Informe anual 2003 - medicamentos esenciales y políticas farmacéuticas
(2004; 24 páginas) [English] [French] View the PDF document
Table of Contents
View the documentEl año 2003 bajo la lupa
Close this folderPolítica
View the documentLos datos por países aumentan el efecto del seguimiento
View the documentLa estrategia farmacéutica de la OMS en el período 2004-2007: un plan de futuro para los medicamentos esenciales
View the documentLo más destacado del trabajo de la OMS en medicina tradicional durante el año 2003
View the documentAsesores farmacéuticos: obtener el máximo rendimiento de los medicamentos en los países
View the documentMedición de los precios de los medicamentos
Open this folder and view contentsAcceso
Open this folder and view contentsCalidad y Seguridad
Open this folder and view contentsUso Racional
Open this folder and view contentsGerencia
View the documentCubierta Posterior
 

Los datos por países aumentan el efecto del seguimiento

La OMS está promoviendo un enfoque «jerárquico» innovador para el seguimiento de los efectos de las políticas farmacéuticas en los países: el Nivel I consiste en un cuestionario estructurado acerca de la situación farmacéutica nacional; el Nivel II es un estudio sistemático de los centros de salud y farmacias. Al pasar de lo general a lo particular, se aumenta la capacidad de adoptar decisiones eficaces sobre política farmacéutica.

En el año 2003, completaron el cuestionario acerca de la situación farmacéutica nacional 145 países. El cuestionario puede completarse de forma rápida y fácil con información obtenida principalmente de los ministerios y departamentos de salud y de las autoridades de reglamentación en materia de medicamentos. El análisis de los resultados del cuestionario del año 2003 ha revelado qué países podrían beneficiarse más del aumento del apoyo de la OMS a las actividades relacionadas con los medicamentos.

¿Los países están aplicando y actualizando sus políticas farmacéuticas nacionales?

Los resultados de los cuestionarios indicaron que el número de países que han actualizado sus PFN en los últimos 10 años aumentó de 49 en 1999 a 57 en 2003, y que 16 países lograron transformar el proyecto de PFN con el que contaban en 1999 en un documento oficial de PFN en 2003. No obstante, otros nueve países aún no han logrado transformar sus proyectos de PFN en una PFN oficial. Sin embargo, la aplicación de las PFN está progresando: mientras que en 1999 sólo el 40% de los países había desarrollado un plan de aplicación de la PFN, en 2003 dicha cifra había aumentado hasta el 52%.

¿Cómo puede determinarse si la aplicación de una PFN es eficaz? Mediante el seguimiento de los niveles de acceso a los medicamentos y del grado de racionalidad de la adquisición, pago y utilización de dichos medicamentos. Los resultados de los cuestionarios han dado motivos para el optimismo, pero también una indicación clara de que los países y sus asociados internacionales deben poner más empeño en mejorar el efecto de los medicamentos en la salud pública.

¿Cuánto hemos avanzado en el acceso a los medicamentos?

La OMS está realizando un seguimiento del número de países en los que, según notificaciones anteriores, más del 50% de la población no tiene acceso de forma constante a los medicamentos. Según los resultados de los cuestionarios, 11 de los países encuestados (siete de los cuales son países africanos) que habían notificado en 1999 una tasa de acceso constante inferior al 50% ahora notifican una tasa de acceso superior al 50%. No obstante, cinco países indicaron que el acceso constante había pasado de una cifra superior al 50% en 1999 a una cifra inferior al 50% en 2003. Otros 10 países indicaron que su tasa de acceso a los medicamentos se mantuvo por debajo del 50%.

Algunas estrategias para mejorar el acceso a los medicamentos son: financiación pública; adquisición de genéricos; seguros de enfermedad, y sistemas adecuados de adquisición y gestión de los medicamentos. Los datos recopilados indicaron que Eritrea, Mongolia y el Sudán han aumentado el gasto público por persona en medicamentos hasta un nivel superior a 2,00 dólares de EE. UU., mientras que en las Bahamas y Belice el aumento ha sido substancialmente mayor. Catorce países que no habían estipulado la sustitución por genérico en las farmacias privadas antes de 1999 lo habían hecho antes de 2003, mientras que Benin, Guinea, Rwanda y Samoa han adoptado sistemas públicos de seguros de enfermedad que reintegran los gastos en medicamentos.


Esta publicación que guía al lector a través del proceso de desarrollo, aplicación y monitorización de una política farmacéutica nacional constituye un valioso recurso para los profesionales sanitarios, las instancias normativas y los investigadores

¿Racional, pero hasta qué punto?

El fomento de directrices terapéuticas normalizadas, listas de medicamentos esenciales (LME) y centros de información sobre medicamentos contribuye de forma significativa a garantizar que los medicamentos se utilizan de la forma más eficaz, tanto desde el punto de vista terapéutico como financiero. En 1999, sólo 23 países indicaron que habían actualizado sus directrices terapéuticas normalizadas en los cinco años anteriores, mientras que para 2003 la cifra había aumentado hasta 31. Asimismo, mientras que en 1999 sólo 35 países indicaron que disponían de centros de información sobre medicamentos que proporcionaban información sobre medicamentos tanto a los prescriptores como a los dispensadores, en 2003 habían creado centros de este tipo otros siete países. En cualquier caso, las cifras sugieren que es necesario dedicar mayores esfuerzos a impulsar a muchos más países a proporcionar la orientación e información necesarias para respaldar el uso racional de los medicamentos. Las cifras sobre la actualización de las LME son más notables: antes de 1999, habían actualizado sus LME nacionales en los cinco años anteriores 68 países; en 2003, dicha cifra había aumentado hasta 80 países.

