Boletín de medicamentos esenciales - No. 028 & 029 - Número doble
(2000; 36 páginas) [English] [French] View the PDF document
Table of Contents
Open this folder and view contentsEDITORIAL
Open this folder and view contentsNOTICIARIO
Close this folderRESISTENCIA A LOS ANTIMICROBIANOS
View the documentResistencia a los antimicrobianos: los hechos
View the document¿Quién contribuye al mal uso de los antimicrobianos?
View the documentProblemas del uso de antimicrobianos en la agricultura y la ganadería
View the document¿Promover la resistencia?
View the documentUso de los antibióticos y resistencia bacteriana a los antibióticos en los niños en una comunidad vietnamita
View the documentTrabajos para reducir el costo de los medicamentos anti-TB
View the documentCómo afrontó Chile el uso excesivo de antimicrobianos
View the documentNepal: una estrategia económica para mejorar la prescripción
View the documentContención de la farmacorresistencia mediante el control de las infecciones hospitalarias
View the documentCambio del comportamiento prescriptor
View the documentOrdenación de las prioridades en las intervenciones para contener la resistencia a los antimicrobianos
View the documentSitios en la Red útiles sobre resistencia a los antimicrobianos
View the documentPioneros en la resistencia a los antimicrobianos
View the documentCARTAS A LA DIRECTORA
Open this folder and view contentsPOLÍTICA FARMACÉUTICA NACIONAL
Open this folder and view contentsNOTICIARIO
Open this folder and view contentsACCESO
Open this folder and view contentsINFORMACIÓN SOBRE LOS MEDICAMENTOS
Open this folder and view contentsINVESTIGACIONES
View the documentREUNIONES Y CURSOS
View the documentNETSCAN
View the documentPUBLICACIONES RECIENTES
Open this folder and view contentsMEDICINA TRADICIONAL
Open this folder and view contentsCOMERCIO MUNDIAL
 

Problemas del uso de antimicrobianos en la agricultura y la ganadería

- KLAUS STÖHR*

* El Dr. Klaus Stöhr es científico en la Organización Mundial de la Salud, Grupo Orgánico de Enfermedades Transmisibles, Riesgos para la Salud Pública relacionados con los Animales y los Alimentos, Departamento de Vigilancia de la Enfermedades Transmisibles y Respuesta.

Tras su éxito en medicina humana, los antimicrobianos se han utilizado cada vez más para tratar enfermedades de animales terrestres, peces y plantas. Han llegado a ser también un importante elemento de la ganadería intensiva, debido a su efecto observado de aumento del crecimiento, cuando se añaden en dosis subterapéuticas a los piensos animales. Algunos promotores del crecimiento pertenecen a grupos de antimicrobianos (por ejemplo, los glucopéptidos y las estreptograminas) que son medicamentos esenciales en medicina humana para el tratamiento de enfermedades bacterianas graves y que pueden amenazar la vida. Entre ellas figuran las infecciones por Staphylococcus o Enterococcus.

El difundido uso de los antimicrobianos en la agricultura y la ganadería plantea graves preocupaciones, pues algunas de las bacterias resistentes de reciente emergencia en los animales se transmiten a las personas, principalmente por los alimentos de origen animal o por el contacto directo con animales de granja. Tratar las enfermedades provocadas por esas bacterias resistentes en las personas resulta más difícil y costoso y, en algunos casos, los antimicrobianos disponibles no son ya eficaces. Los ejemplos más conocidos son las enfermedades provocadas por las bacterias patógenas Salmonella y Campylobacter transmitidas por los alimentos y la bacteria comensal (inofensiva para las personas y animales sanos) Enterococcus. Las investigaciones han mostrado que la resistencia a esas bacterias es a menudo una consecuencia del uso de ciertos antimicrobianos en la agricultura.

Sin embargo, se necesitan más estudios, pues todavía se desconoce el efecto de la amplia distribución de antimicrobianos no metabolizados por el estiércol y otros efluentes que pasan al medio ambiente. También es escasa la información sobre el tipo y la cantidad de antimicrobianos utilizados en el sector en expansión de la piscicultura. Basándose en las lecciones aprendidas de las especies que viven en el suelo, se necesita con urgencia analizar las prácticas actuales para identificar posibles riesgos. Esto se aplica también a otros usos de los antimicrobianos, por ejemplo en la fitoprotección y en la industria.


Mostrador de una carnicería en la República Dominicana. Cada vez son más evidentes los problemas causados por la alimentación del ganado con antimicrobianos - Foto: OMS/OPS/A. Waak

Amplitud del uso

No se conoce con precisión la cantidad total de antimicrobianos utilizados en los piensos animales, aunque se estima que la mitad aproximadamente de los antimicrobianos producidos en el mundo se emplean en la agricultura y la ganadería, en particular en la producción de cerdos y aves de corral.

