Expand Document  |  Expand Chapter  |  Full TOC  |  Printable HTML version
Informe anual 2001 - Medicamentos esenciales y políticas farmacéuticas: Expansión de la base de evidencia farmacéutica
(2001; 12 páginas) [English] [French] View the PDF document
Table of Contents
View the documentPOLÍTICA: CREACIÓN DE UNA VISIÓN COMÚN PARA ACTUAR
View the documentACCESO: MÁS MEDICAMENTOS POR MENOS DINERO
View the documentCALIDAD Y SEGURIDAD: REDUCCIÓN DE RIESGOS Y PROMOCIÓN DE LA EFICACIA
View the documentSELECCIÓN Y USO RACIONAL: SABER CUÁNDO UTILIZAR QUÉ
 

SELECCIÓN Y USO RACIONAL: SABER CUÁNDO UTILIZAR QUÉ

La evidencia sobre el uso racional de medicamentos está clara: las intervenciones múltiples se refuerzan mutuamente y deben repetirse cada cierto tiempo. Por lo tanto la OMS sigue proporcionando una formación considerable sobre la promoción del uso racional de medicamentos. En 2001 se facilitaron cursos de formación en las regiones de África, el Mediterráneo oriental, Europa, y el Pacífico occidental.

Se celebró en Manila el primer curso internacional de formación de farmacoterapia basada en problemas concretos, organizado conjuntamente por la Sociedad Filipina de Farmacología Experimental y Clínica, y el Centro Colaborador de la OMS para la Formación Farmacológica y sobre el Uso Racional de Medicamentos de la Universidad de Newcastle (Australia). Se celebraron talleres nacionales y cursos sobre la enseñanza de farmacoterapia enfocada a problemas concretos en China, Japón, Malasia y Vietnam. En la región de Europa, la Alianza Americana Internacional de la Salud y ZdravReform-plus se unieron a la Oficina Regional Europea de la OMS para impartir formación sobre el uso racional de medicamentos.

Se siguió además trabajando para promover los comités para medicamentos y terapéutica en los hospitales (CMT), sobre todo en el Pacífico occidental, donde se ha evidenciado la necesidad de contar con CMT más eficaces. En Penang (Malasia) se celebró una reunión internacional para miembros de los CMT de la región, organizado por el Centro Colaborador de la OMS para la Información sobre Medicamentos de la Universidad Sains Malaysia, con ayuda de la OMS, y al que asistieron 30 participantes de 13 países. Como consecuencia de la reunión, se están aplicando estrategias innovadoras para el uso racional de medicamentos en varios países. Además, Management Sciences for Health y el Centro Colaborador de la OMS para la Investigación y la Formación sobre el Uso Racional de Medicamentos organizaron un curso internacional sobre comités para medicamentos y terapéutica en la Universidad Gadjah Mada de Yogyakarta (Indonesia)


Figura 4 Poco y tarde; en seis países africanos del 10% al 65% de las muestras de pastillas de cloroquina fallaron las pruebas de contenido, y del 50% al 90% de las muestras de pastillas de sulfadoxina/pirimetamina no se disolvieron

Entretanto, en las regiones de África, el sudeste asiático y el Pacífico occidental, se organizaron cursos sobre los comités para medicamentos y terapéutica en colaboración con Management Sciences for Health. Otras labores para potenciar el uso racional de medicamentos se centraron en el uso de medicamentos por la comunidad. El curso internacional sobre la promoción del uso racional de medicamentos, celebrado en Ghana, tuvo una acogida especialmente positiva.

Cuadro 8

Medicina tradicional, complementaria y alternativa: ¿Funciona? y ¿es segura?

Gran parte de la población de África, Asia y América Central y del Sur utilizan medicina tradicional (MT) para tratar sus necesidades sanitarias primarias. Además de ser accesible y asequible, a menudo forma parte de un sistema de creencias más amplio, y como tal está considerada como parte integrante de la vida y el bienestar diarios. Al mismo tiempo, en Australia, Europa y América del Norte, la medicina complementaria y alternativa (MCA) se está usando cada vez más de forma paralela a la medicina moderna, sobre todo en el tratamiento de enfermedades o dolencias crónicas. Sin embargo, lo extendido y lo creciente del uso de la MT y la MCA las están convirtiendo en cuestiones a las que hay que prestar especial atención desde el punto de vista de la salud pública en cuanto a política, seguridad, eficacia y calidad, acceso y uso racional.

