Globalización y acceso a los medicamentos. Perspectivas sobre el Acuerdo ADPIC/OMC - Serie "Economía de la salud y medicamentos", No. 07 (Segunda edición)
(1999; 129 páginas) [English] [French] View the PDF document
Table of Contents
View the documentNota de agradecimiento
View the documentAbreviaturas y siglas
Open this folder and view contentsPrimera parte: Globalización y acceso a los medicamentos - Implicaciones del Acuerdo de la OMC sobre los ADPIC
Close this folderSegunda parte: Presentaciones ante el grupo de trabajo especial del Consejo Ejecutivo sobre la Estrategia Revisada en materia de Medicamentos reunido en Ginebra el 13 de octubre de 1998
View the document1. Discurso de la Directora General de la OMS, Dra. Gro Harlem Brundtland
View the document2. Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI)
Open this folder and view contents3. Organización Mundial del Comercio (OMC)
View the document4. South Centre
View the document5. Acción Internacional para la Salud (AIS)
View the document6. Federación Internacional de la Industria del Medicamento (FIIM)
View the document7. International Generic Pharmaceutical Alliance (IGPA)
View the documentOtros documentos de la Serie “Economía de la Salud y Medicamentos”
View the documentCubierta Posterior
 

5. Acción Internacional para la Salud (AIS)

Portavoz: Zafar Mirza

La globalización y los productos farmacéuticos: implicaciones para las políticas de salud pública

Acción Internacional para la Salud (AIS) cree que la liberalización del comercio mundial, o globalización, puede tener y tiene efectos negativos sobre la salud pública, sobre todo en los países en desarrollo. La globalización es promovida y protegida por una panoplia de acuerdos comerciales internacionales, notablemente por la Ronda Uruguay del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), que se está aplicando bajo los auspicios de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Se espera que en los próximos años se adhieran a la OMC la mayoría de los países, si no todos. La adopción del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) del GATT encierra consecuencias significativas para los productos farmacéuticos.

Es cierto que los intereses comerciales de las compañías farmacéuticas pueden complementar los objetivos de la salud pública. Pero no menos importante es que también pueden entrar en conflicto con ellos. AIS cree que los gobiernos nacionales deben conservar la capacidad de reglamentar el comercio con miras al interés público. AIS cree también que a la OMS le corresponde un importante papel de ayuda a los países a observar los acuerdos comerciales y a la vez proteger la salud pública, y de asesoría permanente a la OMC en cuestiones de salud, sobre todo en lo que atañe a la solución de diferencias comerciales.

Principios de salud pública de AIS relativos a la protección de la propiedad intelectual

• La protección de la propiedad intelectual se concede para el desarrollo de un producto o procedimiento, de suerte que incentive a poner dicho producto o procedimiento al alcance del público.

• Una patente no es un derecho absoluto ni un fin en sí; la salud pública es un fin en sí.

• La protección de la propiedad intelectual en los productos farmacéuticos debería siempre promover la salud pública y ser compatible con sus objetivos.

• Los objetivos de la salud pública y los intereses comerciales de las compañías a veces coinciden y a veces divergen. No son idénticos. Cuando entran en colisión, los gobiernos deberían ser siempre capaces de optar por la salud pública como una razón legítima de limitar o condicionar los intereses y derechos comerciales.

Implicaciones de los acuerdos comerciales para la salud pública

• Las patentes que conducen al encarecimiento de los medicamentos restringen el acceso.

La protección por patente hace aumentar la probabilidad de que el producto patentado se encarezca, sobre todo si la competencia es limitada. Los datos de precios indican también que las compañías farmacéuticas a menudo fijan sus precios con arreglo a lo que el mercado puede soportar, y no para recuperar los costos de desarrollo y obtener unos beneficios razonables. Los datos de precios, en fin, demuestran claramente que el precio de un medicamento patentado experimenta una caída rápida y sustancial (30%) cuando la patente expira y sale al mercado un equivalente genérico. Además, el precio es un determinante importante del acceso a los medicamentos necesarios. Cada vez que una patente permite a una compañía situar el precio de un medicamento por encima del alcance de quienes lo necesitan, la salud pública se resiente.

