Expand Document  |  Expand Chapter  |  Full TOC  |  Printable HTML version
Repercusiones de la declaración de Doha relativa al acuerdo sobre los ADPIC y la salud pública - Serie "Economía de la salud y medicamentos", No. 012
(2002; 71 páginas) [English] [French] View the PDF document
Table of Contents
View the documentPrefacio
View the documentAgradecimiento
View the documentAbreviaturas y acrónimos
View the documentResumen de orientación
View the documentIntroducción
View the documentAlcance
View the documentEl papel del Acuerdo sobre los ADPIC y los derechos de la propiedad intelectual (DPI)
Open this folder and view contentsMedidas de salud pública
Open this folder and view contentsFlexibilidad del Acuerdo sobre los ADPIC
Open this folder and view contentsMiembros con insuficiente o ninguna capacidad de fabricación
View the documentTransferencia de tecnología a los PMA
View the documentPrórroga del período transitorio para los PMA
View the documentTratamiento especial conforme al Acuerdo sobre los ADPIC
View the documentStatus legal de la Declaración de Doha
View the documentCuestiones no incluidas en la Declaración
View the documentConclusiones
View the documentAnexo 1 - Declaración de Doha relativa al Acuerdo sobre los ADPIC y la Salud Pública
View the documentAnexo 2 - Niveles de desarrollo de la industria farmacéutica (por países)
View the documentReferencias
View the documentOtros documentos de la Serie "Economía de la Salud y Medicamentos"
View the documentCubierta Posterior
 

Introducción

En la Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) celebrada en Doha (9 - 14 de noviembre de 2001), los Miembros de la OMC dieron un paso sin precedentes al adoptar una declaración especial1 sobre cuestiones relacionadas con el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) y la Salud Pública.2 La discusión de esta declaración fue una de las cuestiones más sobresalientes de la Conferencia,3 que inició una nueva ronda de negociaciones comerciales sobre una amplia gama de cuestiones.4 Éste fue el primer resultado de un proceso que comenzó en 2001 cuando, a petición del Grupo Africano, el Consejo de los ADPIC acordó tratar específicamente la relación existente entre el Acuerdo sobre los ADPIC y la salud pública.

1 El Párrafo 17 de la Declaración Ministerial general dice: "Recalcamos la importancia que atribuimos a que el Acuerdo relativo a los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (Acuerdo sobre los ADPIC) se aplique e interprete de manera que apoye la salud pública, promoviendo tanto el acceso a los medicamentos existentes como la investigación y desarrollo de nuevos medicamentos, y, a este respecto, adoptamos una Declaración aparte."

2 "Declaración relativa al Acuerdo sobre los ADPIC y la Salud Pública" (de aquí en adelante llamada "la Declaración de Doha"), WT/MIN(01)/DEC/2, 20 de noviembre de 2001 (véase el texto completo en el Anexo 1).

3 El Director General de la OMC resaltó la importancia de esta cuestión el primer día de la Conferencia, indicando así que el acuerdo sobre la salud pública y el Acuerdo sobre los ADPIC era el punto central de la nueva ronda. Pascal Lamy, el Comisario de Comercio de la Unión Europea, afirmó en la Conferencia que "tenemos que hallar la combinación adecuada de comercio y otras políticas, y para ello basta con considerar la pasión que ha rodeado nuestro debate sobre los ADPIC y el acceso a los medicamentos, que de forma tan intensa ha emergido hasta convertirse esta semana en una cuestión claramente definitoria para nosotros, y con toda la razón".

4 Incluidas la aplicación de acuerdos existentes, la agricultura, el sector de servicios, los aranceles industriales, los subsidios, las medidas anti-dumping, los acuerdos comerciales regionales y el medio ambiente.


La petición del Grupo Africano, apoyado por otros países en desarrollo, reflejó la creciente preocupación por las repercusiones del Acuerdo sobre los ADPIC respecto al acceso a los medicamentos, sobre todo por las disposiciones del Acuerdo sobre patentes. La crisis del VIH en los países del África subsahariana, los intentos de la industria farmacéutica, respaldada por algunos gobiernos,5 de bloquear la aplicación de medidas compatibles con el Acuerdo sobre los ADPIC por parte del Gobierno de Sudáfrica, y la reclamación presentada por los EE.UU. contra Brasil en relación con las licencias obligatorias,6 fueron percibidos como manifestaciones de un conflicto entre el reconocimiento de los derechos de la propiedad intelectual y los objetivos esenciales de la salud pública. Aunque uno de los objetivos declarados del Acuerdo sobre los ADPIC fue reducir las tensiones que surgen. de la protección de los derechos de la propiedad intelectual,7 la protección de la propiedad intelectual de los productos farmacéuticos y sus efectos sobre la salud pública, y en particular el acceso a los medicamentos, sigue siendo una cuestión muy controvertida.8

