Guía de la buena prescripción - Manual práctico
(1998; 108 páginas) [Arabic] [Bengali; Bangla] [English] [French] [Korean] [Romanian] [Russian] View the PDF document
Table of Contents
View the documentAgradecimiento
View the documentPor qué necesita este libro
Open this folder and view contentsPrimera parte: Visión general
Open this folder and view contentsSegunda parte: Selección de sus medicamentos P(ersonales)
Close this folderTercera parte: Tratamiento de sus pacientes
View the documentCapítulo 6: Primer paso: Definir el problema del paciente
View the documentCapítulo 7: Segundo paso: Especificar el objetivo terapéutico
Open this folder and view contentsCapítulo 8: Tercer paso: Verificar la conveniencia de su medicamento P
View the documentCapítulo 9: Cuarto paso: Escribir la prescripción
View the documentCapítulo 10: Quinto paso: Dar información, instrucciones y advertencias
View the documentCapitulo 11: Sexto paso: Supervisar (¿y detener?) el tratamiento
Open this folder and view contentsCuarta parte: Mantenerse al día
Open this folder and view contentsAnexos
View the documentCubierta posterior
 

Capítulo 9: Cuarto paso: Escribir la prescripción

Una prescripción es una instrucción de un prescriptor a un dispensador. El prescriptor no es siempre un médico, ya que puede ser también otro trabajador paramédico, como una comadrona o una enfermera. El dispensador no es siempre un farmacéutico, pues puede ser también un mozo de farmacia, un ayudante o una enfermera. En cada país hay unas normas sobre la información mínima que debe constar en una prescripción, así como sobre los fármacos cuya dispensación requiere receta y sobre las personas autorizadas para realizar estas funciones. En muchos países existen normas especiales para las prescripciones de derivados opiáceos.


No escriba así

Información contenida en una prescripción

Si existen, las normas que regulan la prescripción de medicamentos son de alcance nacional. ¿Conoce la normativa de su país? La condición más importante es que la prescripción sea clara. Debe ser legible y debe indicar con precisión lo que hay que suministrar. En la actualidad ya se escriben pocas prescripciones en latín, y se prefiere la lengua nacional. Si incluye la información que se indica a continuación no podrá cometer muchos errores.

Nombre y dirección del prescriptor y número de teléfono (si lo tiene)

Generalmente esta información se encuentra impresa en la receta. Si el farmacéutico tiene alguna duda, podrá contactar fácilmente con el prescriptor.

Fecha de la prescripción

En muchos países la validez de una prescripción no tiene límite de tiempo, pero en otros el farmacéutico no dispensa los medicamentos consignados en prescripciones que tienen más de tres a seis meses. Debe comprobar la normativa de su país.

Nombre y potencia del medicamento

En algunos países se usa el símbolo D/, que significa «Dispénsese». También se emplea el símbolo R/, derivado del latín Recipe (que significa «tome»). Después de D/ o R/ debe escribir el nombre del medicamento y su potencia o presentación. Se recomienda usar el nombre genérico. Esto facilita la educación y la información. Significa que usted no expresa preferencia por alguna marca en particular, que puede ser innecesariamente cara para el paciente. En los países en los que no existen medicamentos genéricos, prescribir por nombre genérico implica que el farmacéutico elegirá la marca del fármaco prescrito. ¡Asegúrese de que en la farmacia se ofrecerá en primer lugar la alternativa menos cara! También permite al farmacéutico mantener unas existencias más limitadas de medicamentos, o dispensar el medicamento más barato. Sin embargo, si existe alguna razón especial para prescribir una marca en particular, se puede añadir el nombre comercial. En algunos países se permite la sustitución por genérico por el farmacéutico y es necesario añadir la expresión «Sin sustitución» o bien «Dispénsese como consta», si se debe dispensar esta marca en particular y no otra.

