Modelo OMS de información sobre prescripción de medicamentos: Medicamentos utilizados en las enfermedades parasitarias - Segunda edición
(1996; 160 páginas) [English] [French] Ver el documento en el formato PDF
Índice de contenido
Ver el documentoPrefacio
Cerrar esta carpetaProtozoos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoAmibiasis y giardiasis
Ver el documentoBabesiosis
Ver el documentoAmibas de vida autónoma
Abrir esta carpeta y ver su contenidoLeishmaniasis
Abrir esta carpeta y ver su contenidoPaludismo
Ver el documentoInfecciones intestinales diversas
Abrir esta carpeta y ver su contenidoNeumocistosis
Abrir esta carpeta y ver su contenidoToxoplasmosis
Abrir esta carpeta y ver su contenidoTricomoniasis
Cerrar esta carpetaTripanosomiasis africana
Ver el documentoPentamidina
Ver el documentoSuramina sódica
Ver el documentoMelarsoprol
Ver el documentoEflornitina
Abrir esta carpeta y ver su contenidoTripanosomiasis americana
Abrir esta carpeta y ver su contenidoHelmintos
Ver el documentoOtras publicaciones de la OMS sobre temas afines
Ver el documentoCubierta posterior
 

Suramina sódica

Grupo: agente antiprotozoario
Polvo para inyecciones, 1 g en viales

Información general

Derivado complejo de la urea con actividad antiprotozoaria que se utiliza también en el tratamiento de la oncocercosis.

Penetra en el espacio extracelular pero no atraviesa la barrera hematoencefálica. Al formar complejos estables con las proteínas, la suramina no se absorbe en el tracto gastrointestinal y debe administrarse por inyección intravenosa. Se disocia lentamente de las proteínas del plasma y puede encontrarse sin transformar en la orina hasta tres meses después de la última dosis.

Información clínica

Aplicaciones

Tratamiento de la tripanosomiasis africana por T. b. gambiense y rhodesiense con miras a:

• lograr la curación radical en la fase hemolinfática de la enfermedad, o

• eliminar los tripanosomas de la sangre y de la linfa antes de proceder al tratamiento con melarsoprol.

Dosificación y administración

Todas las dosis deben administrarse por inyección intravenosa lenta de una solución acuosa al 10% en “agua para inyección”. La primera inyección requiere especial cuidado.

Para adultos y niños indistintamente.

En el cuadro adjunto se indican en mg/kg las dosis recomendadas para el tratamiento curativo radical (A) y para la administración previa al tratamiento con melarsoprol (B).

 

Día

Tratamiento

1

3

5

11

17

23

30

A

5

10

20

20

20

20

20

B

5

10

20

       

Contraindicaciones y precauciones

La suramina debe administrarse siempre bajo supervisión médica, en un hospital o centro terapéutico especializado. Antes de iniciar la administración hay que mejorar todo lo posible el estado general del enfermo y durante todo el tratamiento habrá que aportar a éste una cantidad suficiente de comida y líquido. A los pacientes que sufran una reacción anafiláctica tras la primera inyección no se les volverá a administrar nunca suramina. Tampoco debe administrarse este producto a los ancianos, las personas enfermizas o los sujetos con una enfermedad hepática o renal grave, que pueden no ser suficientemente fuertes para soportar los efectos.

Antes de iniciarse el tratamiento y todas las semanas mientras éste continúe debe hacerse un análisis de orina. Una proteinuria moderada sugiere la necesidad de reducir la dosis, pero una proteinuria intensa acompañada de eliminación de cilindros obliga a suspender inmediatamente el tratamiento.

Empleo en el embarazo

A las embarazadas con tripanosomiasis por T. b. rhodesiense debe administrarse suramina incluso aunque presenten signos de afectación meningoencefalítica, porque el melarsoprol no debe utilizarse antes del parto.

Efectos adversos

Entre los efectos tóxicos directos que obligan a suspender inmediatamente el tratamiento figuran ciertos casos raros de colapso, que puede llegar a ser mortal durante la primera inyección, proteinuria intensa, ulceración de la mucosa de la boca, dermatitis exfoliativa, diarrea grave, fiebre alta prolongada y postración. Entre otros síntomas menores pero frecuentes, cabe mencionar cansancio, anorexia, malestar, poliuria, sed intensa y dolor a la presión en las palmas de las manos y las plantas de los pies.

Conservación

El polvo de suramina para inyecciones debe conservarse en recipientes bien cerrados, al abrigo de la luz.

Ir a la sección anterior
Ir a la siguiente sección
 
 
El Portal de Información - Medicamentos Esenciales y Productos de Salud de la OMS fue diseñado y es mantenido por la ONG Human Info. Última actualización: le 29 octubre 2018