5 La Ley Pública 105-277 de los EE.UU. (105° Congreso, 1999) estableció que "Ninguno de los fondos apropiados bajo este epígrafe podrá ser utilizado para asistir al gobierno central de Sudáfrica, hasta que el Secretario de Estado informe por escrito a los comités adecuados del Congreso de los pasos que está tomando o va a tomar el Gobierno de los Estados Unidos para trabajar con el Gobierno de la República de Sudáfrica para negociar la derogación, suspensión, o expiración de la sección 15 (c) de la Ley de Enmienda de Control de Medicamentos y de Sustancias relacionadas n° 90 de 1997 de Sudáfrica" (traducción no oficial). Tras la adopción del Acuerdo sobre los ADPIC, el Gobierno de los EE.UU. siguió elaborando listados de países de acuerdo con la sección especial 301 de la Ley de Comercio de los EE.UU., a menudo poniendo en duda las disposiciones de las leyes nacionales sobre salud pública.

6 La intención declarada por el Gobierno de Brasil fue el aprovisionarse de antirretrovirales a precios inferiores a los que cobraban los titulares de patentes, en el marco del programa contra el SIDA apoyado por el gobierno. Los Estados Unidos retiraron su reclamación tras alcanzar un acuerdo con el gobierno brasileño en marzo de 2001.

7 Véase el Preámbulo del Acuerdo, párrafo 7: "Insistiendo en la importancia de reducir las tensiones mediante el logro de compromisos más firmes de resolver por medio de procedimientos multilaterales las diferencias sobre cuestiones de propiedad intelectual relacionadas con el comercio".

8 Véase, por ejemplo, Abbott, 2002a.


La voluntad de los países en desarrollo de ocuparse de las cuestiones de salud pública en el Consejo de los ADPIC estuvo basada en la convicción de que el Acuerdo sobre los ADPIC no debería impedir que sus miembros adoptaran las medidas necesarias para asegurar el acceso a los medicamentos y para satisfacer otras necesidades de salud pública. Varios documentos, en particular de la OMS9 y de la CNUCD,10 así como abundante trabajo académico11 y declaraciones de organizaciones no gubernamentales,12 habían subrayado la flexibilidad permitida por el Acuerdo sobre los ADPIC, en especial en relación con las excepciones a los derechos de patente, importaciones paralelas y licencias obligatorias. Los países en desarrollo deseaban una declaración, no por falta de claridad en el Acuerdo, sino como resultado de los obstáculos con que se han enfrentado las autoridades de dichos países al intentar aprovechar esa flexibilidad a nivel nacional.

9 Véase, por ejemplo, Velásquez y Boulet, 1999.

10 CNUCD, 1996.

11 Véase la bibliografía anotada en OMS, 2001.

12 Véase, por ejemplo, Oxfam, 2002; Médicos sin Fronteras, 2001; VSO, 2001.


La relación entre la salud pública y el Acuerdo sobre los ADPIC fue examinada en 1996 por la Asamblea Mundial de la Salud, la que se ocupó de esa cuestión en una resolución sobre la Estrategia revisada en materia de medicamentos.13 Las resoluciones subsiguientes adoptadas por la Asamblea Mundial de la Salud en 200114 indicaron la necesidad de evaluar el impacto del Acuerdo sobre los ADPIC sobre el acceso a medicamentos, la capacidad de fabricación local y el desarrollo de nuevos medicamentos.15

13 La OMS recibió el mandato de "que informe sobre las repercusiones de la labor de la Organización Mundial del Comercio respecto de las políticas farmacéuticas nacionales y de los medicamentos esenciales y que formule recomendaciones para la colaboración entre la Organización Mundial del Comercio y la OMS, según proceda" (Resolución WHA49.14, 25 de mayo de 1996).

14 Resoluciones WHA54.10 y WHA54.11.

15 El Subcomisión de las Naciones Unidas de Promoción y Protección de los Derechos Humanos señaló también los "contradicciones aparentes entre el régimen de derechos de propiedad intelectual consagrado en el Acuerdo sobre los ADPIC, por una parte, y el derecho internacional relativo a los derechos humanos, por otra parte", incluidos los derechos humanos a los alimentos, a la salud y a la autodeterminación (Comisión de Derechos Humanos, Subcomisión de Promoción y Protección de los Derechos Humanos, quincuagésimo segundo período de sesiones, punto 4 del orden del día, Derechos Económicos, Sociales y Culturales, Derechos de Propiedad Intelectual y Derechos Humanos).