La potencia indica los miligramos de fármaco que debe contener cada comprimido, supositorio o ml de líquido. Se deben usar las abreviaturas internacionalmente aceptadas: g para gramo y ml para mililitro. Trate de evitar los decimales y, si es necesario, escriba la totalidad de cada palabra para evitar malentendidos. Así por ejemplo, escriba 50 microgramos de levotiroxina, y no 0,050 miligramos o 50 μg. Las prescripciones escritas con mala letra pueden dar lugar a errores, y es obligación legal del médico escribir de manera legible (véase el Recuadro 7). En las prescripciones de fármacos sometidos a controles especiales es más seguro escribir la potencia y la cantidad total en palabras, con el fin de evitar las falsificaciones. Las instrucciones de uso deben ser claras y se debe mencionar la dosis diaria máxima permitida. Use tinta indeleble.

Recuadro 7: Obligación legal de escribir de manera clara

El médico está legalmente obligado a escribir de manera legible. El caso siguiente, visto en el Tribunal de Apelaciones del Reino Unido, lo pone de manifiesto. Un médico escribió una prescripción de comprimidos de Amoxil (amoxicilina). El farmacéutico entendió mal lo que estaba escrito y dispensó Daonil (glibenclamida) en lugar de la amoxicilina. El paciente no era diabético y sufrió un daño cerebral permanente consecuente a la toma del fármaco.

El tribunal indicó que entre las obligaciones que un médico tiene de cuidar a un paciente, está la de escribir las prescripciones de manera clara y suficientemente legible para evitar posibles errores de un farmacéutico atareado. El tribunal concluyó que la palabra Amoxil en la prescripción pudo haber sido leída como Daonil. Consideró que el médico había incumplido su obligación de escribir con claridad y había obrado con negligencia. El tribunal concluyó que la negligencia del médico había contribuido a la negligencia del farmacéutico, aunque la mayor parte de la responsabilidad (un 75%) recaía en el farmacéutico.

Cuando apeló, el médico argumentó que la palabra tal como estaba escrita en la prescripción podía haber sido leída incorrectamente, pero que las demás informaciones de la receta debían haber alertado al farmacéutico. La potencia prescrita era la apropiada para Amoxil, pero no para Daonil; la prescripción era para tomar Amoxil tres veces al día, mientras que el Daonil se toma generalmente en una sola toma al día; la prescripción era sólo para tratamiento durante siete días, lo que era improbable para Daonil; y finalmente, todas las prescripciones de medicamentos para la diabetes eran gratuitas en el National Health Service, pero el paciente no solicitó el tratamiento gratuito con este fármaco. Todos estos factores debían haber provocado dudas en la mente del farmacéutico y por consiguiente éste debía haber contactado con el médico. Por lo tanto, se rompió la cadena de causalidad desde la mala letra del médico hasta el daño producido.

Esta argumentación fue rechazada por el Tribunal de Apelación. Las implicaciones son que los médicos tienen la obligación legal de asegurarse de que escriben con claridad, es decir de manera suficientemente legible que prevenga los errores de otras personas. Cuando la escritura ilegible da lugar a un incumplimiento de esta obligación, y causa daño personal, los tribunales podrán castigar la falta de cuidado otorgando indemnizaciones suficientes. La responsabilidad no termina cuando la prescripción es llevada fuera de la consulta médica. También puede ser una causa de negligencia de otros.

Fuente: J R Coll Gen Pract, 1989:347-8.

Forma farmacéutica y cantidad total

Utilice sólo las abreviaturas corrientes que serán conocidas por el farmacéutico.

Información en el prospecto

En los países de habla hispana los medicamentos dispensados a los pacientes ambulatorios se acompañan de un prospecto informativo. El prospecto va dirigido al paciente, pero a menudo está escrito en una jerga de difícil comprensión. Como prescriptor, debe examinar los prospectos de los medicamentos que prescribe, para saber si debe insistir verbalmente en alguno de sus elementos informativos o si debe matizar algunas de sus afirmaciones.

