Cómo desarrollar y aplicar una política farmacéutica nacional - Segunda edición
(2002; 102 páginas) [English] [French] View the PDF document
Table of Contents
View the documentAutores
View the documentAbreviaturas y siglas
View the documentPrólogo
Open this folder and view contentsPRIMERA PARTE: Cómo establecer y aplicar una política farmacéutica nacional
Close this folderSEGUNDA PARTE: Componentes fundamentales de una política farmacéutica nacional
Close this folder4. Selección de medicamentos esenciales
View the document4.1 Medicamentos esenciales
View the document4.2 Problemas viejos y retos nuevos
View the document4.3 Estrategias de selección de medicamentos esenciales
View the document4.4 Medicinas tradicionales y herbarias
Open this folder and view contents5. Asequibilidad
Open this folder and view contents6. Financiación de los medicamentos
Open this folder and view contents7. Sistemas de suministro
Open this folder and view contents8. Reglamentación farmacéutica
Open this folder and view contents9. Uso racional de los medicamentos
Open this folder and view contents10. Investigación
Open this folder and view contents11. Desarrollo de recursos humanos
Open this folder and view contents12. Vigilancia y evaluación
View the documentReferencias
View the documentCubierta posterior
 

4.2 Problemas viejos y retos nuevos

A finales de 1999 eran 156 los Estados Miembros de la OMS que contaban con una lista nacional oficial de medicamentos esenciales, y 127 de esas listas habían sido actualizadas en los cinco años anteriores. La mayor parte de dichas listas están vinculadas a directrices clínicas nacionales que se utilizan para la capacitación y la supervisión. Sirven también como guía para el suministro de medicamentos en el sector público, las prestaciones farmacéuticas dentro de los planes de reembolso, las donaciones de medicamentos y la producción local. La idea de utilizar menos medicamentos de manera más efectiva parece, pues, estar muy extendida, pero no siempre es fácil llevarla a la práctica plenamente, y hay diversos retos viejos y nuevos que es preciso considerar.

Conseguir una mayor aceptación del principio

Puede haber oposición al empleo de la lista de medicamentos esenciales. Los prescriptores pueden verla como una amenaza a su libertad clínica, mientras que los farmacéuticos pueden sentir preocupación por sus repercusiones económicas. Los fabricantes pueden temer una reducción de su mercado, y los consumidores pueden pensar que se les ofrecen medicamentos baratos de calidad inferior. Si no se atajan esas preocupaciones, el concepto de selección y el uso de una lista de medicamentos esenciales no se aceptarán. Por eso el proceso de selección debe ser consultivo, y por eso es importante informar y educar a los afectados.

Promover los medicamentos esenciales en el sector privado

Existe ya una experiencia considerable de empleo de las listas de medicamentos esenciales en el sector público. Sin embargo, en la mayoría de los países de ingresos bajos y medios lo más habitual es que las personas sean tratadas con medicamentos procedentes del sector privado, que el paciente paga de su bolsillo. Con demasiada frecuencia a esos consumidores se les prescriben o dispensan medicamentos de precio elevado, a menudo en pequeñas cantidades, en lugar de cantidades terapéuticas de medicamentos esenciales. La promoción de medicamentos no esenciales se traduce muchas veces en el tratamiento excesivo de enfermedades leves, el tratamiento inadecuado de enfermedades graves y el abuso de antibióticos. La prescripción y venta generalizadas de medicamentos no esenciales significan que las familias, y en particular las familias pobres, no obtienen la mejor asistencia sanitaria a cambio de su dinero y que en última instancia quizá no reciban el tratamiento que necesitan.

Promover el concepto de medicamentos esenciales en el sector privado sigue planteando un desafío considerable a los países. Los programas de seguros médicos privados y las asociaciones profesionales avanzadas constituyen a menudo el mejor punto de entrada para introducir la selección de medicamentos económicamente eficientes en el sector privado.

Donaciones de medicamentos no esenciales

La donación de medicamentos no esenciales puede ser perjudicial para la aceptación y aplicación del proceso de selección y la observancia de directrices clínicas basadas en evidencias. La OMS, juntamente con muchas otras organizaciones, ha establecido unas directrices interorganismos para hacer frente a este problema17. Lo fundamental a este respecto es que las donaciones de medicamentos deberían limitarse a medicamentos incluidos en la lista nacional de medicamentos esenciales, a menos que expresamente se solicite y acuerde otra cosa.

to previous section
to next section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: October 7, 2014