En 2001, la OMS respondió a estas cuestiones desarrollando una Estrategia de Medicina Tradicional de la OMS para 2002-2005 (referencia del documento: WHO/EDM/TRM/2002.1). Revisa la situación global de la MT/MCA, y esboza el papel y las actividades de la propia OMS en la MT/MCA. Lo que es más, proporciona un marco de acción para la OMS y sus asociados, para permitir que la MT/MCA desempeñen un papel más importante en reducir la mortandad y la morbosidad, sobre todo entre las poblaciones más pobres. La estrategia se centra en integrar la MT/MCA en los sistemas de salud nacionales según sea oportuno, desarrollando políticas y programas de MT/MCA, y promoviendo la seguridad, la eficacia y la calidad de la MT/MCA ampliando la base de conocimiento sobre la misma, y proporcionando una guía para las normas de regulación y de garantía de calidad.

También en 2001, se publicó Legal Status of Traditional Medicine and Complementary/Traditional Medicine (La Situación Legal de la Medicina Tradicional y la Medicina Complementaria/Alternativa. Referencia del documento: WHO/EDM/TRM/2001.2), y el Volumen III de las Monografías de Plantas Medicinales Selectas de la OMS. La primera resume la situación legal de la medicina tradicional y complementaria/alternativa en 123 países, y sirve como una valiosa guía para los formuladores de políticas y los legisladores responsables de la creación de un marco legal en sus respectivos países, que cubra tanto la práctica de la MT/MCA como la garantía de su calidad y el uso adecuado de sus productos asociados.

"[…] las estrategias efectivas de integración promoverán la comunicación y el entendimiento mutuo entre los distintos sistemas médicos, evaluarán la medicina tradicional en su totalidad, la integrarán teórica y clínicamente, asegurará la distribución equitativa de recursos entre la medicina complementaria y la alternativa, proporcionará un programa de educación y formación tanto para medicina tradicional como convencional, generará una política farmacológica que incluya los medicamentos a base de hierbas".

G. Bodeker: Lessons on integration from the developing world’s experience (Lecciones sobre integración desde la experiencia de los países en vías de desarrollo). British Medical Journal, 2001, 322:164-167 (20 de enero).

Cuadro 9

Mayor accesibilidad a la base de evidencia sobre medicinas

El concepto de medicamentos esenciales surgió de la Asamblea Mundial de la Salud en 1975. Solicitó a la OMS que ayudara a los Estados Miembros “asesorándolos sobre la selección y aprovisionamiento, a un coste razonable, de medicamentos esenciales de calidad establecida adecuados a sus necesidades sanitarias nacionales”. Un comité de expertos de la OMS desarrolló la primera Lista Modelo de Medicamentos Esenciales de la OMS en 1977. Desde entonces, la lista ha venido revisándose cada dos años. Numerosos estudios han documentado el impacto que las directrices clínicas y las listas de medicamentos esenciales tienen sobre la disponibilidad y el uso correcto de los medicamentos en los sistemas de atención sanitaria. Una selección cuidadosa de una gama limitada de medicamentos esenciales trae como consecuencia una atención sanitaria de mejor calidad, una mejor gestión de los medicamentos y un uso más rentable de los fondos sanitarios.

Pero en 1999, el Comité de Expertos correspondiente de la OMS recomendó que se revisaran los métodos utilizados para actualizar y diseminar la Lista Modelo. Esta recomendación estuvo motivada por los avances en la toma de decisiones basadas en evidencias, la creciente necesidad de relacionar los medicamentos esenciales con directrices clínicas, y el elevado coste de muchos medicamentos nuevos y eficaces. A continuación tuvo lugar un exhaustivo proceso consultivo. Las revisiones propuestas fueron desde el desarrollo de un proceso más transparente para la selección de medicamentos hasta la creación de una Biblioteca de Medicamentos Esenciales de la OMS.

En la actualidad se está trabajando en la creación de la Biblioteca de Medicamentos Esenciales, que contendrá no sólo información sobre el cómo y el porqué se seleccionan los medicamentos de la lista, y enlaces a las directrices clínicas de la OMS, sino también enlaces al Formulario Modelo de la OMS, a los servicios de información sobre precios, y a información sobre nomenclatura internacional y normas de calidad.

El personal farmacéutico es otro objetivo de las labores de promoción del uso racional de medicamentos, debido a la considerable influencia que tienen sobre la demanda y el uso de medicamentos en la comunidad. La Red del Foro EuroPharm de asociaciones farmacéuticas y la Oficina Regional Europea desarrollaron varias directrices y programas modelo para mejorar el rendimiento de los farmacéuticos en las áreas de promoción de la salud y gestión de enfermedades crónicas. Su Modelo de Gestión de la Hipertensión se ha probado en Estonia, Letonia, Lituania, Portugal, Eslovenia y España. Los servicios prestados por los farmacéuticos incluyen comprobar si existe hipertensión, tomar la tensión arterial y aconsejar a los pacientes. En Eslovenia, Estonia, Lituania y España, a un 10%, un 27%, un 57% y un 64% respectivamente de las personas enviadas por un farmacéutico a un médico con casos de tensión alta, se las diagnosticó posteriormente como hipertensas.

