Expand Document  |  Expand Chapter  |  Full TOC  |  Printable HTML version
Informe anual 2001 - Medicamentos esenciales y políticas farmacéuticas: Expansión de la base de evidencia farmacéutica
(2001; 12 páginas) [English] [French] View the PDF document
Table of Contents
View the documentPOLÍTICA: CREACIÓN DE UNA VISIÓN COMÚN PARA ACTUAR
View the documentACCESO: MÁS MEDICAMENTOS POR MENOS DINERO
View the documentCALIDAD Y SEGURIDAD: REDUCCIÓN DE RIESGOS Y PROMOCIÓN DE LA EFICACIA
View the documentSELECCIÓN Y USO RACIONAL: SABER CUÁNDO UTILIZAR QUÉ
 

ACCESO: MÁS MEDICAMENTOS POR MENOS DINERO

Los medicamentos esenciales deben estar disponibles, a la vez que ser asequibles. En los últimos años se ha avanzado mucho en esta cuestión. La noción de que los países con ingresos más bajos deberían pagar precios considerablemente más bajos por medicamentos esenciales ha sido ampliamente aceptada. La información sobre los precios de medicamentos es más accesible ahora a través de la OMS y otras organizaciones (cuadro 3). La producción local de algunos fármacos clave ha aumentado la competencia, con lo que se han reducido los precios. La experiencia de una mejor gestión de los medicamentos en el sector público, la subcontratación de servicios de suministro en algunos países, y el crecimiento de los servicios de suministro de medicamentos de las ONG en otros, han demostrado que es posible mejorar el acceso a los medicamentos esenciales. En 2001 siguió la mejora, pero se concentró sobre todo en torno a la ayuda a los gobiernos para que optimicen el uso de la financiación de medicamentos.

Para ayudar a los gobiernos a investigar y responder a las variaciones en los precios de los medicamentos, la OMS y Health Action International desarrollaron conjuntamente un manual para la recogida de datos sobre precios de medicamentos y composición de precios en países de ingresos bajos a medios. Ayudar a los gobiernos en la formulación de sus políticas farmacéuticas, y ofrecer una base estándar para desarrollar más y mejor información sobre la variación y las tendencias del precio de los medicamentos en todos los países. Se llevaron a cabo pruebas sobre el terreno en Armenia, Brasil, Kenia, Sudáfrica y Sri Lanka. Se realizaran estudios en otros países y se publicar y distribuir el manual en 2002.

Aunque los precios en sí son importantes, también es vital calcular su rentabilidad, puesto que puede ayudar a los responsables de la formulación de políticas y al personal clínico a sacar el máximo provecho a los recursos disponibles. Existe un curso internacional de análisis farmacoeconómico y selección de medicamentos (organizado por la OMS, y la Universidad de Newcastle en Australia) que enseña cómo se pueden adaptar ciertos métodos bioestadísticos y rentabilidades establecidas para hacer una mejor selección de medicamentos. Reuniendo pruebas científicas sobre resultados clínicos con información relativa al coste, los participantes aprenden a comparar los posibles beneficios sanitarios de cualquier medicamento con los de los mejores medicamentos alternativos. En 2001 se celebró este curso en Hungría, la India y Letonia.

Se abrió además una nueva investigación de la rentabilidad, incluido un análisis de la rentabilidad de las intervenciones relacionadas con el VIH en África. Éste análisis demostró la gran variación existente en el coste por año de vida ganado con distintas intervenciones preventivas y terapéuticas. En otras palabras, el análisis de la rentabilidad es un componente clave para un debate bien informado sobre el establecimiento de prioridades en el tratamiento y prevención del VIH/SIDA1. También se llevó a cabo un examen sistemático de la evidencia existente de la rentabilidad de intervenciones en enfermedades no contagiosas, prestando especial atención a ciertos tratamientos específicos para ciertas dolencias cardiovasculares, factores de riesgo como el alto contenido de lípidos en sangre, enfermedades crónicas como la diabetes, y el cáncer.

