Modelo OMS de información sobre prescripción de medicamentos: Medicamentos utilizados en las enfermedades parasitarias - Segunda edición
(1996; 160 páginas) [English] [French] View the PDF document
Table of Contents
View the documentPrefacio
Close this folderProtozoos
Open this folder and view contentsAmibiasis y giardiasis
View the documentBabesiosis
View the documentAmibas de vida autónoma
Open this folder and view contentsLeishmaniasis
Open this folder and view contentsPaludismo
View the documentInfecciones intestinales diversas
Close this folderNeumocistosis
View the documentSulfametoxazol/trimetoprima
View the documentPentamidina
Open this folder and view contentsToxoplasmosis
Open this folder and view contentsTricomoniasis
Open this folder and view contentsTripanosomiasis africana
Open this folder and view contentsTripanosomiasis americana
Open this folder and view contentsHelmintos
View the documentOtras publicaciones de la OMS sobre temas afines
View the documentCubierta posterior
 

Neumocistosis

Pneumocystis carinii, clasificado por unos como protozoo parásito y por otros como hongo, es poco patógeno y rara vez produce signos de infección en las personas que por lo demás están sanas. Sin embargo, constituye una causa frecuente de infecciones oportunistas en los enfermos inmunodeficientes, debilitados o malnutridos. La neumonía por P. carinii (neumocistosis) es la causa inmediata de defunción que se observa con más frecuencia entre los enfermos con el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA).

El parásito se transmite probablemente por contacto directo de unas personas a otras. Los microorganismos descienden por el tracto respiratorio y se multiplican luego en pequeños focos dispersos - muchos de los cuales se transforman en quistes - situados en los tabiques alveolares de los pulmones. Si no se trata, la infección evoluciona hacia una neunomía intersticial difusa, caracterizada por tos y disnea, que conduce a la muerte por insuficiencia respiratoria. Unas veces se desarrolla insidiosamente durante varias semanas y otras de manera fulminante en pocos días.

Tratamiento

La mayor parte de los casos responden a un tratamiento de sulfametoxazol/trimetoprima administrado por vía oral durante 2-3 semanas en dosis diarias elevadas. En los pacientes que no toleran este tratamiento o no responden al mismo puede ser útil la pentamidina. En los pacientes inmunodeficientes puede ser necesario un tratamiento por vía intravenosa1. Tanto la pentamidina como anosulfametoxazol/trimetoprima están asociadas con una incidencia particularmente elevada de efectos tóxicos en los pacientes con SIDA. Sulfametoxazol/trimetoprima está también asociada con la supresión de la actividad de la médula ósea.

1 Véase también Modelo OMS de información sobre prescripción de medicamentos: medicamentos utilizados en las enfermedades de transmisión sexual y la infección por el VIH. Ginebra, Organización Mundial de la Salud (en prensa).

Cuando no se manifiesta mejora alguna después de cuatro a ocho días de tratamiento con pentamidina o con sulfametoxazol/trimetoprima, está justificado pasar al otro fármaco o incluso administrar ambos simultáneamente. Otros fármacos están siendo actualmente objeto de evaluación. Recientemente se ha adquirido una experiencia limitada, pero prometedora, con eflornitina, tripanosomicida que inhibe el metabolismo de la ornitina, y trimetrexato, producto análogo al metotrexato liposoluble, que es un potente inhibidor de la reductasa dihidrofolato de P. carinii.

Los primeros días del tratamiento antimicrobiano son críticos, particularmente en enfermos con SIDA, dado que la destrucción de muchos parásitos muertos agrava el proceso inflamatorio preexistente y la hipoxia. Sin embargo, la mortalidad se puede reducir considerablemente si se administra un corticosteroide - sea prednisolona oral o, cuando es necesario, metil-prednisolona intravenosa - pronto como se ha iniciado el tratamiento antimicrobiano de pacientes con una tensión arterial inferior a 70 mmHg (9,33 kPa). La prednisolona oral a la dosis recomendada no ha mostrado un aumento de la vulnerabilidad de los enfermos de SIDA a otras infecciones oportunistas, con la posible excepción de candidiasis y herpes simple.

Profilaxis y supresión de la infección

Los medicamentos utilizados hasta ahora para suprimir la infección eran inaceptablemente tóxicos o sólo parcialmente eficaces. La zidovudina, a la que se ha atribuido una acción reductora de la frecuencia de las recaídas, sólo suele ser eficaz durante pocos meses. Se ha afirmado que en los enfermos que sufren de SIDA en forma de sarcoma de Kaposi la infección puede suprimirse con sulfametoxazol/trimetoprima, pero a menudo se observan desagradables efectos adversos. Muchos enfermos son incapaces de tolerar ese tratamiento y, por otra parte, no puede utilizarse al mismo tiempo la zidovudina porque aumenta el riesgo de depresión de la médula ósea. Se ha utilizado asimismo pirimetamina/sulfadoxina, aunque también en este caso se han observado indicios graves de toxicidad y fracasos terapéuticos. Desde 1985 se viene usando la pentamidina intravenosa para tratar las infecciones con sintomatología clínica, pero resulta demasiado tóxica por esa vía a efectos preventivos. Sin embargo, con el desarrollo de un aerosol de pentamidina, muchos de los efectos tóxicos sistémicos asociados con el empleo de este fármaco ya no se observan y el tratamiento mensual parece haber reducido sustancialmente el riesgo de reinfección. Por desgracia, el empleo generalizado de pentamidina en aerosol ha ido acompañado de un aumento de la infección extrapulmonar por P. carinii. Más recientemente se ha manifestado la preocupación de que en cultivos de P. carinii tal vez esté apareciendo una resistencia a agentes antimicrobianos o de que se estén desarrollando factores de virulencia que permitan al parásito causar enfermedades en los ancianos y en otras poblaciones vulnerables.

to previous section
to next section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: June 25, 2014