Expand Document  |  Expand Chapter  |  Full TOC  |  Printable HTML version
Pruebas básicas para medicamentos - Sustancias farmacéuticas, plantas medicinales y formas farmacéuticas
(1999; 100 páginas) [English] [French] View the PDF document
Table of Contents
View the documentOrganización Mundial de la Salud
View the document1. Introducción
View the document2. Otros repertorios de pruebas sencillas
View the document3. Métodos analíticos para sustancias farmacéuticas
View the document4. Métodos analíticos para plantas medicinales
View the document5. Métodos analíticos para formas farmacéuticas
View the document6. Reactivos
View the documentNota de agradecimiento
View the documentOtras publicaciones de la OMS sobre preparaciones farmacéuticas
View the documentCubierta posterior
 

2. Otros repertorios de pruebas sencillas

Además de las pruebas básicas publicadas por la OMS, existen muchos otros repertorios de pruebas sencillas para comprobar la identidad de los medicamentos. En este capítulo se comentan algunos de las más importantes.

Además de su uso como métodos de identificación, muchas de estas pruebas sirven también para calcular el contenido de principios activos; precisan, sin embargo, de técnicas más complejas que las exigidas por las pruebas básicas de la OMS, como pueden ser el análisis volumétrico o espectrofotométrico y la cromatografía en capa fina. Algunos de estos métodos requieren también materiales de referencia y el uso de equipos y reactivos adicionales, además de exigir de los usuarios un mayor grado de formación.

Al igual que las pruebas básicas, tampoco estas pruebas sencillas pretenden reemplazar a los métodos de las farmacopeas oficiales. Antes de aplicar cualquiera de estos repertorios de pruebas, los usuarios deberían validar los métodos y evaluar su idoneidad.

Cromatografía en capa fina

La primera inspección de las sustancias y formas farmacéuticas importadas tiene como finalidad determinar si los envíos contienen el medicamento declarado en la cantidad estipulada. Los puertos nacionales de entrada para estos envíos pueden carecer de laboratorios normalizados, pero es importante que esta inspección inicial pueda llevarse a cabo con rapidez, con un equipamiento sencillo, de forma económica y sin necesidad de personal especializado. Se ha comprobado que las técnicas de cromatografía en capa fina (CCF) resultan adecuadas para tal fin. Tanto el desembolso inicial como los costes de mantenimiento son escasos; además, estas técnicas permiten analizar un elevado número de muestras en un tiempo relativamente breve, y sus resultados son fiables.

Un centro de inspección inicial, con capacidad para efectuar tanto las técnicas de CCF como las pruebas básicas de la OMS y examinar el etiquetado de los productos, necesita una plantilla mínima de dos personas cualificadas. Por lo general, basta con una formación profesional básica, sumada a requisitos imprescindibles como la destreza manual y saber leer y escribir. La zona destinada a efectuar los análisis debe estar protegida, pero no es necesario que la temperatura y la humedad estén reguladas.

El lector interesado puede hallar más información sobre los métodos analíticos de inspección inicial en el siguiente artículo: Layloff TP. The importance of analytical procedures in regulatory control. WHO drug information, 1997, 11(3):128 - 130.

Pruebas de cromatografía en capa fina desarrolladas por la Organización Mundial de la Salud (inéditas)

En un proyecto conjunto de investigación auspiciado por la OMS a comienzos del decenio de los ochenta, se desarrollaron 157 métodos de CCF: 128 para sustancias farmacéuticas y 29 para formas farmacéuticas. La mayoría de estos métodos estaban destinados al análisis de medicamentos incluidos en la lista modelo de medicamentos esenciales de la OMS. Estas pruebas nunca llegaron a publicarse por considerarse que hacía faltan nuevas investigaciones para disminuir el número de sistemas empleados como fase móvil (en la actualidad más de 40). El proyecto no ha terminado, pero se han propuesto nuevos estudios para reexaminar algunas de estas pruebas.

Pruebas de cromatografía en capa fina desarrolladas en los Estados Unidos de América (idioma: inglés)

Un grupo de investigadores de la División de Análisis Farmacéutico de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos (1) publicó en 1994 una serie de métodos normalizados de CCF basados en el uso de un equipo analítico portátil. Éste consta de unas bolsas de plástico para desarrollo y tinción (detección), así como otros accesorios necesarios para realizar las pruebas. Se incluye también material didáctico para facilitar la aplicación práctica de los equipos analíticos. Todas las pruebas han sido probadas en la práctica en muchos países.

