Cómo desarrollar y aplicar una política farmacéutica nacional - Segunda edición
(2002; 102 páginas) [English] [French] View the PDF document
Table of Contents
View the documentAutores
View the documentAbreviaturas y siglas
View the documentPrólogo
Close this folderPRIMERA PARTE: Cómo establecer y aplicar una política farmacéutica nacional
Open this folder and view contents1. Introducción
Close this folder2. El proceso de la política farmacéutica nacional
View the document2.1 Visión general del proceso de la política farmacéutica nacional
View the document2.2 Formular una política farmacéutica nacional
View the document2.3 Aplicar una política farmacéutica nacional
View the document2.4 Vigilancia y evaluación
Open this folder and view contents3. Legislación
Open this folder and view contentsSEGUNDA PARTE: Componentes fundamentales de una política farmacéutica nacional
View the documentReferencias
View the documentCubierta posterior
 

2.3 Aplicar una política farmacéutica nacional

Por muy bien formulada que esté, una política no sirve de nada si no se aplica. Toda política farmacéutica necesita un plan general de aplicación o "plan maestro"; cada componente de la política requiere una estrategia detallada y planes de acción específicos. En esta sección se exponen algunas observaciones generales sobre la aplicación. Recomendaciones técnicas más detalladas para cada componente de la política farmacéutica nacional se ofrecen en los capítulos siguientes (véase también el recuadro 1).

Prioridades de aplicación

Las prioridades de aplicación serán distintas para cada país. Por ejemplo, allí donde la cobertura de la asistencia sanitaria sea amplia y el acceso a los medicamentos no constituya un problema, será probablemente su uso racional y su costo lo que preocupe. En esas circunstancias, la aplicación de una política farmacéutica se centrará en reglamentar el mercado y contener los costos sin perjuicio del acceso sostenible y la equidad. En los países menos desarrollados puede ocurrir que el gasto total en salud y productos farmacéuticos sea muy bajo, y que el sector privado no esté en condiciones de satisfacer las necesidades de la mayoría de la población. En esa situación el punto focal de la política se situará más bien en incrementar el acceso a los medicamentos esenciales.

Las prioridades de aplicación deben fundamentarse en la gravedad de los problemas y en las posibilidades de alcanzar los objetivos y lograr un impacto con los recursos de que se dispone.

Plan maestro y planes de trabajo

La política farmacéutica nacional conduce a un plan de aplicación o plan maestro, que puede cubrir un período de tres a cinco años. En dicho plan de aplicación se especifican para cada componente de la política lo que hay que hacer y quién es el responsable de hacerlo, se calculan las necesidades presupuestarias y se propone un calendario aproximado. Si los recursos son insuficientes sin aportaciones externas, habrá que identificar un conjunto de actividades prioritarias que puedan ser llevadas a cabo con los medios existentes. También se deberían incluir las posibles aportaciones de donantes, e identificar lagunas en la financiación que puedan servir como guía para la ayuda de donantes en el futuro. El plan maestro facilita la vigilancia y el seguimiento y es importante que se comunique a todas las partes implicadas.

El plan maestro debería ser desglosado en planes de actuación y planes de trabajo anuales, que deberían ser cuidadosamente trazados con los distintos organismos implicados en la aplicación. Esos planes deberían delimitar los enfoques y actividades para cada componente, especificando con detalle quién es el responsable, enumerando las principales tareas y describiendo el resultado que se pretende obtener, el calendario detallado y el presupuesto exacto.

Responsabilidades de aplicación

En cuanto organismo rector, el ministerio de salud debe supervisar y coordinar todas las actividades, y vigilar el grado de aplicación y el logro de metas. En algunos países es una unidad separada dentro del ministerio, dotada de presupuesto y personal propios, la que actúa como agencia de coordinación.

Aparte de la agencia de coordinación, se recomienda la creación de un foro consultivo nacional que supervise la aplicación de la política. Esto es esencial para suscitar y mantener el respaldo de todo el país a la política y asegurar que los principales interesados permanezcan informados e implicados. Otro tanto se podría hacer para algunos de los componentes específicos de la política, por ejemplo todas las actividades relativas a la garantía de la calidad o al uso racional de los medicamentos.

Instituciones nacionales tales como el organismo de reglamentación farmacéutica, el departamento de farmacia del ministerio de salud, los depósitos centrales de suministros médicos y las delegaciones de salud de distrito o provinciales son actores fundamentales en la aplicación de la política farmacéutica. También lo son otras agencias que se ocupan de las finanzas, el comercio, la planificación económica y la educación. Dado el carácter multisectorial de las cuestiones farmacéuticas, es importante no sólo obtener sino también mantener el consenso en torno a los objetivos de la política. Esto se puede lograr mediante acuerdo sobre los planes de aplicación y a través de informes periódicos sobre los progresos realizados.

Recuadro 1

Aspectos prácticos de la aplicación de la política

Una política farmacéutica no se puede aplicar con éxito sin un compromiso firme y activo del gobierno. Algunas estrategias efectivas son:

• En una etapa temprana, preparar la estructura legislativa pertinente que permita el desarrollo y la aplicación de la política farmacéutica nacional.

• Aprovechar una ventana de oportunidad política, como puede ser un cambio político específico o acontecimientos en países vecinos, para impulsar el desarrollo o la aplicación de la política.

• Empezar a aplicar la política en áreas concretas relativamente sencillas, para asegurar de ese modo una fuerte visibilidad y un alto nivel de éxito en los comienzos, y apoyo para la política en la decisiva fase inicial.

