Situación reglamentaria de los medicamentos herbarios - Una reseña mundial
(2000; 60 páginas) [English] [French] View the PDF document
Table of Contents
View the documentAGRADECIMIENTOS
View the documentPREFACIO
Open this folder and view contentsI. INTRODUCCIÓN
Close this folderII. SITUACIÓN REGLAMENTARIA
Open this folder and view contentsÁfrica
Open this folder and view contentsLas Américas
Open this folder and view contentsMediterráneo Oriental
Open this folder and view contentsEuropa
Open this folder and view contentsAsia Sudoriental
Close this folderPacífico Occidental
View the documentAustralia
View the documentFiji
View the documentFilipinas
View the documentJapón
View the documentMalasia
View the documentMongolia
View the documentNueva Zelandia
View the documentRepública de Corea
View the documentRepública Popular de China
View the documentSingapur
View the documentVietnam
View the documentIII. CONCLUSIÓN
View the documentIV. REFERENCES
 

Filipinas

El cultivo y el uso de las plantas medicinales en las Filipinas se remontan a la época prehispana y los estudios empezaron en el siglo XVI, principalmente escritos por misioneros españoles. En el libro del Dr. Pardo de Tavera, "Plantas Medicinales de las Filipinas", publicado en 1892, se presenta información completa y muy útil sobre el tratamiento de las enfermedades. El primer mandato oficial en años recientes que reconoció la utilidad de las plantas medicinales ha sido la Carta de Instrucción, expedida por el Departamento de Educación en 1973, en la cual se alienta a que las escuelas públicas incluyan plantas medicinales en la educación de la salud.

En la historia, los curanderos tradicionales (herbolarios) fueron los primeros que recomendaron el uso de los preparativos de plantas. Ahora, en especial en las zonas rurales donde nunca se ha abandonado el uso de plantas para dolencias comunes, estas experiencias de los programas comunitarios de salud han sido muy alentadoras. Se ha demostrado en varios estudios que las personas que viven en zonas rurales tienden a usar más medicamentos herbarios tradicionales que medicamentos occidentales en comparación con las personas que viven en zonas urbanas [140].

Condición jurídica

La reglamentación y el control de los productos herbarios, ya sean alimentos o medicamentos, están a cargo de la Oficina de Alimentos y Medicamentos (BFAD) del Departamento de Salud. Dos órdenes administrativas, emitidas en 1982 y 1984, requieren que todos los medicamentos tradicionales tanto locales como importados cumplan con los requisitos de registro y control de calidad. Una lista oficial de los productos tradicionales tuvo que establecerse según estas órdenes. Entre los requisitos de control de calidad figuran las pruebas para detectar la presencia de fármacos sintéticos (especialmente analgésicos, anabólicos, corticosteroides, hormonas), metales pesados, contenido de alcohol e impurezas. Se necesitan pruebas para las formas galénicas así como pruebas microbianas y datos de estabilidad.

No existe un sistema de monitoreo para la importación y exportación de productos de plantas medicinales. Los productos importados pueden venderse en tiendas de venta de medicamentos chinos. Ha proliferado la fabricación en pequeñas comunidades de plantas medicinales en bolsas de té, cápsulas o jarabes, pero no se ha aplicado ninguna reglamentación o control. Se considera muy importante que el sistema médico tradicional se mantenga diferenciado de la medicina occidental, pero podría complementarla. Por consiguiente, el uso de los medicamentos herbarios inocuos y eficaces debe promoverse con eficacia pero sin esperanzas ni expectativas falsas [140].

En 1987, se adoptó la Política Farmacéutica Nacional, que recalcaba la garantía de la calidad y el uso racional de medicamentos. Desde entonces, se han adoptado 10 políticas, de las cuales una trataba la investigación sobre los métodos de cura tradicional y el fomento del uso de plantas medicinales [140].

En octubre de 1995, el Secretario de Salud firmó la Circular 168-A del Departamento de Salud (DS), la cual enumera las plantas medicinales herbarias que están siendo estudiadas, utilizadas y promovidas por el DS para servir de medicamentos alternativos inocuos y eficaces en el sistema de prestación de asistencia sanitaria. La lista incluye 10 plantas medicinales y 70 plantas científicamente validadas que actualmente están siendo objeto de estudios adicionales por parte de los investigadores del gobierno [127].

to previous section
to next section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: October 7, 2014