Globalización y acceso a los medicamentos. Perspectivas sobre el Acuerdo ADPIC/OMC - Serie "Economía de la salud y medicamentos", No. 07 (Segunda edición)
(1999; 129 páginas) [English] [French] View the PDF document
Table of Contents
View the documentNota de agradecimiento
View the documentAbreviaturas y siglas
Open this folder and view contentsPrimera parte: Globalización y acceso a los medicamentos - Implicaciones del Acuerdo de la OMC sobre los ADPIC
Close this folderSegunda parte: Presentaciones ante el grupo de trabajo especial del Consejo Ejecutivo sobre la Estrategia Revisada en materia de Medicamentos reunido en Ginebra el 13 de octubre de 1998
View the document1. Discurso de la Directora General de la OMS, Dra. Gro Harlem Brundtland
View the document2. Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI)
Open this folder and view contents3. Organización Mundial del Comercio (OMC)
View the document4. South Centre
View the document5. Acción Internacional para la Salud (AIS)
View the document6. Federación Internacional de la Industria del Medicamento (FIIM)
View the document7. International Generic Pharmaceutical Alliance (IGPA)
View the documentOtros documentos de la Serie “Economía de la Salud y Medicamentos”
View the documentCubierta Posterior
 

2. Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI)

Portavoz: Richard Wilder

Papel y actividades de la OMPI en el ámbito de la protección de las patentes

Papel y actividades de la OMPI

La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) es una organización intergubernamental con sede en Ginebra (Suiza). Es uno de los dieciséis organismos especializados del sistema de organizaciones de las Naciones Unidas. A 21 de septiembre de 1998 había 171 Estados Miembros del Convenio que establece la OMPI. Es competencia de la OMPI promover la protección de la propiedad intelectual en todo el mundo mediante la cooperación entre los Estados, así como administrar diversos tratados multilaterales que rigen los aspectos jurídicos y administrativos de la propiedad intelectual. Sus principales actividades son el desarrollo progresivo de normas en el ámbito de la propiedad intelectual, la administración de ciertos tratados para la protección mundial de la propiedad intelectual, en particular los referentes a patentes, marcas de fábrica o de comercio y dibujos y modelos industriales, y la cooperación para el desarrollo.

Una de las principales tareas de la OMPI consiste en cooperar con los esfuerzos de los países en desarrollo en lo que respecta a la propiedad intelectual. En materia de propiedad industrial, los principales objetivos de la cooperación de la OMPI con los países en desarrollo son estos:

i) estimular y acrecentar, en cantidad e importancia, la creación de invenciones patentables por sus propios nacionales y en sus propias empresas, y consolidar con ello su autonomía tecnológica y su competitividad en los mercados internacionales;

ii) mejorar las condiciones de adquisición de tecnología extranjera patentada, es decir, lograr que esas condiciones les sean más favorables que en la actualidad;

iii) incrementar su competitividad en el comercio internacional mejorando la protección de las marcas de fábrica o de comercio y de las marcas de servicio, en dicho comercio, y mediante una utilización más eficaz en el comercio de las marcas de fábrica o de comercio y de las marcas de servicio;

iv) facilitar el acceso de los países en desarrollo a la información tecnológica contenida en los documentos de patente y la difusión de ésta a los usuarios potenciales de dicha información.

Con el fin de lograr estos objetivos, la mayoría de los países en desarrollo necesitan promulgar legislación nacional o modernizar la existente, fortalecer sus instituciones gubernamentales, adherirse a tratados internacionales, contar con un mayor número de especialistas en la administración pública, la industria y las profesiones jurídicas, y mejorar el acceso a la información en materia de propiedad industrial, en particular a los documentos de patente, así como la utilización de dicha información. La OMPI suministra formación y asistencia técnica a los países en desarrollo en todas esas áreas, y lleva muchos años haciéndolo. Recientemente, a petición de los Estados Miembros de la OMPI, esas actividades de formación y asistencia técnica se han ampliado para incluir asuntos relativos a la aplicación del Acuerdo sobre los ADPIC administrado por la OMC.