• Adoptar un enfoque flexible; estar dispuesto a posponer una actuación si se necesita más tiempo para prepararla, explicarla y construir el oportuno consenso.

• Lograr que expertos nacionales y figuras respetadas de la política manifiesten públicamente su apoyo a la política y avalen su solidez técnica. Es importante que el público confíe en la política.

• Movilizar a grupos decisivos de la sociedad en apoyo de la política. Las organizaciones de consumidores, los sindicatos, las organizaciones religiosas y los medios de comunicación, por ejemplo, pueden ser importantes para construir ese apoyo.

• Prever posibles variaciones en las posiciones de los oponentes, e identificar estrategias para implicarlos y conseguir su apoyo. Por ejemplo, es posible que la industria farmacéutica se oponga a las políticas de precios de los medicamentos y a la implantación de una lista de medicamentos esenciales, pero seguramente apoyará las estrategias orientadas a fortalecer la reglamentación farmacéutica y mejorar la garantía de la calidad de los medicamentos.

• Crear sectores de opinión que apoyen la política tanto dentro como fuera del gobierno. Esto es crucial para el éxito y la sostenibilidad de la política a largo plazo.

Recursos financieros

Es importante que las estrategias y los planes de acción estén en consonancia con los recursos financieros disponibles. Las fuentes de financiación habituales son las asignaciones de fondos gubernamentales y los ingresos procedentes del registro de medicamentos y pagos directos. Las agencias responsables deben contar con un mecanismo de captación activa de fondos y poder asegurarse una financiación constante del gobierno. Otras fuentes posibles son las aportaciones de donantes internacionales y locales. Sin embargo, no debería haber conflicto de intereses en la aceptación de aportaciones de donantes, por ejemplo, cuando éstos están interesados en financiar actividades de baja prioridad dentro de la política farmacéutica nacional.

Cooperación regional

La cooperación regional puede ser útil a la hora de aplicar políticas farmacéuticas. Los países, las instituciones y las organizaciones pueden compartir información, conocimientos técnicos, capacitación y servicios. El intercambio de experiencias contribuye a asegurar que se promuevan las mejores prácticas, que no se repitan errores y que los recursos limitados se utilicen de manera efectiva.

Cada vez es más frecuente que los países cooperen a nivel regional en un amplio abanico de asuntos económicos y de política. La Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN), la Unión Europea (UE) y la Organización de la Unidad Africana (OUA) son tres ejemplos de asociación regional.

Recuadro 2

Cooperación de la ASEAN en materia farmacéutica

Los países de la ASEAN colaboran en diversos aspectos del sector farmacéutico desde hace más de un decenio. Los siguientes factores han contribuido al éxito:

• La similitud lingüística y la afinidad cultural de la mayoría de los países cooperantes.

• La planificación consultiva y participativa por parte de todos los países desde una fase temprana.

• El apoyo técnico, financiero y organizativo de organizaciones internacionales como la OMS y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

• La selección cuidadosa de áreas prioritarias para la cooperación, con repercusiones inmediatas y visibles.

• El desarrollo de actividades ininterrumpidas y sostenidas en el tiempo, con la coordinación de cada proyecto a cargo de un país director y la participación activa de otros.

• La divulgación de los resultados e informaciones pertinentes sobre cada proyecto a todos los países participantes mediante reuniones anuales.

• La existencia en la región de un clima político propicio a la cooperación en numerosas áreas.

• La ausencia de oposición significativa por parte de sectores o intereses particulares en cada uno de los países participantes.

Compartir la información y los conocimientos técnicos puede ser particularmente provechoso si las políticas y estrategias son pertinentes entre sí y fáciles de adaptar. La armonización de los estándares de reglamentación farmacéutica puede ser uno de los frutos de una eficaz cooperación técnica y normativa entre países. La armonización en esos ámbitos puede conducir a un uso más económico de los recursos humanos, animales y materiales, así como al establecimiento de estándares comunes a escala regional o internacional. Sin embargo, es preciso tener en cuenta consideraciones de soberanía. Durante el proceso de armonización, cada país deberá cerciorarse de que aquello que se armoniza es aplicable y conforme a los intereses nacionales.

Cooperación técnica con la OMS

La OMS puede suministrar un foro para el intercambio de información y promover la cooperación mediante cursos de formación regionales e internacionales y proyectos de investigación interpaíses. También los centros colaboradores de la OMS y otros centros modelo participan en la capacitación y la investigación, la creación de redes profesionales y el intercambio de información entre los países cooperantes.

Las nuevas tecnologías de la información brindan grandes oportunidades para el intercambio de información, las consultas, la colaboración y la cooperación técnica en condiciones de eficiencia y bajo costo. El sitio web de la OMS sobre medicinas contiene la mayor parte de la información técnica y de los documentos fundamentales de interés para el desarrollo de políticas farmacéuticas nacionales7. Otra referencia básica es Managing drug supply, un manual elaborado por el Management Sciences for Health (MSH) en estrecha colaboración con la OMS8.

Periódicamente se imparte un curso de formación sobre cuestiones de política farmacéutica para funcionarios de alto nivel del sector farmacéuticoa, y la Conferencia Internacional de Organismos de Reglamentación Farmacéutica (CIORF) se reúne cada dos años para debatir asuntos relacionados con la reglamentación del sector.

a Se puede obtener información detallada sobre estos y otros cursos y conferencias del Departamento de Medicamentos Esenciales y Política Farmacéutica de la OMS, Ginebra, o de las oficinas nacionales de la OMS.

to previous section
to next section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: August 29, 2014