por elevados recuentos de huevos en las heces, pueden originar una hipertensión portal que se manifiesta por hepatoesplenomegalia, varices esofágicas y ascitis. La formación de pólipos en el intestino grueso es una complicación rara en casi todas las regiones, pero no en Egipto, donde va acompañada de diarrea sanguinolenta crónica.

Las siguientes especies pueden causar cuadros análogos de infección intestinal:

S. japonicum, que se observa sobre todo en China, Filipinas e Indonesia, y provoca la esquistosomiasis intestinal oriental o asiática;

S. mekongi, que es endémico en Asia sudoriental;

S. intercalatum, que se encuentra en África central y occidental.

En el cerebro, las lesiones granulomatosas causadas por S. japonicum producen a veces epilepsias y signos neurológicos focales.

Esquistosomiasis urinaria

Esta enfermedad, causada por S. haematobium, es endémica en la región del Mediterráneo y en Africa. Los gusanos adultos se alojan en el plexo vesical y las hembras ponen huevos que pueden eliminarse por la orina o instalarse en la pared de la vejiga. La hematuria, que aumenta con la intensidad de la infección, se debe a lesiones ulcerosas y papilomatosas de la vejiga, mientras que la afectación de la parte inferior del uréter puede provocar una uropatía obstructiva crónica y, raras veces, insuficiencia renal. En algunas zonas, la especie S. haematobium es una importante causa de cáncer vesical.

Prevención1

1 Para más información, véase Control de la esquistosomiasis. Segundo informe del Comité de Expertos de la OMS. Ginebra, Organización Mundial de la Salud, 1993 (OMS, Serie de Informes Técnicos, N° 830).

Aunque se han hecho diversas tentativas de eliminar el molusco vector por métodos ambientales, químicos y biológicos, éstos resultan caros y sólo pueden aplicarse eficazmente a escala muy localizada. En cambio, la niclosamida sigue comportándose como un molusquicida eficaz en los sitios donde la transmisión es moderada y estacional.

Actualmente se está tratando de reducir la contaminación del agua por los esquistosomas mediante:

• la educación sanitaria de la comunidad;
• el suministro de agua potable por tuberías y la eliminación eficaz de las aguas residuales, y
• la quimioterapia.

Estos métodos pueden resultar muy eficaces cuando se coordinan en el marco de un programa de lucha institucionalizado.

Tratamiento1

1 Para más información, véase Control de la esquistosomiasis. Segundo informe del Comité de Expertos de la OMS. Ginebra, Organización Mundial de la Salud, 1993 (OMS, Serie de Informes Técnicos, N° 830).

Se debe tratar a todos los individuos con esquistosomiasis confirmada parasitológicamente con alguno de los tres medicamentos de que se dispone, tal como se describe a continuación.

Se ha recurrido a diversos enfoques operativos con el doble objetivo de:

• reducir la intensidad de las infecciones establecidas, y
• reducir la intensidad de la transmisión.

Los mejores resultados son los obtenidos mediante equipos móviles especializados que, en estrecha cooperación con el personal de atención primaria de salud, se esfuerzan por tratar a una elevada proporción de los sujetos infectados en una localidad en el menor tiempo posible, en particular hacia el final de la fase de transmisión.

Tratamiento selectivo

Consiste en tratar a todos los individuos infectados de una comunidad expuesta a todos los individuos expuestos a un riesgo particular. El proceso de selección se basa en lo siguiente:

• identificación y tratamiento de grupos de individuos particularmente expuestos, en especial niños (tratamiento selectivo de grupos), o

• análisis de las muestras de orina y/o heces obtenidas de cada individuo de un grupo o comunidad (quimioterapia selectiva de población), o

• una combinación de la evaluación del riesgo y del procedimiento analítico.

En general, el análisis consiste en un examen microscópico de orina o heces o en la detección de sangre en la orina visualmente y mediante tiras de papel reactivo. Las pruebas serológicas se utilizan sobre todo para el diagnóstico de casos individuales de infección en zonas no endémicas.

Tratamiento en masa

Se considera que el tratamiento de todos los miembros de una comunidad no es rentable a menos que haya indicaciones epidemiológicas fidedignas de que por lo menos el 75% de la población está infectado.

Selección de medicamentos

El praziquantel ha transformado el tratamiento de la esquistosomiasis, pues es eficaz, a menudo en dosis única, contra todas las variedades del parásito; por consiguiente, resulta especialmente útil en los casos de infección mixta que no responden bien a otros medicamentos. Además, se tolera sumamente bien y se presta al tratamiento comunitario en masa. Su empleo extensivo durante varios años no ha puesto de manifiesto ningún indicio de efectos adversos graves o de toxicidad a largo plazo y, por otra parte, tampoco se ha visto que tenga efectos mutagénicos o carcinogénicos en los animales de experimentación.

No obstante, siguen utilizándose mucho otros medicamentos más antiguos como el metrifonato compuesto menos caro, que es activo contra S. haematobium, y la oxamniquina, que actúa eficazmente contra S. mansoni.

Los antimoniales, la hicantona y el niridazol han sido abandonados en gran parte por su mayor toxicidad.

Ir a la sección anterior
Ir a la siguiente sección
 
 
El Portal de Información - Medicamentos Esenciales y Productos de Salud de la OMS fue diseñado y es mantenido por la ONG Human Info. Última actualización: le 29 octubre 2018