Protección por patente, procedimientos de solicitud y efectos legales de la concesión

Pasando ahora concretamente a la protección por patente, digamos que hay varios puntos clave que deben ser tenidos en cuenta para calibrar mejor el impacto económico del sistema de patentes. Esos puntos son igualmente válidos para la protección por patente de los procedimientos y productos farmacéuticos. En primer lugar, el sistema de patentes estimula a inventar. Con la concesión de derechos exclusivos sobre la invención por un periodo de tiempo limitado, las personas, en particular las integradas en empresas comerciales, están más dispuestas a invertir en los recursos necesarios para hacer la invención y comercializarla. El sistema de patentes, además, anima a divulgar las invenciones en vez de guardarlas como secretos comerciales.

La protección por patente se ha de solicitar en todos los países (o, en su caso, oficinas regionales) para los que se desea. La decisión de solicitarla o no es una decisión comercial, basada en el costo de obtener la protección frente al valor de dicha protección en un país determinado. Es raro que una persona o una compañía soliciten protección por patente en todos los países que tienen este sistema. Además, muchos sistemas de patentes exigen el pago de tasas tanto para solicitar la patente como para mantenerla en vigor una vez concedida.

Una patente debe cumplir ciertas condiciones para ser válida. En primer lugar, debe referirse a una materia que no esté excluida de la protección por patente. Un número cada día menor de países excluyen todavía los productos farmacéuticos de la protección por patente. La OMPI recomienda no excluir esa materia. Asimismo, la invención que se pretende proteger debe ser nueva e implicar una actividad inventiva. Es decir, no debe ser una invención que sea evidente para las personas expertas en el área de tecnología a la que pertenece; y debe además ser útil o aplicable en alguna rama de la industria. Asimismo, la solicitud de patente debe desvelar la invención de manera que personas expertas en el campo de la tecnología correspondiente puedan también producirla y utilizarla.

Muchas oficinas de patentes requieren que la solicitud, una vez admitida, se someta a un trámite de búsqueda y examen para determinar si cumple las condiciones de patentabilidad. La búsqueda incluye localizar el estado anterior de la técnica, esto es, documentos de patentes anteriores u otra documentación que pueda ser pertinente para la invención. Una vez hecha la búsqueda, se examina la invención para compararla con el estado anterior de la técnica y determinar si cumple las condiciones de patentabilidad. Si las cumple se otorga la patente, que tendrá efecto por un período de tiempo limitado, al menos 20 años a contar desde la fecha de admisión de la solicitud. No se exige que cada oficina de patentes cuente con todos los recursos necesarios para llevar a cabo esa búsqueda y examen; por ejemplo, muchas oficinas se valen del trabajo que ya realizaron otras oficinas a propósito de la misma invención. También hay oficinas que conceden la protección sin búsqueda y examen previos. Conviene señalar que la OMPI administra un programa de asistencia para suplir en la búsqueda y el examen a las oficinas de patentes que no disponen de medios propios.

El titular de la patente tiene el derecho de impedir que otros utilicen la invención sin su consentimiento. Se trata, pues, de un derecho «negativo». La concesión de una patente no proporciona a su titular un derecho «positivo» de hacer uso de la invención patentada. Puede haber otras leyes, tales como las encaminadas a la conservación del medio ambiente o a la protección de la salud de personas o animales, que limiten el uso que el titular puede hacer de su invención. Una limitación de esa clase es, por ejemplo, el requisito que se exige en muchos países de obtener, para los productos farmacéuticos, una autorización de comercialización expedida por el ministerio de salud. Por lo que se refiere a impedir que otros hagan uso de la invención, el titular de la patente no puede ir más allá de la reivindicación expresada en la patente. La reivindicación es una parte formal de la patente que indica claramente el alcance de ésta. Es con respecto a la reivindicación como se juzga la patentabilidad de una invención y se determina si ha habido infracción por terceros.

El ejercicio del derecho de excluir a otros del uso de una invención patentada puede estar sujeto a limitaciones en algunos países, entre ellas las que se derivan del derecho del gobierno a utilizar la invención o de la concesión de licencias obligatorias. Además, los países pueden adoptar medidas legislativas que especifiquen qué prácticas en la concesión de patentes tendrían efectos anticompetitivos.

Para funcionar correctamente, un sistema de patentes debe ser equilibrado. Por una parte, el titular de la patente debe recibir protección efectiva para su invención, de tal manera que se alienten nuevas investigaciones y se estimule a divulgar públicamente las invenciones. Por otra parte, las leyes nacionales pueden imponer límites a la concesión del derecho de patente y su ejercicio.

to previous section
to next section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: November 5, 2014