1 Véase Creese A et al.: Cost-effectiveness of HIV/AIDS interventions in Africa: a systematic review of the evidence. (Rentabilidad de las intervenciones contra el VIH/SIDA en África: una revision sistemática de la evidencia). The Lancet, 2002, 11 de mayo, vol. 359(9262): 1635-1642.


Cuadro 4

Ampliación del acceso a medicamentos esenciales en India

La población de la India es de 1.200 millones, divididos entre sus 6 territorios y 26 estados. Muchos de sus estados son más grandes que muchos de los demás países asiáticos. Por ello, el potencial de crear un impacto farmacéutico positivo es enorme, sobre todo si se tiene en cuenta que los gastos de salud pública casi siempre son de pago, y especialmente los derivados del aprovisionamiento de medicamentos. Tan sólo unos pocos estados, como el de Delhi y el de Himachal Pradesh, distribuyen la mayoría de los medicamentos esenciales de forma gratuita en instalaciones públicas. Y tan sólo el 3% de la población tiene seguro médico. Además, la India tiene un sector farmacéutico de proporciones considerables: tan sólo en el estado de Maharashtra hay 5.000 empresas farmacéuticas.

En 1997 la OMS aumentó su ayuda al Programa de Medicamentos Esenciales de la OMS en la India, con el objetivo de repetir en otros estados el éxito del programa de medicamentos esenciales del Territorio Capital de Delhi, gestionado mayormente por la Sociedad de Delhi para la Promoción del Uso Racional de Medicamentos (SDPURM). La evidencia demuestra que el programa de medicamentos esenciales de Delhi ha tenido un impacto considerable, incluida una reducción del 30-40% en el precio de los medicamentos, como resultado del aprovisionamiento en grandes volúmenes para 31 hospitales y 150 centros de atención médica primaria.

Hacia el fin de 2001, el Programa de Medicamentos Esenciales de la OMS en la India estaba gestionando programas completos de medicamentos esenciales en seis estados y programas parciales en otros ocho. Estos 11 estados suman un total de 580 millones de habitantes. Los gráficos de barras resumen el progreso obtenido hasta el final de 2001 en nueve estados (Delhi, Maharashtra, Andhra Pradesh, Himachal Pradesh, Karnataka, Punjab, Uttar Pradesh, Rajasthan y Bengal Occidental).


Progreso del Programa de Medicamentos Esenciales de la OMS en la India de 1997 a 2001: número de estados que han introducido componentes específicos de un programa de medicamentos esenciales.

Como consecuencia del éxito obtenido en los estados, ahora se están produciendo cambios de alcance nacional. Por vez primera, la Política Sanitaria Nacional de la India (2001) incorpora los principios del uso racional de medicamentos, para promover un acceso más equitativo al cuidado sanitario, y directrices clínicas para el desempeño de labores clínicas y la prestación de servicios médicos. El Décimo Plan Quinquenal Nacional y diversos organismos nacionales responsables de la elaboración de políticas (la Comisión de Planificación de la India, la Comisión Nacional para la Población y el Consejo Indio para la Investigación de las Relaciones Económicas Internacionales) han reconocido el valor del modelo de Delhi, y han recomendado la adopción de modelos similares por todos los gobiernos estatales y por el gobierno nacional.

Además, la SDPURM ha servido de asesora en la preparación de una lista de medicamentos esenciales, las directrices de preparación de tratamientos normalizados y la cuantificación de las necesidades farmacéuticas del Proyecto de Desarrollo de los Sistemas de Salud de Uttar Pradesh, financiado por el Banco Mundial. Entretanto en Delhi, más de 70 de los principales responsables de extender recetas del sector público están colaborando para desarrollar directrices de tratamiento homogéneo para la asistencia médica a todos los niveles. Se han elaborado planes para extender estas medidas a otros estados.

Otra rea sobre la que se est trabajando es el desarrollo de estrategias de financiación de medicamentos como parte integrante de la financiación sanitaria general. En 2000-2001 se trabajó con tal objetivo en más de 35 países, se hicieron contribuciones en una publicación sobre los beneficios de ciertos medicamentos en los sistemas de seguridad social de América Latina (v ase el cuadro 6), se celebró un taller regional sobre el reembolso de medicamentos en la región europea, y se prestó asistencia a diversos países para cuantificar la necesidad de medicamentos, y para gestionar los beneficios de los medicamentos en programas de seguros médicos.