La Red del Foro EuroPharm inició también una campaña de educación para pacientes (Preguntas a hacerse sobre sus medicamentos) en Croacia, Estonia y Letonia mediante la organización de hermanamientos con países que ya han aplicado una campaña similar.

Otras actividades para el uso racional se concentraron en la lucha contra el desarrollo de resistencia antimicrobiana (RESAM). En 2001 se lanzó la Estrategia Global de la OMS para la Contención de la Resistencia Antimicrobiana. La Estrategia resume la evidencia sobre intervenciones para promover el uso racional de medicamentos antimicrobianos, con la intención de convencer a los gobiernos de que tomen medidas urgentes, y de guiar dichas medidas con consejos prácticos y técnicos de expertos. Una edición especial de Essential Drugs Monitor (Vol. 28/29) en inglés, francés, español y ruso llamaba la atención sobre este problema y explicaba lo que pueden hacer para abordarlo los formuladores de políticas, los profesionales sanitarios, los consultores privados de servicios de salud y el público.

Cuadro 10

Promoción del uso racional de medicamentos en China: cuando la evidencia motiva el cambio de política y el impacto

En 2000, como parte del trabajo preparatorio para el desarrollo de una política nacional de medicamentos, se recogieron datos de fondo sobre el uso racional de medicamentos de varios establecimientos sanitarios de Beijing, incluido el hospital Xuan Wu. Las recomendaciones posteriores al análisis de los datos de fondo indicaron que las instalaciones sanitarias de Beijing necesitaban material impreso sobre el uso racional de medicamentos (sobre todo sobre el uso racional de antibióticos), material de referencia y carteles para colgar. Además, puesto que el uso de antibióticos en el hospital Xuan Wu era considerablemente alto, se recomendó también promocionar activamente la aplicación de las directrices del uso racional de antibióticos.

En 2001, tras la aplicación de las recomendaciones mencionadas, la supervisión llevada a cabo indicó que:

• Las más apropiadas son las intervenciones al nivel de cada establecimiento sanitario, puesto que su impacto puede medirse con más exactitud

• Las intervenciones son más eficaces si se dirigen a un grupo concreto claramente definido.


Tras la recogida de datos de fondo en 2001, la OMS recomendó que:

• El Ministerio de Salud chino promoviera estrategias educativas y de gestión para mejorar el uso de los medicamentos

• Se armonizara el uso de la lista de medicinas reembolsables y de la Lista de Medicamentos Esenciales de China para promover el uso racional de medicamentos entre los responsables de recetarlos.

• Se supervisara de forma regular el impacto de cada intervención de uso racional de medicamentos.


Entre las actividades llevadas a cabo en 2001 para aplicar las recomendaciones anteriores se cuentan:

• Un curso nacional sobre la promoción del uso racional de medicamentos

• Cursos locales sobre la promoción del uso racional de medicamentos

• Desarrollo y aplicación de propuestas de investigación

• Realización de pruebas piloto de las directrices nacionales de tratamiento homogeneizado antimicrobiano

• Reunión consultiva con las organizaciones interesadas para revisar y armonizar la lista de medicamentos reembolsables y la Lista de Medicamentos Esenciales de China.


Los resultados de todas las actividades mencionadas indican que las políticas nacionales para mejorar el uso racional de medicamentos en China:

• Pueden desarrollarse sin dificultad si se presentan datos y evidencias a las organizaciones interesadas

• Se adoptan o adaptan con facilidad, y se aplican, a través de directivas a escala nacional.

Cuadro 11

Mejora del uso racional de medicamentos en Laos

Supervisión, Formación y Planificación (SFP) es una sencilla herramienta de gestión que puede utilizarse para hacer mejoras cumulativas a las prácticas de recetado. La estrategia se encarga de:

• Supervisión: identificar y medir el problema

• Formación: identificar la causa subyacente de los problemas y encontrar soluciones (es decir, buscar la información o la formación relevantes)

• Planificación: definir como objetivo los niveles de mejoras que se pretende alcanzar con la aplicación de la solución encontrada.