La aplicación de estas pruebas se describe al detalle. Estos métodos resultan adecuados para la inspección inicial rápida de los medicamentos en puertos de entrada, farmacias y centros de distribución, así como en zonas carentes de recursos para otros métodos analíticos. Si los resultados indican que los productos no se ajustan a las especificaciones, las pruebas deben repetirse. Las muestras sospechosas han de remitirse para efectuar un análisis oficial con los métodos legales de referencia.

Se describen los métodos analíticos correspondientes a 69 productos, de los cuales 38 están incluidos en la lista modelo de medicamentos esenciales de la OMS. Se recomienda el uso de placas pequeñas de plástico (5 × 10 cm) recubiertas de gel de sílice. Los sistemas de fase móvil se preparan a partir de una lista de ocho disolventes. Las soluciones de la muestra se preparan con uno o dos de los disolventes utilizados para los sistemas de fase móvil. (Nota: no se recomiendan el cloroformo ni otros compuestos halogenados tóxicos.) Los dos métodos de detección aplicados son la exposición a vapores de yodo y el método de la ninhidrina.

Los análisis son de tipo semicuantitativo. La muestra para análisis se prepara a partir de una dosis unitaria del medicamento problema, con lo que se evita la influencia sobre las pruebas de operaciones como la pesada de las muestras y la preparación de disoluciones a partir de muestras compuestas de unidades posológicas. Para la detección, una mancha de la solución problema se compara con dos manchas de referencia correspondientes a las concentraciones de los límites inferior y superior: 85% y 115% (o 120% para algunos antibióticos), de acuerdo con los límites definidos para la uniformidad de las dosis unitarias. De esta forma, un único análisis es suficiente para confirmar (o refutar) la identidad del principio activo y calcular el valor analítico y la uniformidad de las dosis unitarias del producto analizado.

Todas las pruebas incluidas en este repertorio precisan de materiales de referencia, ya sean patrones primarios (sustancias químicas de referencia) o secundarios. Estos últimos pueden obtenerse a partir de muestras previamente analizadas o adquirirse directamente a proveedores acreditados de sustancias farmacéuticas.

Dado que la pesada de los patrones de referencia exige el uso de básculas analíticas o semimicrobásculas, está en fase de preparación un estudio destinado a conseguir comprimidos de referencia; es decir, patrones en forma de comprimidos pesados con exactitud.

La ventaja de estas pruebas es que permiten determinar con un solo análisis la identidad, el valor analítico y la uniformidad de las dosis unitarias. Además, todas las pruebas siguen un mismo método y precisan de un equipo mínimo. Los juegos analíticos suministrados contienen los disolventes y reactivos básicos, y resultan apropiados para efectuar análisis fuera del laboratorio.

Pruebas de cromatografía en capa fina desarrolladas en Alemania (idiomas: alemán e inglés)

La industria farmacéutica alemana, a través de su Fondo de Ayuda Sanitaria al Tercer Mundo, financió los trabajos del Instituto Farmacéutico de la Universidad Renana Friedrich Wilhelm de Bonn durante el periodo 1988-1994 para desarrollar una serie de pruebas de CCF destinadas a determinar la calidad de algunos productos farmacéuticos de uso frecuente en forma de comprimidos y cápsulas (2). La OMS participó en la fase inicial para establecer los objetivos y el alcance de las recomendaciones. El proyecto se amplió posteriormente para incluir el análisis comparativo de formas farmacéuticas de distintas marcas comerciales. Los métodos propuestos utilizan diferentes tipos de placas y sistemas de fase móvil; estos últimos se preparan con 10 disolventes distintos, entre los que no se encuentra ningún compuesto halogenado, pero sí el agua. El repertorio de pruebas incluye los resultados de este análisis comparativo y excelentes reproducciones en color de los cromatogramas.

