Cómo desarrollar y aplicar una política farmacéutica nacional - Segunda edición
(2002; 102 páginas) [English] [French] View the PDF document
Table of Contents
View the documentAutores
View the documentAbreviaturas y siglas
View the documentPrólogo
Open this folder and view contentsPRIMERA PARTE: Cómo establecer y aplicar una política farmacéutica nacional
Close this folderSEGUNDA PARTE: Componentes fundamentales de una política farmacéutica nacional
Open this folder and view contents4. Selección de medicamentos esenciales
Open this folder and view contents5. Asequibilidad
Open this folder and view contents6. Financiación de los medicamentos
Open this folder and view contents7. Sistemas de suministro
Open this folder and view contents8. Reglamentación farmacéutica
Close this folder9. Uso racional de los medicamentos
View the document9.1 ¿Por qué es importante promover el uso racional?
View the document9.2 Retos
View the document9.3 Planificar actividades de promoción del uso racional de los medicamentos
View the document9.4 Estrategias básicas para mejorar el uso de medicamentos
View the document9.5 Estrategias educacionales
View the document9.6 Estrategias gerenciales para promover el uso racional de los medicamentos
View the document9.7 Estrategias de reglamentación para promover el uso racional de los medicamentos
View the document9.8 Fomentar el uso racional de los medicamentos en el sector privado
Open this folder and view contents10. Investigación
Open this folder and view contents11. Desarrollo de recursos humanos
Open this folder and view contents12. Vigilancia y evaluación
View the documentReferencias
View the documentCubierta posterior
 

9.6 Estrategias gerenciales para promover el uso racional de los medicamentos

También las estrategias gerenciales son importantes para promover el uso racional y evitar el despilfarro. A continuación se comentan las principales. En todos los casos, un análisis detenido del problema subyacente, discusiones extensas con todo el personal implicado, una introducción cuidadosa y una supervisión y un seguimiento intensivos contribuirán a asegurar el máximo rendimiento de las estrategias. En algunos casos el resultado pueden ser efectos negativos inesperados.

Tratamientos estandarizados, listas de medicamentos esenciales, normas de dispensación

Como ya se ha dicho en la sección 9.4, se deben utilizar las directrices clínicas para definir listas institucionales o nacionales de medicamentos esenciales, y éstas a su vez deben orientar la adquisición de medicamentos y su reembolso. También se debería promover la adhesión a las directrices clínicas implicando a los usuarios finales en su desarrollo, introduciendo y capacitando en su utilización y a través de supervisión y auditorías médicas. Otras posibilidades son la introducción de impresos de prescripción estandarizados o estructurados, por ejemplo para la profilaxis antibiótica, y el empleo de envases con el ciclo de tratamiento estandarizado.

Hay intervenciones de gestión que no dan resultado. Por ejemplo, la norma de limitar las prescripciones a un máximo de tres medicamentos se elude fácilmente escribiendo dos prescripciones para un solo paciente, y la norma que exige que ciertas prescripciones costosas sean refrendadas por consultores se puede circunvenir mediante la firma previa de hojas de prescripción en blanco.

Incentivos económicos

Hay muy pocas evidencias sólidas sobre el impacto de los incentivos económicos. En teoría cabe suponer que la eliminación de incentivos perversos conduzca a una mejor prescripción, pero los efectos imprevistos son muy comunes.

La combinación de las funciones de prescripción y dispensación en un mismo profesional suele conducir a un exceso de prescripción, ya que existe un incentivo económico a vender más medicamentos o medicamentos más costosos. Por ello se recomienda que estas dos funciones estén lo más separadas que sea posible, excepto en áreas rurales en las que el mercado sea insuficiente para sostener farmacias separadas. Una medida de esta índole suele tropezarse con fuerte oposición de los médicos dispensadores (que pueden obtener una parte considerable de sus ingresos de la venta de medicamentos) y de los farmacéuticos (que pueden obtener una parte considerable de sus ingresos de la venta de medicamentos sin receta). En ambos casos hay que examinar la remuneración total de estos profesionales, e introducir sistemas de honorarios (honorarios por consulta, honorarios por dispensación). Análogamente, un margen porcentual para el farmacéutico incentiva la venta de más medicamentos caros. Una tasa de dispensación uniforme, independiente del precio del medicamento, eliminaría ese incentivo, pero puede conducir a un encarecimiento de los medicamentos más baratos. Los incentivos económicos deben ser siempre planificados y evaluados con suma prudencia.

to previous section
to next section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: November 5, 2014