Además se celebró una sesión consultiva en la región del Mediterráneo oriental para determinar el mejor modo para los países con ingresos medios de hacer una transición de la situación actual en la que cada paciente debe pagar por su tratamiento a un seguro médico público. En Katmandú, un taller para Indonesia, Myanmar, Nepal y Tailandia examinó diversos programas de pago previo, sobre todo en vista de la crisis financiera de 1997 del sureste asiático. Los sistemas de salud pública de Myanmar y Nepal son prácticamente inexistentes, pero a raíz de este taller, Nepal está en la actualidad explorando activamente la posibilidad de ampliar significativamente dicho seguro.

En las Américas, se creó un fondo estratégico con ayuda de la OMS para la adquisición de medicamentos e insecticidas contra ciertas enfermedades específicas (VIH/SIDA, leishmaniasis, tuberculosis y paludismo). Establece las bases para la calificación previa de proveedores, criterios normalizados para inspecciones, especificaciones armonizadas de medicamentos, supervisión de la calidad de los medicamentos y cooperación técnica con los distintos países, todos ellos factores que están contribuyendo a fortalecer el proceso de selección, distribución y uso racional de los medicamentos. En el fondo participan ocho países, y se espera la participación de muchos otros una vez que hayan revisado y cumplido los criterios administrativos correspondientes. En el Caribe, el desarrollo de la adquisición de medicamentos en grandes volúmenes posibilitó el desarrollo de planes regionales de atención y tratamiento con antirretrovíricos.

En la región del Pacífico occidental, la OMS prestó su apoyo a un plan de colaboración para el aprovisionamiento de productos farmacéuticos para los países insulares peque os del Pacífico, a través del establecimiento de un plan de compra de productos farmacéuticos en grandes volúmenes con base en Fiji. En 2001, el plan se amplió a las Islas Cook, Kiribati y las Islas Marshall.

Cuadro 5

La salud pública tras Doha: comprensión de las implicaciones sobre cuestiones comerciales

La Declaración de Doha sobre el Acuerdo sobre Aspectos de los Derechos de la Propiedad Intelectual relativos al Comercio (o ADPIC) y la Salud Pública, adoptado por la Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en noviembre de 2001, reafirmaba que el ADPIC debe ser interpretado y aplicado de manera que proteja la salud pública y promueva el acceso para todos a los medicamentos. Ésta fue la primera vez, en los 50 años de historia del sistema de comercio multilateral, que se consideró una Declaración Ministerial sobre cuestiones de propiedad intelectual y de salud pública.

La declaración consagra el principio defendido y potenciado públicamente por la OMS durante los cuatro últimos años: que los Miembros de la OMC tienen derecho a hacer pleno uso de las disposiciones de salvaguardia del Acuerdo para los ADPIC, con el fin de proteger la salud pública y promover el acceso a medicamentos.

Países que recibieron apoyo técnico de la OMS en 2000-2001 sobre la manera en que los acuerdos comerciales internacionales pueden influir sobre el acceso a medicamentos

La OMS seguirá analizando las implicaciones de la Declaración de Doha sobre la salud pública, y asesorará a los Estados Miembros sobre el modo de aplicación de la declaración a través de su legislación nacional. Paralelamente, la Red para la Supervisión del Impacto de la Globalización y los ADPIC sobre el Acceso a Medicamentos Esenciales (que se compone de los centros colaboradores de la OMS en Brasil, España, Tailandia y el Reino Unido) está midiendo el impacto de los ADPIC sobre el acceso a medicamentos esenciales. Los indicadores que se están utilizando cubren los cambios de precios, la competencia de medicamentos genéricos, la inversión en investigación y desarrollo, y la transferencia de tecnología. Se ocupan además de las salvaguardias del Acuerdo para los ADPIC, tales como la provisión de un período transitorio, las importaciones paralelas, las licencias obligatorias y el funcionamiento inicial de medicamentos genéricos (disposiciones de “Bolar”).