Segundo nivel de seguimiento

La Dra. Daisy Carandang, oficial médico del Departamento de Medicamentos Esenciales y Política Farmacéutica en la Sede de la OMS y responsable del seguimiento de los efectos de las políticas farmacéuticas, indica que los resultados del seguimiento de Nivel II «permiten comparar la situación farmacéutica nacional de años diferentes, determinar con precisión los aspectos preocupantes y resaltar los aspectos en los que se ha progresado».

Indica asimismo que «la cultura del seguimiento está ganando adeptos rápidamente. Antes, era difícil motivar a los países para que realizaran actividades de evaluación y seguimiento para averiguar si la población tenía acceso a los medicamentos, en qué lugares los obtenían y, en los casos en que no podían acceder a ellos, por qué no. Pero los países cada vez entienden mejor las ventajas de recopilar esta información y el impulso que proporciona a quienes elaboran y gestionan las políticas de salud para que avancen en el desarrollo y aplicación de las PFN.»

En la República Islámica del Irán, los datos de las encuestas revelaron que se produce una prescripción excesiva de medicamentos y que el número promedio de medicamentos por prescripción es alto. El Ministerio de la Salud ha respondido creando un centro para fomentar y vigilar el uso racional de los medicamentos.

En el continente americano

En 2003, la Oficina Regional para Las Américas de la OMS y la Organización Panamericana de la Salud (AMRO/OPS) organizaron en la República Dominicana un taller regional de formación sobre el estudio sistemático (Nivel II). Los países participantes (Bolivia, el Brasil, la República Dominicana, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Venezuela) y un representante de los países del Caribe elaboraron un plan de ejecución para la evaluación y el seguimiento de las políticas farmacéuticas de los países utilizando indicadores de Nivel II.

El seguimiento de Nivel I ya había producido algunos resultados interesantes. El análisis de las respuestas puso de manifiesto los problemas a los que la OMS necesita prestar mayor atención. Por ejemplo, sólo 11 de los 24 países que respondieron a la encuesta indicaron que contaban con una estrategia nacional para combatir la resistencia a los antimicrobianos.

No obstante, las respuestas a los cuestionarios revelaron también algunas señales prometedoras de progreso. Las adquisiciones de medicamentos esenciales únicamente por el sector público habían aumentado desde el 33% en 1999 al 50% en 2003. Varios países han aumentado su capacidad de analizar la calidad de los medicamentos comercializados en el mercado interior. En 1999, sólo el 54% de los laboratorios oficiales realizaba análisis de control de la calidad, pero en 2003 la cifra había aumentado hasta el 70%. Sin embargo, el número de muestras analizadas varía enormemente de unos países a otros, lo que indica que es necesario continuar reforzando la capacidad de los países de gestionar un programa sistemático y autofinanciado de análisis para fines de control de la calidad, como instrumento fundamental para garantizar la calidad de los medicamentos del país.

Cada vez más centros de enseñanza de la medicina incluyen los medicamentos esenciales en sus planes de estudios. En 1999, sólo incluían esta materia el 25% de los centros de enseñanza de la medicina, pero en 2003 la cifra había aumentado hasta el 41%. Se registra un aumento del interés por los centros de información farmacológica, y desde 1999 han aumentado tanto la prescripción de genéricos como la sustitución por genérico.

La Dra. Rosario d'Alessio, Asesora Regional de Medicamentos y Servicios Farmacéuticos de AMRO/OPS, afirmó que «Las evaluaciones son vitales, no sólo para la identificación de prioridades de asistencia técnica por la OMS, sino también para permitir la documentación sistemática del progreso de cada país y los cambios en las prioridades del sector farmacéutico».

Contacto para informacíon adicional

Rosario d’Alessio - dalessir@paho.org

El seguimiento ha puesto de manifiesto muchos otros aspectos de ámbito nacional que deben mejorarse. En Nigeria, la evaluación de los centros reveló prácticas inadecuadas de mantenimiento de registros, especialmente en el ámbito de la atención primaria de salud. Así, aunque el 46% de los medicamentos fundamentales estaban disponibles en los centros de salud pública, el 7% estaban caducados. En cambio, no se encontraron medicamentos caducados en los estantes de los establecimientos privados de venta de medicamentos. Los resultados también indican en ocasiones el incumplimiento de los objetivos nacionales en materia de medicamentos. En Etiopía, el promedio nacional de disponibilidad en centros de salud de medicamentos esenciales clave era del 70%, 85% y 91%, respectivamente, en los centros de salud públicos, los almacenes regionales de medicamentos y los establecimientos privados de venta al por menor de medicamentos. Estas cifras no alcanzan el objetivo del 100 % establecido en el Plan de Desarrollo de los Sistemas de Salud.

Prioridades para 2004

La OMS tiene intención de institucionalizar el seguimiento de las políticas farmacéuticas. Asimismo, desea fomentar el uso de los resultados del seguimiento para la planificación y ejecución de las políticas y programas farmacéuticos nacionales y de las actividades de la OMS relativas a los medicamentos, en los ámbitos regional y de los países.

Contacto para información adicional:

Daisy Carandang - carandange@who.int; Los datos de la OMS sobre la situación farmacéutica pueden consultarse en http://mednet.who.int

 

to previous section
to next section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: August 29, 2014