Cómo desarrollar y aplicar una política farmacéutica nacional - Segunda edición
(2002; 102 páginas) [English] [French] View the PDF document
Table of Contents
View the documentAutores
View the documentAbreviaturas y siglas
View the documentPrólogo
Close this folderPRIMERA PARTE: Cómo establecer y aplicar una política farmacéutica nacional
Open this folder and view contents1. Introducción
Close this folder2. El proceso de la política farmacéutica nacional
View the document2.1 Visión general del proceso de la política farmacéutica nacional
View the document2.2 Formular una política farmacéutica nacional
View the document2.3 Aplicar una política farmacéutica nacional
View the document2.4 Vigilancia y evaluación
Open this folder and view contents3. Legislación
Open this folder and view contentsSEGUNDA PARTE: Componentes fundamentales de una política farmacéutica nacional
View the documentReferencias
View the documentCubierta posterior
 

2.4 Vigilancia y evaluación

¿Por qué son importantes la vigilancia y la evaluación?

La vigilancia y la evaluación del impacto de una política farmacéutica nacional son tareas arduas. Aparte de la falta de tiempo, de recursos humanos y de presupuesto, existe a menudo una carencia básica de comprensión del valor de la vigilancia, e incluso cierta resistencia a la revisión objetiva o crítica de los efectos de las actividades formuladas en el plan maestro.

La vigilancia es una forma de examen continuado que proporciona una visión de la aplicación de las actividades planificadas e indica si se están cumpliendo los objetivos. Se puede efectuar utilizando una combinación de distintos métodos, entre ellos las visitas de inspección y los sistemas de notificación sistemática o vigilancia centinela.

La evaluación es una manera de analizar los progresos realizados hacia la consecución de objetivos y metas acordados. Debe construirse sobre la utilización de sistemas de vigilancia. Al comienzo del programa se emplea para obtener una clara evaluación previa de las necesidades. Una evaluación a medio plazo puede suministrar datos valiosos sobre si el programa funciona, y en caso contrario por qué no. La evaluación final permite hacer un repaso completo de los logros del programa, del cual se puedan extraer enseñanzas para el futuro.

Un sistema de vigilancia y evaluación es un instrumento de gestión constructiva que permite efectuar una valoración constante de los progresos y contribuye a informar las decisiones de gestión necesarias. También proporciona transparencia y responsabilización, y establece un patrón para las comparaciones entre países, entre zonas geográficas y a lo largo del tiempo. De todo ello se pueden derivar las evidencias necesarias de que se están haciendo progresos (o no), con miras a respaldar la política en las discusiones con las partes interesadas y las instancias normativas. Algunos aspectos prácticos se presentan en el recuadro 3.

Indicadores para la vigilancia de las políticas farmacéuticas nacionales

Para averiguar si se están realizando progresos adecuados conviene fijar metas o baremos de resultados realistas. Se puede utilizar una selección de indicadores para medir los cambios, hacer comparaciones y valorar si se están cumpliendo las metas. Si se utilizan indicadores, éstos deberán ser claros, útiles, mensurables, fiables y válidos.

La OMS y el MSH han llevado a cabo muchas investigaciones operativas para desarrollar y refinar indicadores de vigilancia de las políticas farmacéuticas9,10. Actualmente hay cuatro categorías de indicadores de las políticas farmacéuticas: datos generales, indicadores estructurales, indicadores de proceso e indicadores de resultados. Se pueden utilizar subconjuntos escogidos de esos indicadores según las necesidades de cada país.

La OMS y el MSH han convenido asimismo un subconjunto de indicadores básicos para su empleo sistemático y la vigilancia centinela. Estos indicadores están muy estandarizados para poder identificar tendencias. Se dispone de un manual detallado sobre su empleo11. El acopio de datos es relativamente fácil, por lo que permite una vigilancia periódica. Los indicadores básicos cubren los siguientes aspectos:

• el acceso a los medicamentos esenciales y otros indicadores sobre sistemas de financiación farmacéutica y gestión pública de los suministros que proporcionan información sobre dicho acceso;

• las funciones y la eficiencia del organismo de reglamentación farmacéutica, el laboratorio de control de calidad y cómo se manejan los medicamentos para mantener su buena calidad, todo lo cual suministra información sobre la calidad de los medicamentos;

• la prescripción y dispensación de medicamentos, el uso de la lista de medicamentos esenciales y de las directrices clínicas, con lo cual se suministra información sobre las pautas de utilización de los medicamentos.


¿Notificación sistemática o vigilancia centinela?