• Los acuerdos comerciales no promueven la I+D sobre enfermedades comunes en los países en desarrollo.

Uno de los principales argumentos que se aducen en pro de patentes fuertes es que son necesarias para la I+D. Sin embargo, en los países en desarrollo el 75% de la población mundial consume sólo un 14% de la oferta mundial de medicamentos. Un 15% de la población, en los países industrializados, consume el 86%. Las políticas de librecambio y los acuerdos comerciales no están afrontando el evidente fallo del mercado en cuanto a desarrollar y comercializar medicamentos asequibles para las enfermedades que están más extendidas en las regiones pobres, como la tuberculosis, el paludismo y el VIH/SIDA.

• Los acuerdos comerciales refuerzan las justificaciones del secreto comercial abusivo, en detrimento de la transparencia y de la reglamentación farmacéutica.

La relación positiva entre el uso racional de los medicamentos y la salud pública está clara, como también lo está la relación entre el acceso a una información adecuada sobre los medicamentos y su uso racional. Por lo tanto, es preocupante que el Acuerdo sobre los ADPIC se haya empleado recientemente para sostener que el acceso a los datos íntegros de las pruebas clínicas vulneraría los derechos de propiedad intelectual del solicitante de una autorización de comercialización.

Estrategias para observar los acuerdos comerciales protegiendo la salud pública

En los debates sobre los acuerdos comerciales y la salud pública es muy importante no perder de vista las siguientes realidades: 1) los países tienen elección sobre distintas maneras de observar los acuerdos; 2) tienen el derecho de orientar su observancia con arreglo a sus intereses propios, que pueden entrar en conflicto con los intereses de otros países o de compañías sin ser ilegales para la OMC; y 3) la OMS tiene la responsabilidad de proporcionar a los Estados Miembros asistencia técnica, información y recomendaciones para la mejor protección y promoción de la salud para todos, y ello incluye tratar de las implicaciones para la salud pública que encierran las políticas, la legislación, las reglamentaciones y los acuerdos comerciales.

Además, la OMC sólo tiene tres años de edad. Los países están todavía en el proceso de adhesión, entre ellos muchos países en desarrollo. Deben poder contar con una orientación técnica imparcial sobre cómo aplicar el Acuerdo sobre los ADPIC. El número de litigios planteados a propósito de cuestiones de salud pública es todavía reducido. En esos casos, la OMC necesita el consejo imparcial de expertos en salud pública.

Recomendaciones a nivel nacional

• Desarrollar políticas farmacéuticas nacionales efectivas y promover la adopción de listas de medicamentos esenciales.

Un notable estudio de los precios internacionales de los medicamentos llevado a cabo en la década de los ochenta puso de manifiesto que la existencia de una buena política farmacéutica nacional era un factor importante para abaratar los medicamentos. Además, los países que adopten listas de medicamentos esenciales tendrán un mecanismo para determinar qué medicamentos se necesitan en función de la morbilidad del país, y podrán fundamentar las aprobaciones y/o contrataciones públicas en consideraciones de necesidad, eficacia y precio.

• Utilizar licencias obligatorias para lograr objetivos de salud pública.

En virtud del Acuerdo sobre los ADPIC, los países Miembros tienen el derecho de expedir licencias obligatorias sobre patentes por diversas razones de interés público (por ejemplo, abaratar los medicamentos esenciales), a reserva de varias salvaguardias y limitaciones.

• Permitir las importaciones paralelas de productos farmacéuticos.