El Consejo de los ADPIC consideró sistemáticamente la relación entre la salud pública y el Acuerdo sobre los ADPIC por primera vez en una sesión especial en junio de 2001. Varios países en desarrollo16 y las Comunidades Europeas (CE) y sus Estados miembros17 presentaron asimismo documentos al Consejo. En agosto y septiembre de 2001, el Consejo de los ADPIC celebró sesiones extraordinarias para discutir el tema. En la sesión de junio, el Grupo Africano y otros países en desarrollo18 presentaron el borrador de una declaración ministerial sobre el Acuerdo sobre los ADPIC y la salud pública. Esta propuesta desarrollaba los principios de política necesarios para asegurar que el Acuerdo sobre los ADPIC no perjudique el derecho legítimo de los Miembros de la OMC a formular sus propias políticas de salud pública, e incluía aclaraciones prácticas de disposiciones relativas a la concesión de licencias obligatorias, importaciones paralelas, producción para la exportación a un país con capacidad de producción insuficiente, y protección de datos (artículo 39.3 del Acuerdo sobre los ADPIC). El texto incluía además una propuesta de evaluación de los efectos del Acuerdo sobre los ADPIC, con especial hincapié en el acceso a los medicamentos y en la investigación y el desarrollo para la prevención y el tratamiento de enfermedades que afectan predominantemente a la población de los países en desarrollo y de los países menos adelantados (PMA). Los Estados Unidos, Japón, Suiza, Australia y Canadá hicieron circular un documento con un texto alternativo que destacaba la importancia que la protección de la propiedad intelectual tiene para la investigación y el desarrollo, manifestando que la propiedad intelectual contribuye a los objetivos globales de salud pública. Se distribuyó otro documento oficioso de las CE en el que se proponían posibles soluciones al problema con el que se enfrenta la producción para la exportación a la hora de cumplir con una licencia obligatoria en un país sin ninguna o con escasa capacidad de producción. Las negociaciones sobre estos textos tuvieron lugar en el Consejo General.

16 Véase la presentación del Grupo Africano, Barbados, Bolivia, Brasil, Cuba, República Dominicana, Ecuador, Filipinas, Honduras, India, Indonesia, Jamaica, Pakistán, Paraguay, Perú, Sri Lanka, Tailandia y Venezuela (IP/C/W/296, 29 de junio de 2001).

17 Véase IP/C/W/280, 12 de junio de 2001.

18 Bangladesh, Barbados, Bolivia, Brasil, Cuba, República Dominicana, Ecuador, Filipinas, Haití, Honduras, India, Indonesia, Jamaica, Pakistán, Paraguay, Perú, Sri Lanka, Tailandia y Venezuela.


La eventual adopción de una declaración sobre la salud pública y el Acuerdo sobre los ADPIC fue el resultado de una estrategia cuidadosamente elaborada por los países en desarrollo.19 Pese a la resistencia que al principio mostraron algunos de los países desarrollados,20 la Declaración de Doha fue adoptada por consenso, sobre la base de compromisos de última hora y de una formulación cuidadosa.21

19 Doha es un éxito concreto que pueden apuntarse los países en desarrollo y las ONG. Si Doha representa un giro significativo en el poder que tienen los países en desarrollo para influir sobre el proceso de establecimiento de normas de la propiedad intelectual dentro de la OMC es aún motivo de conjetura (Drahos, 2002).

20 Para algunos observadores, la "crisis del carbunco" (anthrax) hizo que el interés público en el debate de Doha se decantara por la salud pública y el Acuerdo sobre los ADPIC (véase, por ejemplo, South Centre, 2001, p. 38). "Los Estados Unidos se vieron enfrentados de repente con una situación de percepción de una necesidad de acceso inmediato y generalizado a un producto que aún estaba patentado, mientras que el titular exclusivo de la patente, en este caso Bayer, se mostró incapaz o no dispuesto a ofrecer un suministro que respondiera a la demanda inmediata. La primera intención del Gobierno de los EE.UU. fue considerar la opción de la licencia obligatoria y buscar fabricantes alternativos" (traducción no oficial) (Kettler, 2002, p. 8). El Gobierno canadiense también tomó medidas para garantizar el suministro del medicamento contra el carbunco, a pesar de la patente de la que Bayer era titular (véase, por ejemplo, Harmon, 2001).

21 Los países en desarrollo, en particular, abandonaron su posición original en la que pedían que la Declaración afirmara que "Nada en el Acuerdo sobre los ADPIC impedirá a los Miembros adoptar medidas para proteger la salud pública" (IP/C/W/312, WT/GC/W/450, 4 de octubre de 2001), que había sido uno de los principales puntos contenciosos durante el trabajo preparatorio.

 

to previous section
to next section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: August 29, 2014