Modelo OMS de información sobre prescripción de medicamentos: Medicamentos utilizados en las enfermedades cutáneas
(1999; 132 páginas) [English] [French] Ver el documento en el formato PDF
Índice de contenido
Ver el documentoPrefacio
Ver el documentoIntroducción
Abrir esta carpeta y ver su contenidoParasitosis
Abrir esta carpeta y ver su contenidoMordeduras y picaduras de insectos y arácnidos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoMicosis superficiales
Abrir esta carpeta y ver su contenidoMicosis subcutáneas
Abrir esta carpeta y ver su contenidoInfecciones bacterianas
Abrir esta carpeta y ver su contenidoInfecciones víricas
Abrir esta carpeta y ver su contenidoDermopatías eccematosas
Abrir esta carpeta y ver su contenidoDermopatías descamativas
Abrir esta carpeta y ver su contenidoDermopatías papuloescamosas
Ver el documentoReacciones cutáneas de origen medicamentoso
Abrir esta carpeta y ver su contenidoTrastornos pigmentarios
Abrir esta carpeta y ver su contenidoLesiones premalignas y tumores malignos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoFotodermatosis
Abrir esta carpeta y ver su contenidoDermatosis ampollosas
Ver el documentoAlopecia circunscrita (alopecia areata)
Ver el documentoUrticaria
Abrir esta carpeta y ver su contenidoDermopatías infantiles
Ver el documentoAcné vulgar
Ver el documentoPrurito
Ver el documentoÚlceras tropicales
Abrir esta carpeta y ver su contenidoAntimicrobianos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoAntifúngicos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoAntisépticos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoQueratoplásticos y queratolíticos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoEscabicidas y pediculicidas
Cerrar esta carpetaAntiinflamatorios y antipruriginosos1
Ver el documentoBetametasona
Ver el documentoLoción de calamina
Ver el documentoHidrocortisona
Ver el documentoPrednisolona
Abrir esta carpeta y ver su contenidoAntialérgicos y antianafilácticos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoFiltros solares
Abrir esta carpeta y ver su contenidoOtros fármacos
Abrir esta carpeta y ver su contenidoAnexo
Ver el documentoOtras publicaciones de la OMS sobre temas afines
Ver el documentoCubierta posterior
 

Prednisolona

Comprimidos de 5 mg

Polvo para administración parenteral, 10 mg y 25 mg (en forma de fosfato sódico o succinato sódico) en viales

Información general

La prednisolona es un glucocorticoide sintético con ligera actividad mineralo-corticoidea. Sus efectos terapéuticos se deben a su capacidad para inhibir la acumulación de macrófagos, disminuir la permeabilidad de la pared capilar, inhibir la proliferación fibroblástica e inhibir el depósito de colágeno. Se absorbe bien en el tubo digestivo y se fija ampliamente a las proteínas plasmáticas; su semivida plasmática es de unas 8 horas.

Información clínica

Aplicaciones

Tratamiento de:

• Pénfigo y penfigoide ampolloso.

• Dermatitis exfoliativa.

• Dermatitis atópica grave y dermatitis grave por contacto.

• Liquen plano grave.

Posología y administración

Todas las dosis indicadas son adecuadas para los adultos y los niños. Debe utilizarse en cada caso la dosis mínima eficaz; es decir, la menor dosis capaz de producir una respuesta clínica aceptable. La pauta posológica dependerá de la enfermedad, su gravedad y la respuesta individual al tratamiento. La administración de una sola dosis diaria, por la mañana, permite disminuir la intensidad de los efectos secundarios.

Pénfigo y penfigoide ampolloso:

Se comienza el tratamiento con una dosis inicial de 1-2 mg/kg diarios. Si no se aprecia una respuesta rápida, la dosis puede aumentarse paulatinamente hasta 5 mg/kg diarios. Una vez estabilizada la enfermedad, la dosis puede reducirse gradualmente hasta la dosis mínima eficaz para mantener la remisión.

Dermatitis exfoliativa, liquen plano grave, dermatitis atópica grave y dermatitis grave por contacto:

En estas afecciones suele ser suficiente con una dosis de 10 a 30 mg diarios. En las dermatitis por contacto, la prednisolona oral puede administrarse en dosis progresivamente menores durante un período de dos semanas.

Durante el tratamiento prolongado, puede ser necesario aumentar la dosis temporalmente en períodos de tensión o cuando la enfermedad se reagudiza.

El tratamiento debe retirarse de forma gradual para evitar el riesgo de insuficiencia corticosuprarrenal. Tras un tratamiento prolongado, este descenso paulatino de la dosis debe hacerse en ocasiones con reducciones de tan sólo 1 mg al mes.

Contraindicaciones

• Antecedentes de hipersensibilidad a los corticosteroides.

• Infecciones activas de origen bacteriano, vírico o fúngico (a no ser en casos de absoluta necesidad).

Precauciones

Los pacientes deben ser conscientes de la importancia de atenerse estrictamente a las instrucciones posológicas impartidas por el médico.

Los pacientes sometidos a tratamiento prolongado con prednisolona deben estar sujetos a estrecha vigilancia médica, con determinación periódica del peso, la tensión arterial, el equilibrio hidroelectrolítico y la glucemia. La aparición de dolores óseos y, muy especialmente, dorsalgias o lumbalgias, puede ser un dato indicativo de osteoporosis.