Un sistema de notificación sistemática, como parte de un sistema de información sobre la gestión farmacéutica, puede proporcionar mucha de la información necesaria para vigilar la aplicación de la política farmacéutica. Sin embargo, en realidad buena parte de la información no se recoge de manera sistemática, y la que se recoge rara vez se utiliza. En un sistema de vigilancia centinela se efectúan encuestas periódicas sobre una muestra escogida de centros de salud. Algunos países, por ejemplo Zimbabwe, han empleado con éxito un sistema de vigilancia centinela para recoger cada dos años datos normalizados sobre la situación, los puntos fuertes y los puntos débiles del sistema farmacéutico nacional. Ha resultado ser un instrumento de gestión muy útil12.

¿Quién puede utilizar los resultados?

El método de evaluación de la situación farmacéutica basado en indicadores puede ser útil para varias de las partes implicadas en el terreno farmacéutico. Los responsables de la política, sus ejecutores y sus gestores pueden obtener una idea clara de los problemas del país que les permita reconsiderar las estrategias y las prioridades. Los resultados pueden servir como guía para fijar prioridades y robustecer las estrategias capaces de producir mejores efectos.

También el gobierno y el ministerio de salud pueden servirse de los resultados para sincronizar políticas. Por ejemplo, un nivel bajo de disponibilidad y asequibilidad de los medicamentos esenciales podría indicar la necesidad de revisar las orientaciones vigentes sobre financiación de la atención de salud y de los medicamentos. Las políticas económicas pueden estar demasiado centradas en la integración en la economía global sin tener en cuenta sus consecuencias para los precios de los medicamentos o para la asequibilidad y disponibilidad de medicamentos necesarios. La presencia en el mercado de productos farmacéuticos inferiores a la norma podría indicar la necesidad de valorar las implicaciones del compromiso del gobierno con una política de libre mercado que permita la circulación de más productos y la actuación de más entidades comerciales de los que puede regular eficientemente el organismo de reglamentación farmacéutica (ORF).

Los organismos y los donantes internacionales pueden emplear los resultados para centrar sus esfuerzos en áreas prioritarias que requieran apoyo y determinar la viabilidad de invertir recursos en áreas donde se puedan lograr los mejores efectos. También los grupos de profesionales y las ONG podrán obtener orientación sobre las áreas donde sería más conveniente centrar sus campañas de abogacía e información.

Evaluaciones comparativas interpaíses

Los estudios interpaíses basados en metodologías estandarizadas pueden ayudar a las instancias normativas nacionales a informarse acerca de enfoques innovadores que puedan ser aplicables en sus respectivos países. También fomentan los intercambios y la colaboración internacionales en materia de política farmacéutica. Un ejemplo es el estudio de 12 países sobre vigilancia de las políticas farmacéuticas nacionales13. Sus resultados indican que en la mayoría de los países se cuenta con la estructura y el sistema, pero que es mucho más fácil crear estructuras que hacerlas funcionar. Un ejemplo es el ORF: aunque tiene la misión de registrar los medicamentos e inspeccionar su fabricación y su venta al por menor, la observancia de la reglamentación es frecuentemente escasa. En muchos países la financiación pública de los medicamentos es débil.

Los indicadores básicos arriba mencionados son compilados por la OMS a efectos de comparación internacional; se almacenan en la base de datos de la Organización y se emplean en la preparación de los informes de la OMS sobre la situación mundial en materia farmacéutica14.

Recuadro 3

Aspectos prácticos de la vigilancia de la política farmacéutica nacional

• Identificar las preguntas correctas: centrarse en aquellas preguntas cuyas respuestas sean pertinentes para las decisiones de gestión.

• Limitar el acopio de datos a los que sean pertinentes y de probable utilización. Si se reúnen demasiados datos el proceso resultará costoso, y el análisis de datos será demasiado complicado y probablemente menos preciso.

• Establecer un sistema de acopio de datos fiable; recordar que los datos sólo serán fiables si son también pertinentes para las personas que los recogen. Siempre que se pueda, partir de los sistemas existentes y robustecerlos; en la medida de lo posible, el acopio de datos debería integrarse en el funcionamiento habitual del sistema. Para ello se requiere adiestrar al personal y asignar recursos. Es importante que haya una rápida retroinformación de los resultados.

• Aparte de ser utilizados por los administradores sanitarios de distrito o provinciales, los resultados agregados deben ser remitidos al nivel central de política y gestión, y utilizados para la adopción de decisiones de gestión a nivel central. Si los datos se emplean para preparar un informe de vigilancia, dicho informe deberá ser compartido con todos los que han contribuido a él, incluidos quienes efectuaron el acopio de datos.

Evaluaciones periódicas de la política farmacéutica nacional

La política farmacéutica nacional debe ser evaluada periódicamente, por ejemplo cada cuatro años. Se puede invitar a consultores o profesionales independientes de otros países o de la OMS para complementar al equipo de evaluación nacional. Estas evaluaciones deberían formar parte integral del plan maestro farmacéutico, y contar desde el primer momento con la asignación de los recursos necesarios.

to previous section
to next section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: October 7, 2014