Sistemas de seguros de salud y acceso a medicamentos - Estudios de casos de Argentina, Colombia, Costa Rica, Chile, Estados Unidos de América y Guatemala
(2001; 104 páginas) [English]
Table of Contents
View the documentPRÓLOGO
Open this folder and view contentsINTRODUCCIÓN
Open this folder and view contentsCAPÍTULO 1: Economía y Política de los Medicamentos
Open this folder and view contentsCAPITULO 2: Tipología de Sistemas de Seguros de Salud
Open this folder and view contentsCAPÍTULO 3: Seguros de Salud y Medicamentos
Close this folderCAPÍTULO 4: Conclusiones y Recomendaciones
View the document1. Política Nacional de Medicamentos38
View the document2. Regulación
View the document3. Demanda
View the document4. Importancia de la Garantía de Calidad
View the document5. Uso
View the documentBibliografía
 

1. Política Nacional de Medicamentos38

38. La OMS recomienda la adopción de políticas de medicamentos que incluyan componentes de acceso, calidad y uso racional. Debido a la naturaleza del presente documento, acá se hace énfasis en los aspectos de acceso.

En la implementación de una política nacional de medicamentos, recomendada por la OMS, muchos países hoy en día están promoviendo dos lineamientos principales: el primero es fundamental y tiene que ver con la promoción de medicamentos esenciales como el mejor enfoque desde el punto de vista de la salud, lo que es complementado con la promoción del uso de medicamentos genéricos de calidad como una estrategia importante para promover tanto la disponibilidad como el acceso (Brundtland, 2000).

Las reformas adelantadas a los sistemas de seguridad social en los seis casos presentados han mejorado en cierta forma el acceso a los medicamentos. Una cosa queda clara de los estudios por países, y es que las reformas no han contemplado políticas de medicamentos, y en los casos en que sí se ha incluido algún componente, éste no ha sido en forma integral abarcando acceso, calidad y uso racional. Lo que es más, en términos de acceso, cuando las reformas de salud plantean políticas de medicamentos el éxito de éstas dependerá del tipo de sistema adoptado y dentro de éste la estrategia de seguros que el sistema de salud defina. No resultaría demasiado arriesgado afirmar que el mejor contexto para la implementación de una política nacional de medicamentos, como la que recomienda la Organización Mundial de la Salud, es el de un sistema de salud que adopte un sistema de seguridad social basado en principios de universalidad, solidaridad obligatoriedad y eficacia (Madrid, Velásquez, Fefer, 1988).

En gran parte de los países en desarrollo, contrariamente a lo que sucede en los países industrializados, la mayoría de la población tiene que pagar directamente de su bolsillo los medicamentos que consume, lo que lleva a una falta de equidad en el acceso a los medicamentos. Tal como lo demuestra la experiencia de algunos de los países analizados en el presente estudio, la única solución sostenible a largo plazo para garantizar el acceso regular de la población a los medicamentos son los sistemas de seguridad social, sobre todo aquellos que se caracterizan por tener un financiamiento público con recursos provenientes de impuestos y que garantizan un acceso universal a los servicios de salud y a los medicamentos, como es el caso de Costa Rica. El sistema de los Estados Unidos de América, basado en seguros privados de salud, permite un acceso total a la población pero a un costo demasiado elevado. Como lo afirma El Informe Mundial sobre la Salud del año 2000 de la OMS (WHO, 2000) el sistema de salud de los Estados Unidos de América es el más caro del mundo sin ser el que obtiene los mejores resultados. Resulta claro también que un sistema de salud basado fundamentalmente en seguros privados de salud exige una alta capacidad de regulación del Estado, condición que no es evidente que muchos de los países en desarrollo posean en la actualidad.

Se considera fundamental llegar a definir sistemas de seguridad social que tengan en cuenta las características de universalidad, equidad y solidaridad. Alcanzar cobertura universal debe ser la meta de cualquier sistema de salud, de manera que actúe como un medio de nivelación económica a través de la redistribución de la riqueza. Esta acción permite situar ante una misma condición de acceso a los servicios de salud a todas las personas, independientemente de su condición económica y laboral. La equidad no consiste en que todos reciban lo mismo, sino que cada uno reciba lo que necesita. En términos de acciones implica proveer a cada uno según su necesidad y que exista la posibilidad de recibir atención en cualquier episodio de enfermedad, y de cualquier nivel de complejidad, de manera equivalente para todos los ciudadanos. Pero, además, que independientemente de condiciones sociales y económicas, de donde nacieron y viven, de en qué y cuánto trabajan, todos los sectores de la población alcancen equivalentes resultados de salud medidos por indicadores clásicos como esperanza de vida y tasas de morbimortalidad.

La solidaridad implica que los participantes del sistema contribuyan al mismo según sus posibilidades, de modo que cada persona pueda recibir atención cuando la necesite, mientras la solidaridad se establece desde los sanos hacia los enfermos, pero también con aquellos que están en la misma o similar situación laboral y con los que están en una condición social diferente.

La política, pues, debe estar centrada en el acceso, vale decir, que todo el mundo tenga acceso a los medicamentos que necesita, en una perspectiva de calidad y costo-efectividad y costo-utilidad.

to previous section
to next section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: June 25, 2014