Cómo desarrollar y aplicar una política farmacéutica nacional - Segunda edición
(2002; 102 páginas) [English] [French] View the PDF document
Table of Contents
View the documentAutores
View the documentAbreviaturas y siglas
View the documentPrólogo
Close this folderPRIMERA PARTE: Cómo establecer y aplicar una política farmacéutica nacional
Close this folder1. Introducción
View the document1.1 Los medicamentos esenciales no se emplean en todo su potencial
View the document1.2 ¿Qué es una política farmacéutica nacional?
View the document1.3 Componentes fundamentales de una política farmacéutica nacional
Open this folder and view contents2. El proceso de la política farmacéutica nacional
Open this folder and view contents3. Legislación
Open this folder and view contentsSEGUNDA PARTE: Componentes fundamentales de una política farmacéutica nacional
View the documentReferencias
View the documentCubierta posterior
 

1.2 ¿Qué es una política farmacéutica nacional?

Un compromiso con un objetivo y una guía de acción

Una política farmacéutica nacional es un compromiso con un objetivo y una guía de acción. Expresa y prioriza las metas a medio y largo plazo establecidas por el gobierno para el sector farmacéutico, e identifica las estrategias principales para alcanzarlas.

Suministra un marco dentro del cual se pueden coordinar las actividades del sector farmacéutico. Abarca los sectores tanto público como privado, e implica a todos los protagonistas del ámbito farmacéutico.

Una política farmacéutica nacional, presentada e impresa como declaración oficial del gobierno, es importante porque constituye un registro formal de aspiraciones, objetivos, decisiones y compromisos. Sin esa clase de documento programático formal quizá no exista un panorama general de lo que se necesita, y en consecuencia podrá ocurrir que algunas medidas gubernamentales entren en colisión con otras, por no haber sido claramente definidas y comprendidas las diferentes metas y responsabilidades.

El documento programático debe ser fruto de un proceso sistemático de consultas con todas las partes interesadas. En ese proceso hay que definir los objetivos, fijar las prioridades, establecer las estrategias y construir el compromiso.

¿Por qué es necesaria una política farmacéutica nacional?

Una política farmacéutica nacional es necesaria por muchas razones. Las más importantes son éstas:

• Para presentar un registro formal de valores, aspiraciones, objetivos, decisiones y compromisos del gobierno a medio y largo plazo.

• Para definir las metas y objetivos nacionales para el sector farmacéutico y fijar prioridades.

• Para identificar las estrategias necesarias para cumplir esos objetivos e identificar a los distintos agentes responsables de aplicar los componentes principales de la política.

• Para crear un foro de debate nacional en torno a estas cuestiones.


Las consultas y el debate nacional previos al documento de política farmacéutica son muy importantes, ya que crean un mecanismo para aglutinar a todas las partes y lograr un sentido de propiedad colectiva de la política final. Esto es decisivo con miras al esfuerzo nacional que será necesario más tarde para aplicar la política. El proceso político es tan importante como el documento político.

Los objetivos principales de asegurar un acceso equitativo, la buena calidad y el uso racional se suelen encontrar en todas las políticas farmacéuticas nacionales, pero es obvio que no todas ellas son iguales. La definición final de los objetivos y las estrategias depende del nivel de desarrollo económico y de recursos, de factores culturales e históricos y de valores y decisiones de carácter político. Con las directrices aquí enunciadas se pretende ayudar a los países a desarrollar y aplicar un marco programático integral que sea apropiado para sus necesidades, prioridades y recursos.

Una política farmacéutica nacional es una parte esencial de la política sanitaria

Una política farmacéutica nacional no se puede desarrollar en un vacío: debe encajar en el marco de un determinado sistema de atención de salud, una política sanitaria nacional y quizá un programa de reforma del sector sanitario. Los objetivos de la política farmacéutica nacional deberían ser siempre congruentes con los objetivos sanitarios generales, y la aplicación de la política debería ayudar a lograr esos objetivos más amplios.

En cada país la política sanitaria y el nivel de provisión de servicios son determinantes importantes de la política farmacéutica y definen el abanico de elecciones y opciones. Por otra parte, también la situación farmacéutica afecta a la manera en que se ven los servicios de salud. Estos servicios pierden credibilidad si no existe un abastecimiento adecuado de medicamentos de buena calidad o si éstos son mal prescritos. De ahí que la aplicación de una política farmacéutica efectiva promueva la confianza en los servicios de salud y su utilización.

Existen también argumentos de índole económica. En muchos países una elevada proporción del gasto sanitario se dedica a los medicamentos. Por lo tanto, la financiación de la atención sanitaria está íntimamente ligada a la financiación farmacéutica. Es muy difícil poner en práctica una política sanitaria sin una política farmacéutica.

Objetivos de una política farmacéutica nacional

En el sentido más amplio, una política farmacéutica nacional debe promover la equidad y la sostenibilidad del sector farmacéutico.

Los objetivos generales de una política farmacéutica nacional son asegurar:

• el acceso:

disponibilidad equitativa y asequibilidad de los medicamentos esenciales

   

• la calidad:

calidad, inocuidad y eficacia de todas las medicinas

   

• el uso racional:

promoción del uso terapéuticamente racional y económicamente eficiente de los medicamentos por parte de los profesionales sanitarios y los consumidores.

Las metas y objetivos más específicos de una política nacional dependerán de la situación del país, de la política sanitaria nacional y de las prioridades políticas que establezca el gobierno. Junto a las metas relacionadas con la salud puede haber metas económicas o de otra índole. Por ejemplo, un objetivo añadido puede ser incrementar la capacidad nacional de producción farmacéutica.

Es fundamental que todos los objetivos de la política farmacéutica se expliciten, de modo que se puedan especificar los papeles que corresponden a los sectores público y privado y a los distintos ministerios (salud, finanzas, comercio e industria) y organismos gubernamentales (como el organismo de reglamentación farmacéutica).

Importancia del concepto de medicamentos esenciales

El concepto de medicamentos esenciales es central para una política farmacéutica nacional porque promueve la equidad y ayuda a fijar prioridades para el sistema de atención sanitaria. Lo esencial del concepto es que el uso de un número limitado de medicamentos cuidadosamente seleccionados sobre la base de directrices clínicas acordadas conduce a un mejor suministro de medicamentos, una prescripción más racional y unos costos más bajos.

Las razones son claras. Los medicamentos esenciales, seleccionados sobre la base de directrices clínicas de inocuidad y eficiencia económica, proporcionan una mejor calidad asistencial y un mejor aprovechamiento del dinero. La adquisición de un número menor de productos en mayores cantidades se traduce en una mayor competencia de precios y en economías de escala. La garantía de la calidad, la adquisición, el almacenamiento, la distribución y la dispensación de medicamentos son más fáciles con un número reducido de medicamentos. La capacitación del personal sanitario y la información farmacéutica en general pueden ser más específicas, y los prescriptores adquieren más experiencia con un número menor de medicamentos y están en mejores condiciones para reconocer las interacciones medicamentosas y las reacciones adversas.

A finales de 1999, 156 países desarrollados y en desarrollo tenían listas nacionales o institucionales de medicamentos esenciales para distintos niveles de asistencia, en los sectores tanto privado como público; 127 de esas listas habían sido actualizadas en los cinco años anteriores, y 94 estaban divididas en niveles asistenciales. Existen pruebas sustanciales de que el empleo de listas nacionales de medicamentos esenciales ha contribuido a mejorar la calidad de la asistencia y a lograr ahorros considerables en el gasto farmacéutico.

to previous section
to next section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: August 29, 2014