En Europa, todos los grupos de antimicrobianos autorizados para el tratamiento de enfermedades en las personas están también registrados para el uso en animales, situación comparable a la de otras regiones del mundo, aunque es mucho más difícil de obtener datos completos sobre los registros. Sólo en pocos países existen estadísticas nacionales sobre la cantidad y el tipo de uso de antimicrobianos en medicina humana o en otros sectores.

Para producir un kilogramo de carne destinada al consumo humano se utiliza en Europa un promedio de 100 mg de antimicrobianos en la ganadería. Las estadísticas procedentes de otras regiones son escasas, pero el aumento de la producción de carne en muchos países en desarrollo se debe sobre todo a la ganadería intensiva, asociada con frecuencia a un mayor empleo de antimicrobianos para el tratamiento de las enfermedades y la promoción del crecimiento.

Factores que contribuyen al uso excesivo

• La enseñanza sobre la resistencia a los antimicrobianos y el uso prudente de los antimicrobianos es insuficiente en los dispensadores y prescriptores de antimicrobianos y, en muchos países, los dispensan personas con una formación insuficiente. Un estudio señaló que más del 90% de los medicamentos utilizados en animales en los Estados Unidos, en 1987, eran administrados sin consultar a veterinarios. Se usan frecuentemente en animales dosis y combinaciones de medicamentos inapropiadas. Los antimicrobianos administrados a los ganados en los piensos causan problemas de dosis inapropiadas, con el consiguiente tratamiento de todos los animales cualquiera que sea su estado de salud.

• Predomina el tratamiento empírico debido a la extendida ausencia de servicios de diagnóstico, en particular en los países en desarrollo. En muchos lugares, es raro que se envíen muestras clínicas de animales enfermos, debido a los costos implicados, la falta de tiempo y el número limitado de laboratorios.

• En algunos países, las ventas de medicamentos constituyen una parte significativa de los ingresos de los veterinarios, lo que puede conducir a la prescripción innecesaria.

• En muchos países, incluidos varios desarrollados, los antimicrobianos son de venta libre y pueden adquirirse sin receta.

• Son importantes factores contribuyentes los sistemas reglamentarios ineficaces o mal aplicados, con ausencia de garantía de la calidad y comercialización de medicamentos inferiores a las normas. Las discrepancias entre los requisitos reglamentarios y las realidades de la prescripción y la dispensación son con frecuencia más amplias que en la medicina humana.

• Los antimicrobianos promotores del crecimiento no se consideran medicamentos y están autorizados, si llega el caso, como aditivos de los piensos.

• Igual que en medicina humana, la comercialización de antimicrobianos por la industria farmacéutica influye en el comportamiento prescriptor y en los tipos de uso de veterinarios y agricultores. En la actualidad hay pocos países con códigos de la industria o reglamentos estatales que vigilen la publicidad de antimicrobianos para el uso no humano.

• Se observa un aumento significativo de la ganadería intensiva, en particular en los países con economías en transición, en donde se hallan todos los factores enunciados. Cuando la producción animal parece beneficiarse del uso de antimicrobianos, los incentivos económicos pueden ponerse por delante de la posible transferencia de resistencia a las personas y del efecto negativo potencial en la salud humana.

Ejemplos de las consecuencias del uso excesivo

• Poco después de la concesión de una licencia y del uso de las fluoroquinolonas, activa categoría nueva de antimicrobianos, en las aves de corral, comenzó a ser más corriente la presencia de cepas de Salmonella y Campylobacter resistentes a la fluoroquinolona, aisladas de animales, y poco después de personas. En varios países se han registrado desde entonces brotes comunitarios y familiares, así como casos individuales, de salmonelosis y canfilobacteriosis resistentes al tratamiento con fluoroquinolona.

• Al aparecer cepas de Staphylococcus y Enterococcus resistentes a la vancomicina en muchos hospitales de todo el mundo se pensó si el empleo de esos agentes antimicrobianos en la agricultura podía haber agravado un problema ya existente. Las cepas de enterococos resistentes a la vancomicina se aislaron en animales, alimentos y voluntarios no tratados en países en donde la vancomicina se utilizaba también como promotor del crecimiento en los animales. En 1997, todos los países europeos prohibieron la vancomicina y después ha descendido fuertemente la prevalencia de enterococos resistentes en los animales y los alimentos, en particular en la carne de aves de corral.