La respuesta del eje hipófiso-suprarrenal a las tensiones disminuye y puede permanecer inhibida hasta bastantes meses después de haber suspendido la prednisolona. Si se produce una infección durante este período, puede ser necesario reintroducir temporalmente el tratamiento con prednisolona.

Si fuera preciso intervenir quirúrgicamente de urgencia a un paciente en tratamiento prolongado con prednisolona o recientemente tratado con prednisolona a largo plazo, debe administrarse hidrocortisona parenteral de acuerdo con la siguiente pauta:

• 200 mg i.m. con la medicación pre-anestésica.

• 100 mg en 500 ml de solución salina, en infusión i.v. durante la intervención.

• 100 mg i.m. cada 6 horas durante 72 horas.

Para las intervenciones quirúrgicas menores, basta con administrar 100 mg i.m. de hidrocortisona poco antes de la intervención y otros 100 mg i.m. después de la intervención.

Los corticosteroides sistémicos deben reservarse para las afecciones graves en los pacientes con diabetes, tuberculosis, úlcera gastroduodenal, hipertensión arterial, glaucoma, epilepsia, antecedentes psiquiátricos o psoriasis. Los pacientes con antecedentes de tuberculosis deben recibir quimioprofilaxis antituberculosa en caso de tratamiento prolongado con corticosteroides sistémicos.

Los niños en tratamiento corticosteroideo deben recibir un suero gammaglobulínico si están expuestos a infecciones víricas infantiles para las que carecen aún de inmunidad. Nunca deben recibir vacunas elaboradas con virus vivos. En los niños sometidos a tratamiento prolongado durante más de 6 meses deben utilizarse pautas intermitentes, con el fin de disminuir en lo posible el riesgo de retraso en el crecimiento.

Empleo en el embarazo

Los preparados con corticosteroides sistémicos no deben utilizarse durante el embarazo a menos que la necesidad terapéutica de la madre supere el riesgo de lesiones para el feto. Se han descrito alteraciones del desarrollo de las glándulas suprarrenales, hendidura del paladar y otras anomalías fetales, especialmente con los compuestos fluorados. Debe utilizarse siempre la mínima dosis posible.

Efectos adversos

Los efectos secundarios dependen de la dosis y la duración del tratamiento.

Las dosis superiores a 20 mg diarios tienen efectos inmunodepresores. Sin el tratamiento adecuado, las infecciones contraídas durante el tratamiento pueden ser mortales. Puede reactivarse una antigua tuberculosis inactiva.

El tratamiento prolongado con dosis superiores a las necesidades fisiológicas habituales (en torno a los 10 mg diarios) pueden provocar los siguientes problemas:

• Retraso del crecimiento en los niños; puede evitarse con la administración de corticotrofina o recurriendo a pautas intermitentes de tratamiento en días alternos.

• Signos de hipercorticismo (síndrome de Cushing): cara de luna llena, acné, equimosis y hematomas, estrías abdominales, obesidad centrípeta, debilidad muscular, hipertensión arterial y, en las mujeres, amenorrea e hirsutismo.

• Osteoporosis vertebral y aplastamientos vertebrales; puede retrasarse su aparición mediante la administración de suplementos de calcio y pequeñas dosis de vitamina D.

• Osteonecrosis aséptica, que afecta especialmente a la cabeza del fémur.

• En el ojo, cataratas subcapsulares y glaucoma.

• Úlcera gastroduodenal.

• Diabetes sacarina.

• Depresión y psicosis, con riesgo de suicidio.

• Hipertensión endocraneal y convulsiones, sobre todo en los niños.

• Hipercoagulabilidad sanguínea.

• Cicatrización lenta.

• Miopatía, caracterizada por debilidad de los músculos proximales de las extremidades.

La suspensión brusca del tratamiento corticosteroideo sistémico puede provocar una reagudización grave de la psoriasis.

Interacciones

Los inductores enzimáticos, como el fenobarbital, la fenitoína o la rifampicina, pueden acelerar el metabolismo de la prednisolona.

La prednisolona, por su parte, puede alterar la respuesta a los anticoagulantes orales; lo más habitual es que provoque una inhibición, aunque se han descrito también casos aislados de potenciación.

La administración simultánea de ácido acetilsalicílico u otros antiinflamatorios no esteroides puede aumentar el riesgo de úlcera gastroduodenal.

La administración simultánea de diuréticos que inhiben la reabsorción de potasio aumenta el riesgo de hipopotasemia.

Sobredosificación

Es poco probable que una sobredosis aislada provoque complicaciones peligrosas.

Las medidas sintomáticas resultan esenciales en el tratamiento de los efectos adversos del tratamiento prolongado.

Conservación

Los comprimidos de prednisolona deben conservarse en recipientes bien cerrados. Los viales, que no se pueden congelar, deben protegerse de la luz.

Ir a la sección anterior
Ir a la siguiente sección
 
 
El Portal de Información - Medicamentos Esenciales y Productos de Salud de la OMS fue diseñado y es mantenido por la ONG Human Info. Última actualización: le 5 noviembre 2014