Se han publicado las pruebas correspondientes a 20 sustancias farmacéuticas, la mayoría de las cuales están incluidas en la lista modelo de medicamentos esenciales de la OMS. La mayor parte de las pruebas ofrecen algún medio de detectar ciertas impurezas que pueden generarse durante el proceso de fabricación o por degradación. Estos estudios se llevaron a cabo con lotes comerciales. Para tres sustancias se han publicado dos pruebas, una de las cuales utiliza un sistema distinto de desarrollo, específicamente seleccionado para detectar impurezas.

Las pruebas se basan en el uso de placas prerrecubiertas (generalmente, de gel de silicio; a veces, de celulosa) sobre soportes de vidrio (u hojas de aluminio), en la mayor parte de los casos con saturación en cámara. Además de las placas normales (10 × 20 cm), se utilizan también placas de cromatografía en capa fina de gran rendimiento (HPTLC), más pequeñas (5 × 5 cm). Las placas pequeñas se desarrollan en posición horizontal (cámara Desaga-H). Se recomienda colocar las soluciones analíticas en forma de banda (3 × 15 mm), mejor que en forma de mancha, pues ello facilita la lectura de los cromatogramas. Con las placas normales se recomienda emplear una distancia de desarrollo más corta (7-8 cm) para acelerar el proceso analítico (p.ej.: 10-15 minutos en lugar de 30-45 minutos). En las placas pequeñas, la distancia de desarrollo es de 4 cm, que corresponde a un tiempo de desarrollo de 4 a 5 minutos, menor incluso que para las placas normales.

La publicación ofrece valiosos consejos en relación al uso de materiales de referencia para las impurezas. Para la epitetraciclina y la anhidrotetraciclina, por ejemplo, se recomienda utilizar la sustancia original, descompuesta en el laboratorio mediante calentamiento con ácidos, mejor que un producto químico de referencia.

La ventaja de estas pruebas consiste en las condiciones óptimas utilizadas para identificar los principios activos de algunas formulaciones orales sólidas. En la mayoría de los casos, estos métodos permiten detectar también las impurezas que hayan podido generarse durante la fabricación o por degradación. Permiten obtener resultados fiables con tiempos más breves de desarrollo y utilizando con frecuencia cantidades muy reducidas de disolventes (técnica de HPTLC); es, por lo tanto, un método más económico, y también más seguro para el usuario, así como menos dañino para el medio ambiente.

Pruebas de cromatografía en capa fina desarrolladas en el Japón (idiomas: japonés e inglés)

Por encargo del Ministerio Japonés de Sanidad y Bienestar, el Comité de Medidas contra la Falsificación y los Medicamentos de Mala Calidad ha desarrollado una serie de métodos analíticos de CCF (3). En 1993 y 1994, la Corporación Internacional Japonesa de Servicios de Asistencia Social llevó a cabo dos investigaciones sobre falsificación y medicamentos de mala calidad, en los laboratorios locales de inspección de la calidad de cinco países del sureste asiático. Este repertorio de pruebas es el resultado de tales investigaciones. La Sociedad de la Farmacopea Japonesa colaboró también en este proyecto entre 1993 y 1994. Utilizando medicamentos comerciales, más de 30 de los principales fabricantes japoneses de productos farmacéuticos validaron en los laboratorios de inspección de la calidad los métodos analíticos propuestos para las distintas formulaciones.

En la actualidad, se han publicado las pruebas correspondientes a 29 medicamentos, casi todos ellos incluidos en la lista modelo de medicamentos esenciales de la OMS (17 son antibióticos). Los medicamentos, seleccionados por su importancia desde el punto de vista de las falsificaciones, se clasifican en cinco categorías: tres de antibióticos, una de analgésicos y una de vitaminas hidrosolubles. Se indican los métodos para preparar las soluciones de la muestra según la forma farmacéutica, así como para el manchado, desarrollo, detección y evaluación de los cromatogramas. Se incluyen también notas e indicaciones de utilidad concernientes a la preparación de las placas de CCF en el laboratorio y el rendimiento de estas pruebas con 45 muestras. Para cada categoría de medicamentos se incluyen entre tres y cinco sistemas de fase móvil (18 sistemas en total), así como entre dos y cinco métodos de detección. Para cada categoría y cada sistema de desarrollo se indica el factor de retraso Rf (cociente entre la distancia recorrida por el analito y la recorrida por el disolvente); además, para cada método de detección se ofrece una breve descripción de las manchas previstas: «intensa», «débil», «residual» o «sin mancha».