La idea es que un grupo (tal como un grupo de proveedores, recetadores o dispensadores de medicamentos) se reúna para identificar un problema concreto de uso de medicamentos. Después se utiliza una serie de indicadores de uso de medicinas para medir su alcance. A continuación, el grupo explora posibles factores subyacentes y acuerda una manera de abordarlos. Se acuerda el nivel de mejora esperado para el siguiente período. Antes de la próxima reunión, se recoge información mediante los indicadores para ver si se han alcanzado los objetivos previstos. El grupo vuelve a discutir el problema y la manera en que se pueden conseguir mejoras adicionales.

La figura (basada en los datos promedios procedentes de cinco hospitales regionales) muestra el impacto de la SFP sobre el uso racional de medicamentos en Laos. El uso de antibióticos e inyecciones se redujo. Sin embargo, al cabo de cuatro meses se empieza a observar una tendencia hacia niveles previos a la aplicación de la SFP, lo que indica la necesidad de reforzar y sostener el programa de la SFP.

Fuente: Presentación del Dr. Bouathong Sisounthone en la reunión internacional de comités para medicamentos y terapéutica de hospitales. Penang, Malasia, octubre de 2001.

También con la intención de reducir la RESAM, se ha trabajado para promover el uso de medicinas anti tuberculosis con una combinación de cuatro medicamentos de dosis fija (C4DF). El uso extendido de estos medicamentos no sólo reduciría el riesgo de aparición de un tipo de tuberculosis resistente a los medicamentos, sino que también simplificaría el tratamiento de la tuberculosis, minimizaría los errores de recetado anti tuberculosis, y aumentaría la adherencia de un paciente a su régimen de tratamiento. También se reducirían los errores accidentales de medicación y las reacciones adversas. Mejoraría también la gestión de medicamentos, puesto que el aprovisionamiento, la distribución y la dispensación o manipulación se simplificarían al constar de menos elementos, todos con la misma fecha de caducidad. Se recogió una serie de evidencia clínica que favorece el uso de medicinas anti tuberculosis de tipo C4DF, y se desarrollaron directrices para los gestores de programas nacionales anti tuberculosis para el uso de este tipo de medicamentos.

Por el contrario, otras actividades de promoción del uso racional se concentraron en cómo aumentar los usos de un medicamento. La OMS publicó un informe en 2002, Achieving balance in national opioids control policy (Alcanzar un equilibrio en la política nacional de control de opioides). Referencia del documento: WHO/EDM/QSM/2000.4), en el que se defendía un enfoque basado en un control equilibrado. Ésta fue una respuesta a la preocupación de que la excesiva importancia dada a la dependencia producida por los analgésicos opioides estaba dando lugar a un temor excesivo a una posible adición, a un uso insuficiente con fines médicos legítimos y a reglamentos excesivamente restrictivos para la distribución y uso de estos medicamentos (véase la tabla 2). Desde entonces se ha relajado la regulación de acceso a los analgésicos opioides en varios países, incluidos China, la India, Italia y México.

Tabla 1 Principales impedimentos para asegurar la disponibilidad de analgésicos opioides para cuidados paliativos

• Preocupación sobre la adicción a los opioides
• Preparación insuficiente en opioides del personal sanitario
• Leyes restrictivas de fabricación, recetado y dispensación
• Reticencia del personal sanitario a utilizar opioides a causa de posibles sanciones legales
• Reticencia del personal sanitario a almacenar opioides a causa de posibles robos o atracos
• Gravosidad de los requisitos del reglamento
• Potencial de desvío

 

Fuente: Assuring Availability of Opioid Analgesics for Palliative Care. (Garantía de la disponibilidad de analgésicos opioides para cuidados paliativos). Informe sobre un taller de la OMS, Budapest, Hungría, 25-27 de febrero de 2002. Referencia del documento: EUR/02/5037079.

© Organización Mundial de la Salud 2002

Reservados todos los derechos. Las publicaciones de la Organización Mundial de la Salud pueden obtenerse del departamento de Marketing y Diseminación, Organización Mundial de la Salud, 20 Avenue Appia, 1211 Ginebra 27, Suiza (tel.: +41 22 791 2476; fax: +41 22 791 4857; correo electrónico: bookorders@who.int).

Las designaciones utilizadas y la presentación del material de esta publicación no constituyen en modo alguno una expresión de la opinión de la Organización Mundial de la Salud respecto a la condición legal de ningún país, territorio, ciudad ni región, ni de sus autoridades, ni respecto a la delimitación de sus fronteras. Las líneas punteadas que aparecen en los mapas representan fronteras aproximadas sobre las que puede que no exista todavía un pleno consenso.

La Organización Mundial de la Salud no garantiza que la información recogida en esta publicación esté completa o sea correcta y no se hace responsable de ningún daño o perjuicio que pueda resultar de su uso.

Design Kerr Renata disposición: y Diseño

to previous section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: June 25, 2014