Modelo OMS de información sobre prescripción de medicamentos: Medicamentos utilizados en las enfermedades cutáneas
(1999; 132 páginas) [English] [French] View the PDF document
Table of Contents
View the documentPrefacio
View the documentIntroducción
Open this folder and view contentsParasitosis
Open this folder and view contentsMordeduras y picaduras de insectos y arácnidos
Open this folder and view contentsMicosis superficiales
Open this folder and view contentsMicosis subcutáneas
Open this folder and view contentsInfecciones bacterianas
Open this folder and view contentsInfecciones víricas
Open this folder and view contentsDermopatías eccematosas
Open this folder and view contentsDermopatías descamativas
Open this folder and view contentsDermopatías papuloescamosas
View the documentReacciones cutáneas de origen medicamentoso
Open this folder and view contentsTrastornos pigmentarios
Open this folder and view contentsLesiones premalignas y tumores malignos
Open this folder and view contentsFotodermatosis
Open this folder and view contentsDermatosis ampollosas
View the documentAlopecia circunscrita (alopecia areata)
View the documentUrticaria
Open this folder and view contentsDermopatías infantiles
View the documentAcné vulgar
View the documentPrurito
View the documentÚlceras tropicales
Open this folder and view contentsAntimicrobianos
Close this folderAntifúngicos
View the documentAnfotericina B
View the documentÁcido benzoico + ácido salicílico (pomada de Whitfield)
View the documentClotrimazol
View the documentEconazol
View the documentFluconazol
View the documentFlucitosina
View the documentGriseofulvina
View the documentItraconazol
View the documentKetoconazol
View the documentMiconazol
View the documentNistatina
View the documentYoduro potásico
View the documentSulfuro de selenio
View the documentTiosulfato sódico
View the documentTerbinafina
Open this folder and view contentsAntisépticos
Open this folder and view contentsQueratoplásticos y queratolíticos
Open this folder and view contentsEscabicidas y pediculicidas
Open this folder and view contentsAntiinflamatorios y antipruriginosos1
Open this folder and view contentsAntialérgicos y antianafilácticos
Open this folder and view contentsFiltros solares
Open this folder and view contentsOtros fármacos
Open this folder and view contentsAnexo
View the documentOtras publicaciones de la OMS sobre temas afines
View the documentCubierta posterior
 

Anfotericina B

Suspensión oral con 100 mg/ml
Tabletas de 10 mg
Polvo para administración intravenosa, 50 mg en viales

Información general

La anfotericina B es un antibiótico poliénico lipófilo activo frente a muchas levaduras y hongos levaduriformes, incluida la especie Candida albicans. Se cree que altera la permeabilidad de la membrana al unirse a los esteróles de la pared celular de los hongos. Debe administrarse por vía parenteral, pues se absorbe mal en el tubo digestivo.

Se fija en gran medida a las lipoproteínas plasmáticas, pero penetra en las cavidades serosas y atraviesa la barrera placentaria. Su semivida plasmática oscila en torno a las 24 horas. Se elimina muy lentamente por los ríñones y puede detectarse en el plasma y la orina hasta varias semanas después de haber suspendido el tratamiento.

Información clínica

Aplicaciones

Tratamiento de:

• Candidosis bucal y peribucal.

• Micosis sistémicas progresivas y potencialmente mortales con afectación cutánea, incluida la candidosis diseminada.

Posología y administración

La anfotericina B es una sustancia muy tóxica que únicamente debe utilizarse bajo supervisión de un médico con amplia experiencia.

Todas las dosis indicadas son adecuadas para los adultos y los niños.

Candidosis bucal y peribucal:

Una tableta (10 mg) o 1 ml de suspensión oral cuatro veces al día, después de las comidas, hasta que los síntomas hayan remitido (dosis máxima: 2 g diarios). La suspensión debe mantenerse en la boca el máximo tiempo posible antes de tragarla. Las tabletas deben disolverse en la boca y mantenerse lo más cerca posible de las lesiones principales.

Micosis sistémicas:

Infusión i.v. de 0,25-1,0 mg/kg diarios durante 10-14 días. En la candidosis diseminada puede ser necesario administrar dosis superiores, hasta un máximo de 1,5 mg/kg diarios.

