Pautas generales para las metodologías de investigación y evaluación de la medicina tradicional
(2002; 81 páginas) [English] [French] View the PDF document
Table of Contents
View the documentNota de agradecimiento
View the documentPrólogo
Open this folder and view contentsIntroducción
Open this folder and view contents1. Metodologías de investigación y evaluación de los medicamentos herbarios
Open this folder and view contents2. Metodologías de investigación y evaluación de las terapias basadas en procedimientos tradicionales
Open this folder and view contents3. Investigaciones clínicas
Open this folder and view contents4. Otras cuestiones y consideraciones
View the documentReferencias
Close this folderAnexos
View the documentNota
Open this folder and view contentsAnexo I. Pautas para la evaluación de los medicamentos herbariosa
Open this folder and view contentsAnexo II. Pautas de investigación para la evaluación de la inocuidad y la eficacia de los medicamentos herbariosa
Open this folder and view contentsAnexo III. Informe de una Consulta de la OMS sobre la medicina tradicional y el SIDA: evaluación clínica de medicamentos tradicionales y productos naturalesa
Open this folder and view contentsAnexo IV. Definición de niveles de prueba y gradación de las recomendaciones
Open this folder and view contentsAnexo V. Pautas sobre niveles y tipos de datos necesarios para sustentar las alegaciones sobre productos terapéuticosa
Open this folder and view contentsAnexo VI. Pautas para la buena práctica clínica (BPC) en ensayos con productos farmacéuticosa
Open this folder and view contentsAnexo VII. Orientación para la industria: concordancia científica significativa en el examen de las menciones de propiedades sanitarias de alimentos convencionales y suplementos nutricionalesa
Open this folder and view contentsAnexo VIII. Directriz para la buena práctica clínicaa
Close this folderAnexo IX. Manual de instrucciones de la OMS sobre la calidad de vida: definiciones de facetas y escalas de respuestasa
View the documentIntroducción
View the documentCalidad general de la vida y la salud
View the documentÁmbito I - Ámbito físico
View the documentÁmbito II - Psicológico
View the documentÁmbito III - Grado de independencia
View the documentÁmbito IV - Relaciones sociales
View the documentÁmbito V - Medio
View the documentÁmbito VI - Espiritualidad/Religión/Creencias personales
View the documentEscalas de respuestas
View the documentAnexo X. Participantes en la Consulta de la OMS sobre metodologías de investigación y evaluación de la medicina tradicional
 

Escalas de respuestas

Las preguntas que componen el Manual de instrucciones de la OMS sobre la calidad de vida-100 surgieron de un proceso encaminado a captar la interpretación propia de cada cultura de las facetas de la calidad de vida y la expresión lingüística. Así pues, era inevitable cierta diversidad en la naturaleza y la estructura de las preguntas. En consecuencia, hubo que encontrar un equilibrio entre un número mínimo de modalidades de escalas de respuestas normalizadas, sin que por ello dejara de ser posible indagar sobre los aspectos difíciles de la calidad de vida, y el mantenimiento de la validez nominal de las preguntas del Manual de instrucciones de la OMS sobre la calidad de vida en diferentes culturas. Para dar cabida a todo ello, hay cuatro escalas de respuestas de cinco puntos relativas a la intensidad, la capacidad, la frecuencia y la evaluación de estados o comportamientos.

La escala de respuestas en materia de intensidad se refiere al grado o amplitud en que una persona experimenta un estado o una situación, por ejemplo la intensidad del dolor. Las preguntas pueden referirse también al vigor o la fuerza de una conducta. Se da por sentado que la experiencia de un estado más intenso va asociada a cambios correspondientes en la calidad de la vida. Algunos ejemplos de preguntas son los siguientes: «¿Le preocupa a usted algún dolor o molestia?» y «¿Tiene alguna dificultad para dormir?» Se utiliza una escala de respuestas para evaluar la intensidad. Los puntos extremos de la escala son los siguientes: «En absoluto» y «Extraordinariamente» o «Muchísimo».