Estas pruebas están diseñadas principalmente para comprobar la identidad de los principios activos de los medicamentos. No obstante, comparando el tamaño y la intensidad de las manchas de la muestra problema y la muestra de referencia, puede obtenerse también un cálculo aproximado del contenido de los principios activos en la muestra analizada. El repertorio de pruebas incorpora reproducciones en color de los cromatogramas con distintos métodos de detección.

Para efectuar estas pruebas es necesario disponer del equipo habitual para CCF. Las pruebas se llevan a cabo en placas de vidrio de tamaño normal (5 × 20 cm o 20 × 20 cm) recubiertas de gel de sílice, comerciales o preparadas en el propio laboratorio. Se menciona brevemente el uso optativo de placas pequeñas (2 × 5 cm) de plástico o aluminio recubiertas de gel de sílice. Todos los métodos exigen el uso de materiales de referencia, como patrones secundarios o productos a granel de buena calidad.

Por lo general, no es necesario recurrir a todas las fases móviles y métodos de detección listados para analizar cada medicamento. Para comprobar la identidad del principio activo, basta con utilizar una fase móvil y un método de detección adecuados. La fiabilidad analítica aumenta si se utilizan todos los sistemas de fase móvil recomendados para cada fármaco. Cuando no se disponga de materiales de referencia, se recomienda establecer la identidad de la muestra analizada mediante comparación de los valores Rf obtenidos con todos los sistemas de fase móvil listados (los valores Rf se indican en el texto).

Pruebas de identificación y análisis desarrolladas en Francia (idiomas: francés e inglés)

El Sindicato Francés de la Industria Farmacéutica elaboró, entre 1987 y 1991, una serie de fichas analíticas para la identificación y el análisis de productos farmacéuticos acabados (4). Los métodos analíticos se describen en fichas de cartón laminado, resistentes a los reactivos y disolventes utilizados en el laboratorio. Los autores no definen el campo de aplicación de estas fichas, pero parecen pensadas más para su uso en la formación del personal auxiliar de laboratorio en los países en desarrollo que para las operaciones sistemáticas de inspección de la calidad.

En conjunto, se trata de 216 fichas, de las cuales 111 corresponden a preparados incluidos en la lista modelo de medicamentos esenciales de la OMS. Una ficha típica consta de:

• Tres (a veces cuatro o cinco) pruebas de identificación mediante reacciones cromáticas o de precipitación.

• Un método analítico, habitualmente basado en una determinación volumétrica (por lo general, valoración no acuosa); en ocasiones, por potenciometría.

Para los valores analíticos no se indican los límites de aceptación y rechazo.

En 45 fichas se incluye como prueba de identidad un procedimiento de CCF; en nueve, la determinación del punto de fusión (generalmente de un derivado), y en tres, una determinación espectrofotométrica en la región ultravioleta (UV) o visible del espectro. En 56 fichas se ofrecen dos métodos analíticos alternativos: uno de tipo no instrumental y otro basado en la medición de la absorbancia con un espectrofotómetro de luz UV o luz visible.

Alrededor de un centenar de fichas precisan de materiales de referencia para las pruebas espectrofotométricas o cromatográficas. Se acepta que pueden utilizarse para este fin productos comerciales de buena calidad (calidad farmacopeica).

Equipo necesario:

- material de vidrio
- aparato para determinar el punto de fusión
- balanza analítica y un aparato para análisis volumétricos
- materiales para CCF (manchado, desarrollo, visualización, etc.)
- espectrofotómetro de luz UV y luz visible
- potenciómetro
- reactivos
- materiales de referencia.

Estas pruebas admiten un grado de flexibilidad considerable, lo que las hace muy apropiadas para comprobar, con un instrumental sencillo, la identidad y calcular el contenido del principio activo en unos 200 productos de uso frecuente.