Al comienzo se administra una dosis inicial de 1 mg en 50 ml de solución glucosada al 5%, en infusión i.v. de 30 minutos. Si el paciente la tolera bien, la dosis puede aumentarse en el transcurso de 2 días hasta la dosis recomendada de 0,25-1,0 mg/kg.

El líquido de infusión debe prepararse inmediatamente antes de su uso, disolviendo 50 mg de anfotericina B en 10 ml de agua para inyectables y completando hasta 500 ml con solución glucosada al 5% hasta una concentración final de anfotericina B de 100 μg/ml. La anfotericina B es incompatible con las soluciones que contienen electrólitos o conservantes, pues favorecen la precipitación del fármaco. Las dosis necesarias deben administrarse en infusión intravenosa lenta, siempre que sea posible a través de una vía venosa central. Una hora antes de la infusión puede administrarse una dosis oral de 5 mg de succinato sódico de hidrocortisona para disminuir la gravedad de los escalofríos, la fiebre y los vómitos. También pueden resultar útiles el ácido acetilsalicílico, la petidina, los antihistamínicos y los antieméticos.

Contraindicaciones

Antecedentes de hipersensibilidad a la anfotericina B.

Precauciones

La anfotericina B sistémica exige la hospitalización del paciente y una estrecha supervisión médica mientras dure el tratamiento.

La función renal y la potasemia deben vigilarse estrechamente cuando se administren dosis fuertes. La insuficiencia renal, en ocasiones sólo parcialmente reversible, es frecuente cuando la dosis acumulada alcanza los 5 g, y puede obligar a reducir la dosis diaria e incluso a interrumpir el tratamiento. Si éste se interrumpe durante más de 7 días, es importante reanudar después el tratamiento con la dosis inicial.

Debe mantenerse un elevado aporte hídrico. A veces puede ser necesario administrar suplementos de potasio para compensar las pérdidas urinarias. La dosis de anfotericina B debe reducirse si la función renal se deteriora considerablemente, y sobre todo si las concentraciones séricas de creatinina aumentan en más de un 50%. En tales situaciones puede ser útil la infusión intravenosa de un diurético osmótico como el manitol.

Todas las semanas debe solicitarse un hemograma, pues la mielodepresión es una complicación frecuente. En ocasiones puede ser necesaria la transfusión sanguínea.

Empleo en el embarazo

No se ha demostrado aún su inocuidad durante el embarazo. La anfotericina B debe utilizarse sólo cuando la necesidad terapéutica de la madre supere el riesgo de lesiones para el feto.

Efectos adversos

La aparición de escalofríos, fiebre y vómitos es frecuente durante la infusión. Pueden presentarse también anafilaxia, crisis vasomotora, atromialgias, cefalea y anorexia. Estos efectos secundarios suelen ser más llamativos durante los primeros días de tratamiento. Menos frecuentes son el exantema maculopapular, el prurito y la gastroenteritis hemorrágica.

El deterioro de la función renal, en ocasiones sólo parcialmente reversible, debe diagnosticarse por anticipado.

La anemia normocrómica progresiva es indicativa de mielodepresión. Menos frecuentes son la leucocitopenia y la trombocitopenia.

Se han descrito también paresias nerviosas, alteraciones visuales, acúfenos, hipoacusia, convulsiones y disuria.

Los efectos cardiotóxicos (arritmias, paro cardíaco, alteraciones tensionales) son infrecuentes.

Interacciones

Debe evitarse la administración simultánea de otros fármacos nefrotóxicos.

Los corticosteroides pueden empeorar la hipopotasemia provocada por la anfotericina B.

La anfotericina B potencia la acción de la flucitosina.

Sobredosificación

Las dosis fuertes de anfotericina B pueden provocar anuria, arritmias cardíacas, paro cardíaco, hipotensión arterial, alteraciones visuales y convulsiones. El tratamiento es sintomático. La anfotericina B no puede eliminarse mediante hemodiálisis.

Conservación

Los viales con polvo para administración intravenosa deben conservarse en recipientes herméticamente cerrados, a menos de 4 °C y protegidos de la luz. La suspensión oral y las tabletas deben conservarse en recipientes herméticamente cerrados.

to previous section
to next section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: November 5, 2014