 

Cómo afrontar el problema

La OMS, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, la Oficina Internacional de Epizootias y otras 14 organizaciones internacionales gubernamentales y no gubernamentales y sociedades profesionales han elaborado un marco de recomendaciones para reducir el uso excesivo y erróneo de antimicrobianos en los alimentos animales a fin de proteger la salud humana. (Para obtener información adicional véase: http://www.who.int/emc/diseases/zoo/who_global_principles.html)

Lo que deben hacer las distintas partes interesadas

Responsabilidades de las autoridades de reglamentación y otras pertinentes

Es preciso reevaluar todos los antimicrobianos usados en alimentos de origen animal en relación con su propensión a causar resistencia a los antimicrobianos en bacterias que pueden transmitirse a seres humanos. Puede concederse prioridad a los productos considerados más importantes en medicina humana.

Después de conceder licencia a los antimicrobianos veterinarios debe vigilarse la resistencia de los antimicrobianos pertenecientes a grupos considerados importantes en medicina humana. De ese modo se detectará a tiempo la resistencia a los antimicrobianos a fin de adoptar estrategias correctoras como parte de una revisión eficaz posterior a la licencia.

Las autoridades deben cuidar de que todos los antimicrobianos usados para la lucha contra las enfermedades en los animales sean clasificados como medicamentos obtenibles sólo con receta.

Distribución, ventas y comercialización

Deben formularse normativas de vigilancia para asegurar el cumplimiento de las leyes y reglamentos sobre autorización, distribución, venta y uso de los antimicrobianos. Se destinarán a evitar la fabricación, la importación y la venta ilícitas de antimicrobianos, y a controlar su distribución y uso.

Es preciso conceder atención especial a la distribución y venta de antimicrobianos veterinarios falsificados, de actividad inferior a las normas y de marca engañosa. Deben adoptarse medidas de cumplimiento de la legislación para evitar esa distribución y venta por las autoridades pertinentes, en coordinación con el país exportador si corresponde.

Antimicrobianos promotores del crecimiento

El empleo de antimicrobianos promotores del crecimiento que pertenezcan a los grupos de agentes antimicrobianos usados (o sometidos a la aprobación) en seres humanos y animales debe terminarse o planear su desaparición rápida en ausencia de evaluaciones basadas en el riesgo.

Vigilancia de la resistencia a los antimicrobianos

Deben establecerse programas para vigilar la resistencia antimicrobiana en microorganismos patógenos animales, agentes de zoonosis (por ejemplo Salmonella spp. y Campylobacter) y bacterias conocidas por ser indicadores de la resistencia a los antimicrobianos (por ejemplo, Escherichia coli y Enterococcus faecium) en bacterias procedentes de animales, alimentos de origen animal y personas.

Vigilancia del uso de los antimicrobianos

Debe facilitarse públicamente a intervalos regulares información sobre las cantidades de antimicrobianos administradas a los animales destinados a la alimentación, comparándola con los datos procedentes de programas de vigilancia sobre la resistencia a los antimicrobianos y estructurándola de modo que permita ulteriores análisis epidemiológicos.

Empleo profiláctico de antimicrobianos

El uso de antimicrobianos para la prevención de las enfermedades sólo puede estar justificado en el caso de presencia o probable aparición de una determinada enfermedad. El empleo profiláctico habitual de antimicrobianos nunca debe sustituir a una buena gestión de la salud animal.

El uso profiláctico de antimicrobianos en los programas de control debe evaluarse con regularidad para determinar su eficacia y su posible reducción o interrupción. Deben realizarse continuamente actividades de prevención de las enfermedades, destinadas a reducir el uso profiláctico de los antimicrobianos.

Enseñanza teórica y práctica

Los programas de enseñanza de pregrado, posgrado y continua de veterinaria deben evaluarse para tener la seguridad de que reciben alta prioridad la medicina preventiva, el uso prudente de los antimicrobianos y la resistencia a los antimicrobianos. Constantemente debe vigilarse la efectividad de esa formación.

Es preciso elaborar y aplicar estrategias prácticas que resalten la importancia y ventajas de los principios del uso prudente, a fin de proporcionar información pertinente sobre la resistencia a los antimicrobianos a los productores y las partes interesadas. También debe hacerse hincapié en la importancia de optimizar la salud animal mediante programas de prevención de las enfermedades y prácticas adecuadas de gestión.

El público debe estar informado de los aspectos de salud humana del uso de antimicrobianos en los animales destinados a la alimentación, de modo que pueda apoyar los esfuerzos de lucha contra la resistencia a los antimicrobianos.

Investigaciones

Las partes interesadas deben identificar las prioridades de la investigación para abordar las cuestiones de salud pública de la resistencia a los antimicrobianos en el uso de antimicrobianos en la agricultura y la ganadería. Los Gobiernos, las universidades, las fundaciones de investigación y la industria deben conceder alta prioridad al apoyo a las investigaciones en esos sectores.

to previous section
to next section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: August 29, 2014