"Los ministros de comercio, economía, industria y asuntos exteriores han prestado gran atención en Doha a la cuestión del acceso a medicamentos esenciales. Ello demuestra la creciente consideración de la importancia que los acuerdos comerciales internacionales tienen para las vidas y el bienestar de las personas".

Dra. Gro Harlem Brundtland, Directora General, en declaraciones realizadas tras la Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio en Doha, en noviembre de 2001.

Cuadro 6

Hacia la financiación igualitaria de medicamentos en las Américas

La reforma de los sistemas de salud de todas las Américas, incluida la reforma farmacéutica, lleva en marcha desde la década de los 80. La reforma farmacéutica ha tenido como objetivo mejorar la selección, el aprovisionamiento y el uso de productos farmacéuticos. Al mismo tiempo, se han creado más y más sistemas de seguros médicos para responder a las necesidades sanitarias de la población, desde organizaciones privadas con ánimo de lucro hasta organizaciones de la seguridad social financiadas con fondos públicos. Entre estos dos extremos ha evolucionado una amplia gama de sistemas alternativos en el contexto de la competencia controlada, que incluyen compañías de seguros privadas sin ánimo de lucro y planes de seguro público.

Un estudio* de la OMS comparó el proceso de reforma sanitaria y los sistemas de seguro médico de Argentina, Colombia, Chile, Costa Rica, Guatemala y los Estados Unidos. Los datos recogidos mostraron las siguientes conclusiones:

• En Argentina se ha racionalizado el recetado de medicinas y se han logrado cambios positivos en los patrones de consumo, lo que a su vez ha traído consigo un mayor control de gastos y un mejor control de calidad.

• En Colombia se ha incluido una lista de medicinas en el Plan Sanitario Obligatorio, se han obtenido resultados positivos con los planes de compra en grandes volúmenes por cooperativas y grupos de proveedores de servicios sanitarios, y se ha introducido con éxito una serie de medicamentos genéricos.

• En Costa Rica se ha introducido un sistema de seguro médico universal, basado en la solidaridad, la igualdad y la obligación, junto con una política farmacéutica basada en el concepto de medicamentos esenciales. Además se ha establecido un sistema de compra centralizado, lo que ha aportado un ahorro considerable en la adquisición de medicinas.

• En Chile el uso de medicamentos genéricos ha sido todo un éxito.

• En EE UU, el mercado farmacéutico está regulado de forma eficaz. Para determinar qué medicamentos deben estar disponibles, muchos servicios públicos de salud estadounidenses y los principales programas de seguros privados utilizan listados selectivos que dan prioridad a los medicamentos genéricos. Sin embargo, millones de personas carecen de cobertura para sus gastos farmacéuticos y los copagos por parte de los pacientes pueden limitar el acceso de ciertos pacientes de bajos ingresos que tienen dificultades para poder hacer el pago inmediato necesario.

• En Guatemala, los envases monodosis y la especificación de la dosificación por los comités terapéuticos ha sido la clave de la gestión positiva de medicamentos en los hospitales. Al igual que en Costa Rica, la compra centralizada ha permitido adquirir medicinas a precios mucho más bajos que en el mercado general.

 

* Informe en: Zerda A et al. Health Insurance Systems and Access to Medicines (Sistemas de Seguros de Salud y Acceso a Medicamentos). Buenos Aires, ISALUD, 2001, ISBN 92 75 32353 4 (ISBN 92 75 12353 5).


Los ejemplos de estos países indican que, para asegurar el acceso a medicamentos esenciales, es necesaria una combinación de sistemas de financiación igualitaria, compartir los riesgos con planes de seguros y reembolso, seleccionar cuidadosamente las medicinas, gestionar de forma fiable los medicamentos y hacer un uso racional de ellos.

"Un sistema sanitario no es bueno por lo que gasta o por quién lo gasta. Es bueno por los resultados sanitarios que genera por cada unidad monetaria invertida".

 

to previous section
to next section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: June 25, 2014