Iniciales o firma del prescriptor

Nombre y dirección del paciente y edad (para niños y ancianos)

La información anterior constituye el núcleo de cualquier prescripción. Se puede añadir información adicional, como el tipo de seguro del paciente. El aspecto del impreso de prescripción y el período de validez pueden variar de un país a otro. El número de medicamentos que se puede incluir en cada prescripción puede estar limitado. En algunos países las prescripciones de derivados opiáceos se deben hacer en impresos diferentes. Muchos hospitales tienen un impreso propio para la prescripción. Tal como podrá comprobar, todas las prescripciones de este capítulo incluyen la información básica anteriormente reseñada.

Ejercicio: Pacientes números 29 a 32

Escriba una prescripción para cada uno de los pacientes siguientes. Las prescripciones se discuten más adelante.

Paciente número 29:

Niño de 5 años con una neumonía con esputo verdoso. Su medicamento P es el jarabe de amoxicilina.

Paciente número 30:

Mujer de 70 años con insuficiencia cardíaca congestiva de intensidad moderada. Durante varios años ha tomado un comprimido de 0,25 mg de digoxina al día. Llama por teléfono para pedir una renovación de su prescripción. Dado que no la ha visitado durante cierto tiempo, le pide que acuda. Durante la visita relata náuseas ligeras y pérdida del apetito, sin vómitos ni diarrea. Sospecha toxicidad de la digoxina y llama a su cardiólogo. Dado que tiene una cita con él la semana próxima, y está muy ocupado, le recomienda a usted que reduzca la dosis a la mitad hasta entonces.

Paciente número 31:

Mujer de 22 años que consulta por primera vez por migraña con vómitos cada vez más frecuentes. El paracetamol ya no es efectivo para los ataques. Le explica que el paracetamol no ejerce su efecto porque vomita el fármaco antes de absorberlo. Le prescribe paracetamol más supositorios de un antiemético, metoclopramida, que debe aplicarse en primer lugar y luego esperar 20-30 minutos antes de tomar el paracetamol.

Paciente número 32:

Hombre de 53 años con cáncer de páncreas terminal, confinado a la cama, en su casa. Lo visita una vez por semana. En el día de hoy ha llamado su mujer y le ha pedido que acuda antes que de costumbre porque padece mucho dolor. Acude inmediatamente. Ha dormido mal durante el fin de semana y los analgésicos habituales no tienen efecto. Deciden conjuntamente probar la morfina durante una semana. Para asegurarse de no darle una dosis demasiado baja, comienza con 10 mg cada 6 horas y por la noche 20 mg. También tiene diabetes no insulinodependiente, de modo que añade una renovación de su prescripción de tolbutamida.

No hay nada erróneo en cada una de estas cuatro prescripciones (véanse las figuras 6, 7, 8 y 9). Sin embargo, se pueden hacer algunas consideraciones. Las renovaciones de prescripción como la del paciente número 30 están permitidas. Muchas prescripciones son de este tipo, pero también necesitan que se les preste plena atención. ¡No escriba una renovación de prescripción de manera automática! Compruebe cuántas veces ha sido renovada. ¿Es efectivo todavía? ¿Es seguro todavía? ¿Cubre todavía las necesidades originales?

Para el analgésico opiáceo prescrito al paciente número 32, la potencia y la cantidad total han sido escritas en letras, de manera que no pueden ser fácilmente alteradas. Las instrucciones son detalladas y se menciona la dosis máxima diaria. En algunos países es obligatorio redactar las prescripciones de opiáceos en impresos especiales.

Resumen

Una prescripción debe incluir:

* Nombre, dirección y teléfono del prescriptor
* Fecha
* Nombre genérico del fármaco y potencia
* Forma farmacéutica y cantidad total
* Instrucciones y advertencias
* Nombre, dirección y edad del paciente
* Firma o iniciales del prescriptor


Fig. 6: Prescripción para el paciente 29


Fig. 7: Prescripción para el paciente 30


Fig. 8: Prescripción para el paciente 31


Fig. 9: Prescripción para el paciente 32

to previous section
to next section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: October 29, 2018