Métodos de inspección de la calidad desarrollados en Francia para los países en desarrollo (idioma: francés)

Entre 1988 y 1993, la Facultad de Farmacia de la Universidad de Nantes (Francia), centro colaborador de la OMS para los estudios de estabilidad de los medicamentos, elaboró un repertorio de métodos analíticos para su aplicación en los países en desarrollo (5). En un principio, las investigaciones se centraron en los análisis de estabilidad de las formas farmacéuticas, con el fin de conseguir determinar el contenido de los principios activos inalterados; posteriormente se añadieron los métodos de identificación. Se propone el uso de estas pruebas para los laboratorios de inspección de la calidad en los países en desarrollo, que carecen del equipo completo necesario para los análisis oficiales. Todas las pruebas se desarrollaron y validaron con productos acabados fabricados en Francia. Se utilizaron asimismo en diversos estudios de estabilidad con unos 200 productos fabricados también en Francia. Por último, se comprobó la aplicabilidad de todas las pruebas en la práctica.

Se han publicado los métodos analíticos correspondientes a 121 productos, 65 de los cuales están incluidos en la lista modelo de medicamentos esenciales de la OMS. En muchos casos, pueden utilizarse las mismas pruebas para distintas sustancias farmacéuticas. Todas las fichas analíticas de este repertorio contienen un procedimiento analítico que mide la absorbancia en la región UV del espectro o disponen de una valoración volumétrica (generalmente no acuosa) y un método de CCF con fines de identificación. Las pruebas espectrofotométricas y cromatográficas necesitan materiales de referencia.

Esta publicación incluye un texto general sobre los principales métodos analíticos, el equipo y los reactivos necesarios, así como un cálculo del coste de los reactivos necesarios si se utiliza una sola de las pruebas descritas o todas ellas.

Los sencillos métodos analíticos ofrecidos pueden utilizarse, entre otras aplicaciones, para supervisar en el sistema de distribución la estabilidad de muchos productos farmacéuticos acabados de uso frecuente (mediante determinación del contenido del principio activo).

Fichas analíticas desarrolladas en Bélgica para la identificación de los medicamentos en las farmacias (idioma: francés)

Entre 1987 y 1993, un subcomité de la Comisión de la Farmacopea Belga elaboró diversos métodos extraoficiales sencillos para que los farmacéuticos pudieran comprobar la identidad de los medicamentos que reciben (6).

Se han publicado 159 fichas analíticas, todas ellas correspondientes a sustancias farmacéuticas, de las cuales 17 están incluidas en la lista modelo de medicamentos esenciales de la OMS. Por lo general, cada ficha contiene una descripción de la sustancia, información sobre su solubilidad, un valor de punto de fusión y dos o tres reacciones cromáticas. En 36 fichas, una de las pruebas de identidad se sustituye por un procedimiento de CCF que hace referencia a las recomendaciones generales de la Farmacopea Belga. La propia Farmacopea Belga se encarga de distribuir los materiales de referencia necesarios para estas pruebas.

Varios de los métodos de CCF incluyen una prueba interna de validez del sistema. La prueba analítica se considera nula si no consigue poner de manifiesto una mancha secundaria en una solución de referencia que contiene una impureza añadida (p. ej.: otra sustancia farmacéutica químicamente emparentada con la sustancia problema). Esta característica constituye una ventaja de estas pruebas sobre otras pruebas de CCF.

Bibliografía

1. Kenyon AS, Layloff TP. Rapid screening of pharmaceuticals by thin-layer chromatography. St. Louis, MO US Food and Drug Administration, Division of Drug Analysis, 1994.

2. Pachaly P y cols. Simple thin-layer chromatographic identification of active ingredients in essential drugs. Bonn, Pharmaceutical Institute of the Rheinische Friedrich Wilhelms University, 1994.

3. Technology transfer promotion project for pharmaceutical field. Tokio, Committee on Counter measures against Counterfeit and Substandard Drugs, 1993-1995.

4. Fabiani P, Pesez M. Fiches d'identification et de dosage des médicaments. París, Syndicat de l'Industrie Pharmaceutique, 1987-1991.

5. Vincent-Ballereau F y cols. Contrôle de qualité des médicaments essentiels dans les pays en développement, méthodes standardisées. Nantes, Groupe d'Études Epidémiologiques et Prophylactiques et Centre Collaborateur de l'OMS pour l'Étude de la Stabilité des Médicaments, Faculté de Pharmacie, 1993.

6. Fiches de vérifications d'identité des médicaments en officine. Bruselas, Secrétariat de la Commission Belge de la Pharmacopée, 1987-1993.

 

to previous section
to next section
 
 
The WHO Essential Medicines and Health Products Information Portal was designed and is maintained by Human Info NGO. Last updated: November 5, 2014