Expand Document  |  Expand Chapter  |  Full TOC  |  Printable HTML version
Principios prácticos para efectuar buenas adquisiciones de productos farmacéuticos
(2000; 24 páginas) [English] [French] View the PDF document
Table of Contents
View the documentAutores y editores
View the documentNota de agradecimiento
View the documentSiglas y abreviaturas
View the documentIntroducción
View the document1. Presentación del problema
Open this folder and view contents2. Objetivos estratégicos para efectuar buenas adquisiciones de productos farmacéuticos
Open this folder and view contents3. Principios prácticos para efectuar buenas adquisiciones de productos farmacéuticos
View the document4. Aspectos prácticos de ejecución
View the documentBibliografía y lecturas recomendadas
 

1. Presentación del problema

La adquisición de productos farmacéuticos es un complejo proceso que comprende numerosas fases y en el que participan numerosos organismos, ministerios y fabricantes. Las vigentes políticas, normas y reglamentaciones gubernamentales relativas a la adquisición, así como las estructuras institucionales, a menudo son inadecuadas y a veces impiden que se atienda de un modo eficaz al mercado actual de productos farmacéuticos.

Las limitaciones del mercado varían de un país a otro. Los medicamentos para el sector público se deben adquirir tanto en el mercado local como en el mercado internacional de productos farmacéuticos. En muchos países, las autoridades sanitarias tienen una experiencia limitada en materia de diseño de un sistema de adquisiciones óptimo de acuerdo con las condiciones del mercado. Son cada vez más numerosos los países que se han alejado o se están alejando de un sistema de adquisición y distribución de productos farmacéuticos dirigido totalmente por el sector público, y están estudiando diversas alternativas para que el sector privado participe en pro de la salud pública. En una reciente publicación MSH/OMS1 se estudian varios modelos existentes. Cada uno de ellos tiene sus ventajas y desventajas, y representa un desafío diferente para una gestión eficaz de las actividades de adquisición de productos farmacéuticos.

1 Management Sciences for Health, en colaboración con el Programa de Acción sobre Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud. Managing drug supply, 2ª edición. Publicado por J. D. Quick, J. Rankin, R. Laing, R. O'Connor, H. V. Hogerzeil, M. N. G. Dukes y A. Garnett. Hartford, CT: Kumarian Press; 1997.

Este proceso de adquisiciones comprende numerosas fases. Independientemente del modelo empleado para gestionar el sistema de adquisición y distribución, deberían establecerse procedimientos eficaces a fin de: elegir los medicamentos esenciales más eficaces en función de los costos para tratar las enfermedades más frecuentes; cuantificar las necesidades; seleccionar a los posibles proveedores; gestionar las actividades de adquisición y entrega; garantizar la calidad de los productos; y vigilar el desempeño de los proveedores y del sistema de adquisición. Las deficiencias en cualquiera de estas fases conducen a una falta de acceso a los medicamentos apropiados y al despilfarro. En muchos sistemas públicos de suministro, son frecuentes los fallos en varias fases del proceso.

Si hay indicios de que se ejerce alguna influencia particular en la selección de productos o de proveedores, o si el proceso de adquisición no se gestiona de un modo eficaz y transparente, los proveedores pierden interés en competir entre sí para lograr contratos de adquisición, lo que conduce a que disminuyan las posibilidades de elección y aumenten los precios de los medicamentos.

Si el sistema de adquisición no puede garantizar un acceso oportuno a los fondos necesarios, la escasez de medicamentos y la ineficiencia de las actividades de adquisición serán inevitables. En algunos países, los fondos públicos destinados a las adquisiciones se liberan irregularmente a lo largo del ejercicio financiero. En los reglamentos gubernamentales de algunos países se específica que los fondos deben utilizarse en el año para el que se han asignado o, de lo contrario, deben devolverse al Estado. Esto complica el problema. Cuando se da esta combinación, se comprometen tanto la planificación como la ejecución de las actividades de adquisición. La entrega limitada o irregular de fondos, que ocasiona retrasos en los pagos, agrava los problemas de adquisición, ya que los proveedores se negarán a conceder créditos o insistirán en que los pagos se efectúen por adelantado. Para que el sistema sanitario tenga a la vez algo de autonomía financiera y flexibilidad, se requiere una gestión responsable y eficiente.