El librecambio mundial debería incluir el derecho de comprar en todo el mundo a los mejores precios. Las importaciones paralelas son particularmente importantes para las economías más pequeñas, que sufren los inconvenientes de una competencia insuficiente. Allí donde han sido autorizadas se ha demostrado que son eficaces para reducir los precios de los medicamentos. Un estudio del precio de los medicamentos contra el VIH en el Reino Unido revela que las importaciones paralelas ofrecen un ahorro medio del 41% sobre el precio de catálogo y un ahorro del 30% sobre el mejor precio de contratación.

• Asegurar que la protección de marca no interfiera en las políticas de salud pública.

La protección de los derechos de marca no debería interferir en políticas razonables de salud pública encaminadas a promover un mayor uso de los medicamentos genéricos o reglamentar la comercialización. Debería quedar claro que los países pueden requerir la sustitución por medicamentos genéricos, la sustitución por el nombre genérico o la impresión del nombre genérico en el embalaje del producto.

• Promover la producción y el uso de medicamentos genéricos.

La autorización de la práctica de pruebas de bioequivalencia cuando se acerca la fecha de expiración de un medicamento patentado (por ejemplo, seis meses antes) no vulnera la patente. Impedir dichas pruebas hasta que expire la patente tiene el mismo efecto que prorrogar ésta, ya que determina un retraso en la introducción del genérico que significa que los consumidores paguen precios más altos durante más tiempo.

• Promover el acceso a la información sobre medicamentos.

La protección de la propiedad intelectual en las legislaciones nacionales o a través de acuerdos comerciales internacionales no debería servir para mantener un control injustificado de las compañías sobre la información relativa a los medicamentos. Concretamente, el acceso a los datos de las pruebas clínicas es necesario para que el público y los profesionales de la salud puedan adoptar decisiones racionales de medicación.

• Buscar alternativas que promuevan la I+D para los medicamentos localmente necesarios.

Las patentes no son el único medio de promover la I+D, ni aseguran la presencia en el mercado de medicamentos necesarios. Se deben negociar e interpretar los acuerdos comerciales de manera que permitan subsanar adecuadamente ese fallo del mercado.

Recomendaciones para la OMS

• Promover las sugerencias de la OMS en la interpretación del Acuerdo sobre los ADPIC y otros acuerdos comerciales.

En su condición de organismo de las Naciones Unidas, la OMS está bien situada para actuar como un agente de buena fe capaz de brindar orientación, información y consejo a los Estados Miembros sobre la mejor manera de proteger la salud pública a la vez que se aplican los acuerdos comerciales. Por ejemplo, el Programa de Acción de la OMS sobre Medicamentos Esenciales ha publicado un documento titulado Globalization and Access to Drugs: Implications of the WTO/TRIPS Agreement (WHO/DAP/98.9), que ofrece orientaciones útiles para la observancia de las obligaciones de la OMC. Ese documento debería ser ampliamente divulgado.

• Asegurar para la OMS un papel de asesoría permanente en las disputas comerciales de la OMC.

Los grupos especiales de la OMC están formados por expertos en comercio que pueden y deben beneficiarse de la opinión de la OMS en materia de salud pública. Hace algunos años, los Estados Unidos protestaron por la restricción a las importaciones de tabaco y la prohibición total de su publicidad en Tailandia. A la hora de considerar su decisión, la OMC hizo uso extenso de informaciones remitidas por la OMS y resoluciones de la Asamblea Mundial de la Salud.

Conclusión: La salud pública es lo primero

Los gobiernos nacionales tienen un papel vital que desempeñar para garantizar la protección y promoción de la salud pública. Aunque los acuerdos comerciales limiten sus posibilidades de reglamentar el comercio, los gobiernos conservan una gama de alternativas que pueden desarrollar para maximizar los objetivos de salud pública dentro de una economía globalizada. La OMS está bien situada para asesorar a los Estados Miembros sobre estas materias, y también para suministrar conocimientos especializados a la OMC, sobre todo con miras a la solución de diferencias en las que estén implicadas cuestiones de salud.

to previous section
to next section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: November 5, 2014