La escala de respuestas correspondiente a la capacidad se refiere a la capacidad para experimentar un sentimiento, un estado o una conducta. Se da por sentado que una capacidad mayor va asociada a cambios correspondientes en la calidad de la vida. Ejemplos de preguntas son los siguientes: «¿Tiene usted energía suficiente para su vida cotidiana?» y «¿Hasta qué punto puede usted llevar a cabo sus actividades diarias?» Los puntos extremos son: «En absoluto» y «Completamente".

Los emparejamientos de las escalas de respuestas correspondientes a la frecuencia se refieren al número, la frecuencia, la habitualidad o la tasa correspondiente a un estado o conducta. El marco cronológico es decisivo para estas preguntas, hasta el punto de que la frecuencia se refiere a la que se dé en el periodo de tiempo especificado. Se da por sentado que un número mayor de apariciones del estado o del comportamiento va asociado a cambios correspondientes en la calidad de vida. Ejemplos de preguntas son los siguientes: «¿Con qué frecuencia tiene usted sentimientos negativos, tales como estado de ánimo deprimido, desesperación, ansiedad, depresión?» y «¿Con qué frecuencia padece usted dolor (físico)?» Los puntos extremos son: «Nunca» y «Siempre».

La escala de respuestas correspondiente a la evaluación se refiere a la evaluación de un estado, capacidad o comportamiento. Se da por sentado que una evaluación más positiva va asociada a un aumento correspondiente de la calidad de la vida de quien responde. Ejemplos de preguntas son los siguientes: «¿Hasta qué punto está usted satisfecho/a con su capacidad de trabajo?» y «¿Hasta qué punto está usted satisfecho/a con sus relaciones personales?» Se emplean varias escalas de evaluación. Los puntos extremos son: «Muy infeliz» - «Muy feliz»; «Muy insatisfecho» - «Muy satisfecho»; y «Muy deficiente» - «Muy buena». Esta escala de respuestas difiere de las relativas a la intensidad, la frecuencia y la capacidad, en el sentido de que, para aprovechar al máximo su utilización completa, tiene un punto medio neutral y los puntos extremos no lo son propiamente. En varias lenguas (por ejemplo, croata y holandés), la distinción entre los dos elementos de la pregunta «¿Hasta qué punto está usted satisfecho/a...?» y «¿Hasta qué punto está usted feliz...?» es intraducible, por lo que todas esas preguntas y escalas de respuesta se reducen a: «¿Hasta qué punto está usted satisfecho/a...?»

Se han derivado escalas de respuestas para cada una de las versiones lingüísticas del Manual de instrucciones de la OMS sobre la calidad de vida-100 conforme a una metodología normalizada. Para lograr la equivalencia en las escalas de respuestas hizo falta una metodología que superara la traducción de los descriptores de las escalas normalizadas en inglés. Aunque los puntos finales como «Nunca» y «Siempre» son universales, los matices de significado entre los puntos finales (por ejemplo, «a veces») son más ambiguos, difíciles de traducir y están sujetos a la variación cultural en su interpretación. Para lograr la equivalencia de todos los centros temáticos del Manual de instrucciones de la OMS sobre la calidad de vida-100 se utilizó una metodología que especificaba los puntos extremos correspondientes a cada uno de los cuatro tipos de escalas de respuestas de cinco puntos (evaluación, intensidad, capacidad y frecuencia) y una escala métrica en la que encajaran descriptores intermedios. Es decir, que se obtuvieron descriptores para cada una de las escalas de respuestas a fin de encontrar palabras o términos que recayeran en los puntos correspondientes al 25%, al 50% y al 75% entre los dos extremos.

Esta metodología sirvió primero para que las escalas de respuestas no fueran traducidas simplemente de una lengua original con los consiguientes problemas que entraña ese proceso. En segundo lugar, permitió un alto grado de equivalencia de escalas entre las lenguas, confirmada por un examen bilingüe posterior. En tercer lugar, garantizó la equidistancia entre los descriptores en las escalas. En otro lugar (Szabo, S., Orley, J. y Saxena, S. On behalf of the WHOQOL Group, 1997) se describe el método mediante el que se obtuvieron las escalas de respuestas.

to previous section
to next section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: June 25, 2014