La financiación exterior de la adquisición de medicamentos para el sector público por los organismos internacionales, donantes bilaterales o bancos de desarrollo también puede ocasionar problemas en algunos países. Los donantes o bancos pueden tener políticas o reglamentaciones sobre la adquisición de medicamentos, que a su vez pueden ser incompatibles con las leyes y reglamentaciones locales vigentes. En tales situaciones es extremadamente difícil que la adquisición se efectúe de manera oportuna y eficaz. La asistencia para el desarrollo debe ser más coherente con las políticas del país. Es fundamental que fomente buenas prácticas de adquisición de productos farmacéuticos y la sostenibilidad de éstos, en lugar de menoscabar o retrasar su desarrollo. Así pues, posiblemente sea necesario que los organismos internacionales, multilaterales y bilaterales analicen sus procedimientos, condiciones y asesoramiento técnico a la luz de los principios operacionales descritos en el presente documento.

La tendencia reciente hacia la descentralización de la responsabilidad sobre las adquisiciones puede ser positiva, porque las autoridades locales deben ser las más interesadas en mantener un sistema verdaderamente eficaz de suministro de medicamentos. Sin embargo, si no se aplican procedimientos encaminados a mantener una adquisición de cantidades económicamente viables de medicamentos, los precios de éstos pueden aumentar drásticamente. Por otra parte, si no se aplican mecanismos para supervisar el desempeño local y garantizar buenas prácticas de adquisición, posiblemente no se alcanzarán los objetivos de salud pública y se despilfarrarán en compras inapropiadas los escasos fondos disponibles. La contrata de una parte de las funciones de adquisición/distribución puede mejorar la eficacia y reducir los costos. Pero esto sólo sucedería si los sistemas de salud pública supervisaran y gestionaran debidamente dichas contratas. Muchos países carecen de la experiencia y los sistemas de información necesarios para ello. En algunos países, a la descentralización inicial de las actividades de adquisición de medicamentos le siguió la adquisición consociada por hospitales o cooperativas.

En muchos países es difícil obtener una información imparcial sobre el mercado que indique la disponibilidad de los productos, precios comparados, la calidad de los productos y el desempeño de los proveedores. Las dificultades de acceso a la información son más frecuentes en los países donde más se necesita ésta porque tienen una regulación inadecuada del mercado local. Esa falta de información puede dar lugar a problemas de disponibilidad de medicamentos esenciales y a la adquisición de productos de mala calidad a precios innecesariamente elevados. También puede hacer más fácil que grupos de intereses especiales ejerzan una influencia indebida en el proceso de adquisición.

Aun cuando se hayan establecido políticas y procedimientos apropiados, la falta de personal debidamente capacitado en puestos clave puede condenar al fracaso cualquier sistema de adquisición. Si bien la aplicación de programas de capacitación eficaces puede solucionar este problema, en muchos sistemas de suministro el acceso a la capacitación en materia de buenas prácticas de adquisición es limitado. Además, los salarios poco atractivos del sector público y la falta de desarrollo profesional suelen limitar la capacidad de atraer y mantener a personal cualificado.

Resumen de los principales problemas

• normas, reglamentaciones y estructuras insuficientes;

• personal del sector público con escasa experiencia para responder a las situaciones de mercado;

• falta de una política integral en materia de adquisiciones;

• financiación estatal insuficiente y/o desembolso irregular de los fondos;

• organismos donantes con normas incompatibles en materia de adquisiciones;

• adquisición fragmentada de medicamentos a nivel de provincia o municipio;

• falta de información imparcial sobre el mercado;

• falta de personal capacitado en materia de adquisiciones.

 

to previous section
to next section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: December 1, 2019